Menos mal que está la Real Academia Española | Letras Libres
artículo no publicado

Menos mal que está la Real Academia Española

¿Tiene sentido la campaña emprendida por la RAE para luchar contra los anglicismos "de una manera original y atrevida”?

La verdad es que soy una persona más feliz desde que me enteré que la RAE ha decidido “luchar contra los anglicismos de una manera original y atrevida”. Para quien no sepa de qué estoy hablando, me refiero a la jornada de debate “¿Se habla español en la publicidad?” que tuvo lugar el dieciocho de mayo con el objetivo de reflexionar sobre el uso de la lengua inglesa en la publicidad en español.

Como parte de esta jornada, la RAE difundió un video en el que se demuestra esa manera original y atrevida que han elegido para luchar contra los anglicismos. Aquí está el video:

Pero para quien no quiera verlo, aquí un resumen: se hizo una campaña de publicidad –“la primera campaña invadida de inglés, contra la invasión del inglés”, según dicen –para promocionar unas gafas oscuras llamadas “Sunset Style with blind effect”. Los lentes eran gratis, así que lo único que la gente tenía que hacer era solicitarlos en internet.

La gente, según la RAE, pidió los lentes porque “quedaron hipnotizados por los anglicismos”. Cuando los recibieron, los alegres consumidores de la lengua del imperio (me refiero al inglés en este caso) descubrieron tristemente que “blind effect” significa “efecto ciego” y que, por lo tanto, cuando se ponían las gafas no veían nada.

(Espacio para risas grabadas)

Ahora sigamos con la moraleja:

Sunset style with blind effect, las únicas gafas que no te dejan ver nada, oscuras como todas esas palabras en inglés puestas allí solo porque se escuchan en inglés…Suena muy bien, pero se ve muy mal”.

Menos mal que tantas palabras oscuras en inglés solo estén allí porque se escuchan en inglés, porque si las pusieran porque suenan a otra cosa –francés o alemán, digamos–, qué conflicto… Pero el problema de la RAE, según este anuncio publicitario, es puramente cosmético; nos disgusta el inglés porque se ve mal: ¡feo, fuchi! ¡Guácala!

Lo importante, sin embargo, es los siguiente: que la RAE acaba de talar un árbol pero ha dejado intacto el bosque (¡qué relaboración de la metáfora!), cosa que explicaré con dos muy breves puntos:

1. La gente no pidió los lentes oscuros porque hayan quedado hipnotizados por el inglés, sino porque eran gratis. ¡G r a t i s!

2. Las palabras de la publicidad no son oscuras porque estén escritas en inglés, sino porque son parte de una anuncio publicitario, y una de las características del discurso publicitario consiste justamente en eso, en no decir nada.

Miren, por ejemplo, a Julio Cortázar vendiendo coches:

¿Se habla literariamente en la publicidad? ¿Poéticamente? ¿Cronopiamente?

En la publicidad solo se habla. Y luego se habla más. Y luego más. Y luego nada.

Para el insomnio, aquí está la sesión inaugural de la jornada de debate de la RAE, y de allí se siguen todas las mesas que hubo. 

 

 

 


Tags: