Más lecturas sobre Ayotzinapa | Letras Libres
artículo no publicado

Más lecturas sobre Ayotzinapa

¿Quién es la FECSM? ¿Por qué el Comité Central de la Sociedad de Alumnos de la Normal de Ayotzinapa le rinde cuentas? ¿Sabrán algo sobre lo ocurrido en Iguala? 

Una fotografía de la Normal muestra un mural en que se lee este lema: “EL QUE VE UNA INJUSTICIA Y NO LA COMBATE LA COMETE”. Luego están las caras de Marx, Engels, Lenin, Che, Vázquez Rojas y Cabañas. En el centro hay un mapa del estado de Guerrero, la hoz y el martillo, un puño, las tablas de la ley (?) y un OVNI parado en una tortuga.

Y hasta abajo dice FECSM. ¿Qué es la FECSM? Es la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México. Se fundó en 1935, animada por la “educación socialista” que Narciso Bassols le asestó al artículo tercero de la Constitución, y tuvo comités en todas las normales y secundarias agropecuarias del país. Parece una muesca más de la maquinaria ideológica que diseñó el inolvidable secretario socialista con sus “congresos nacionales de estudiantes socialistas” (Tabasco, 1934) o el Primer Congreso de Estudiantes Socialistas de América (Guadalajara, 1936). Un comunista, Luis Saucedo Maycot, dice que desde su origen la FECSM estuvo bajo la influencia del Partido Comunista. En 1961 la FECSM eligió como secretario general a Lucio Cabañas “responsable de la Juventud Comunista en la Normal de Ayotzinapa”, que ocupó el cargo hasta 1963. (En 1969, Díaz Ordaz cerró 15 de las 29 normales rurales).

Saucedo Maycot dice que la FECSM se reestructuró a partir de 1974 “con la estructura política de un partido comunista clásico” que impone en las escuelas normales. La Sociedad de Alumnos “Ricardo Flores Magón” de la Normal de Ayotzinapa —sociedad de alumnos que funciona desde 1933— implementa en su escuela los estatutos de la FECSM y los copia en sus propios comités: el Ejecutivo, el de Orientación Política e Ideológica y el de Lucha.

Tanalís Padilla, investigadora de Dartmouth University, lamenta que la “documentación interna” de la FECSM esté “celosamente guardada por algunos de sus veteranos”. Piensa que la relevancia de la FECSM se debió a su pericia para crear una “identidad socialista específica” entre estudiantes y campesinos, dotada de gran movilidad logística nacional. Su líder en 1965, José Luis Aguayo, dijo que la FECSM es la clave del “pensamiento normalista” (citado por Padilla). En cada normal hay un COPI (Club de Orientación Política e Ideológica) afiliado a la FECSM cuyo primer principio es que “todo maestro debe estar politizado”. Principio bassoliano que “solo se conservó en las normales” y sigue dándole “substancia” a lo que llama “el Yo normalista”.

En los sesenta, ese activismo estudiantil normalista entró a una nueva etapa. Las normales de Saucillo y Salaices, Chihuahua, participaron en invasiones de tierras (que, dice Raúl Álvarez Garín, ponían en la vanguardia a las muchachas normalistas porque las guardias blancas dudaban antes de dispararles). En 1965, muchachas de la normal de Saucillo se sumaron al ataque contra el cuartel de Madera, emulación del asalto castrista al cuartel Moncada que obviamente fracasó, pero dejó seis soldados y ocho activistas muertos y la fecha 23 de septiembre como nombre de la naciente guerrilla. A la Liga de esa fecha se sumarían varios militantes de la FECSM.

La FECSM fue semillero de “luchadores de gran talla nacional e internacional”, escribe Saucedo Maycot. Lo de internacional se debe a varios militantes que se fueron a la URSS a estudiar a la Universidad Lumumba. Y estando ahí en Moscú, junto con otros mexicanos que ahí estudiaban —gente del Partido de los Pobres y de la Liga 23 de Septiembre— se les ocurrió formar un “Movimiento de Acción Revolucionaria” (MAR) e irse a adiestrar militarmente a la República Popular Democrática de Corea. Una historia entre patética y desopilante a la que prometo volver.

¿Quién es la FECSM? ¿Por qué el Comité Central de la Sociedad de Alumnos de la Normal de Ayotzinapa le rinde cuentas? ¿Quién los eligió? ¿Quién los financia? ¿Sabrán algo sobre lo ocurrido en Iguala? No hay, ni habrá manera de saberlo. La más antigua y más revolucionariamente conservadora federación de estudiantes de México se considera una organización “semiclandestina” y se reserva el derecho de preservarse en el anonimato.