Los Picapiedra y los ovnis | Letras Libres
artículo no publicado

Los Picapiedra y los ovnis

La pseudociencia y la superstición han tenido una cualidad: apelar a nuestros temores y proporcionar respuestas fáciles.

Agosto de 1997. Un video de aproximadamente un minuto, que muestra un ovni sobre la zona de Bosques de las Lomas, en la ciudad de México, es exhibido en televisión abierta. Junto con él aparecen testigos oculares, supuestos controladores de vuelo y expertos ufólogos que dan fe de la autenticidad. En televisión, sin embargo, no aparece el testimonio de los creativos de una agencia de publicidad virtual ubicada en el séptimo piso de un edificio de avenida Bosques de Reforma, desde donde se hizo la grabación.

Ocho años después, según la Encuesta sobre la Percepción Pública de la Ciencia y la Tecnología, realizada en conjunto por INEGI y Conacyt, no solo la mitad de los mexicanos admitía creer en objetos voladores no identificados como vehículos espaciales de otras civilizaciones; 61.5% de los consultados pensaba que la astrología era una ciencia, mientras que 45.1% pensaba lo mismo de la parapsicología.

Hasta hace dos años de acuerdo con el Informe General del Estado de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, la idea de la astrología y la parapsicología como ciencias seguía siendo aceptada por cuatro de cada diez mexicanos. Porcentajes mayores consideraban las limpias como tratamiento en casos de enfermedades que la ciencia no reconoce y estaban de acuerdo con postulados como que los descubrimientos tecnológicos tarde o temprano destruirán el planeta o que, debido a sus conocimientos, los investigadores científicos tienen un poder que los hace peligrosos.

La educación es el gran tema a debate. Ocupamos el último lugar entre los países de la OCDE en matemáticas, ciencias y comprensión lectora, y cuatro de cada diez de nuestros jóvenes de 15 años carecen de competencias suficientes para analizar, resolver problemas y enfrentar situaciones fuera de contextos sencillos, de manera que puedan establecer una conexión con el conocimiento cotidiano y comprender problemas más amplios.

Pero el estudio de Conacyt e INEGI revelan algo más; 32.7% de los mexicanos mayores de 18 años cree que la Tierra da la vuelta al sol en un mes, y 51.1% piensa que los humanos vivieron en la misma época que los dinosaurios, como en un capítulo de Los picapiedra. Alrededor de la mitad de las personas cree en hechos sin sustento científico, pero ampliamente difundidas por los medios de comunicación, como los poderes psíquicos de algunas personas o números de la suerte.

A nivel de políticas publicas no es diferente, ocupamos los últimos lugares en gasto anual por estudiante y en el índice de terminación de alumnos de educación media superior. En la Cámara de Diputados tenemos una Comisión de Ciencia y Tecnología, entre cuyos integrantes hay dos legisladores con bachillerato como máximo grado de estudios, y uno que apenas concluyó la educación primaria, mientras que otros llegaron allí porque no alcanzaron un lugar en otras comisiones.

De ahí que algunas de las iniciativas que han apoyado tengan que ver con la creación de un ordenamiento jurídico para establecer la Escuela Nacional de Charrería, o la creación de un padrón de grupos de Alcohólicos Anónimos.

En lo que hace a los medios, Televisa dedica dos horas a la semana de su pantalla al programa Tercer Milenio, que conduce el investigador del fenómeno ovni Jaime Maussan y una teleserie llamada Ciencia al límite, sobre una división del FBI que investiga casos inexplicables. En la barra programática de Tv Azteca hay, en cambio, un programa llamado Extranormal, en el que se debate la existencia de zombies.

Año tras año, científicos y astrónomos salen a desmentir mensajes virales que afirman que en determinada fecha según cálculos realizados por el planetario Internacional en Vancouver de la British Columbia, Canadá, donde es posible que aún crean que la Tierra es planatendrá lugar el mayor acercamiento en la historia entre nuestro planeta y Marte, de manera que este se verá en el cielo tan grande como la Luna llena. No son pocos los que lo creen.

Sin embargo, el nivel de análisis aun los espacios que pretenden desmentir el rumor es sobresaliente, al punto de afirmar que un fenómeno como este podría “cambiar el estilo de vida del ser humano” o reflexiones expertas como “si la energía es tan fuerte como para mover el mar, imagínate como va afectar al ser humano, siendo que la mayor parte de nuestro cuerpo es agua”.

Decía Carl Sagan que el escepticismo tiene por función ser peligroso y es un desafío a las instituciones establecidas. “Si enseñamos a todo el mundo, incluyendo por ejemplo a los estudiantes de educación secundaria, unos hábitos de pensamiento escéptico, probablemente no limitarán su escepticismo a los ovnis, los anuncios de aspirinas y los profetas canalizados de 35000 años. Quizá empezarán a hacer preguntas importantes sobre las instituciones económicas, sociales, políticas o religiosas. Quizá desafiarán las opiniones de los que están en el poder”.

Como advierte el investigador del Colegio de México, Manuel Gil Antón, sin mitificar lo que un examen puede medir, es claro el amplio fracaso en la conformación de una actitud científica entre los mexicanos. “El valor central de la ciencia no es la información con la que se hace un crucigrama, sino el ejercicio de la crítica, de la duda, de la búsqueda de evidencia y las razones que expliquen o ayuden a comprender lo que sucede”.

La pseudociencia y la superstición han tenido una cualidad: apelar a nuestros temores y proporcionar respuestas fáciles a cuestiones que la ciencia (que siempre plantea nuevas preguntas) suele dejar insatisfechas. Cómo ser conscientes de que se abraza el pensamiento mágico para explicarse el mundo cuando los medios y las instituciones abrazan la estulticia.