Lol Kin Castañeda, activista pro derechos humanos | Letras Libres
artículo no publicado

Lol Kin Castañeda, activista pro derechos humanos

“La gente no nace siendo homofóbica, la gente nace siendo ignorante”

El 17 de mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud retiró de su lista de enfermedades mentales la homosexualidad. Quince años después y conmemorando el día en que dejó de pensarse la homosexualidad como una patología, diversos organismos internacionales promovieron que ese día fuera conocido como el Día Internacional en contra de la Homofobia. En 2006 nuestra Cámara de Diputados aprobó un punto de acuerdo para sumarse al reconocimiento de derechos e igualdad y aprobó la instauración del Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia. El decreto como tal jamás fue publicado por el Ejecutivo. Hoy (17 de mayo de 2010), en su lugar, Felipe Calderón ha publicado un decreto instaurando el “Día de la Tolerancia y el Respeto a las Preferencias”. En esta entrevista Lol Kin Castañeda, activista por los derechos humanos e integrante de Acciona (Acción Ciudadana de Construcción Nacional, A. C.) nos habla sobre este nuevo y “tolerante” decreto. Esperamos sea de su respetada preferencia...

El 21 de diciembre de 2006 la Cámara de Diputados aprobó un punto de acuerdo para que el 17 de mayo fuera nombrado, en México, el Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia. Hoy, después de más de tres años, Felipe Calderón publica un decreto para declarar el “Día de la Tolerancia y el Respeto a las Preferencias”. ¿Qué significa esto?

Hay un dato más que me gustaría darte. Después de la publicación de ese punto de acuerdo en 2006, en 2007 la misma Cámara de Diputados le hizo un exhorto a Felipe Calderón para exigirle que publicara ese decreto. A este exhorto también se le hizo caso omiso. Hoy, la publicación de este decreto por la “Tolerancia y el Respeto a las Preferencias” lo que hace es hacer invisible la problemática de la discriminación por homofobia, lesbofobia y transfobia. Esta problemática va desde los despidos laborales y el acoso, hasta la violencia y los crímenes de odio por homofobia. El decreto nos parece una omisión. Es seguir jugando el dedo en la boca desde un gobierno federal conservador que deja una deuda muy grande con la democracia y con la toda sociedad, no solamente con el sector de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales o transgénero. De nueva cuenta Felipe Calderón se vuelve a erigir como el gran cómplice de los asesinatos por odio, de los despidos injustificados y de que en los hechos existan derechos diferentes para los que no somos heterosexuales.

Hasta antes del día de hoy el temor respecto a la publicación por parte del Ejecutivo del Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia era que el decreto no incluyera la palabra “nacional”; pero tras ver el resultado me parece que los temores se habían quedaron cortos. No sólo no se incluyó la palabra “nacional”, sino que no se menciona la palabra “homofobia”. Todo eso se cambia por un “Día de la Tolerancia” a pesar de que el 16 de noviembre ya es el Día Internacional de la Tolerancia.

Es una burla, una tibieza. Al hablar de tolerancia lo que se reafirma es que existe una clase hegemónica que tiene el poder y dicta los parámetros desde su “normalidad”, en este caso la heterosexualidad, y que desde ésta permite tolerar a los distintos.

¿La comunidad lésbico-gay pide tolerancia?

No queremos ser tolerados. Lo que queremos es un reconocimiento pleno de derechos en igualdad y en equidad como mexicanos y mexicanas que estamos en una plantilla laboral, que pagamos nuestros impuestos, que cumplimos con las obligaciones de derecho que se nos imponen. Queremos nuestros derechos plenos. La tolerancia es una simulación más para refrendar las diferencias.

A lo largo del día, las voces en contra de este decreto han sido escasas. El exhorto que mencionas de 2007 fue votado nominalmente por 219 diputados. ¿Dónde están esas voces ahora?

Mira, tristemente la clase política ha mandado una señal de apapacho al gobierno federal e incluso pretenden que lo tomemos como “un avance”, pero no podemos seguir esperando. Las voces tienen que oírse y ser críticas. Y lo que nos queda desde la sociedad civil es no cejar en los esfuerzos para poder avanzar hacia derechos plenos. Lo que nos queda claro es que la gente no nace siendo homofóbica, la gente nace siendo ignorante, por eso necesitamos seguir organizándonos, argumentando e informando.

Háblame un poco de la segunda parte del decreto ¿qué es esto de “respeto a las preferencias”?

Desde el año 2000 se modificó el artículo primero constitucional que decía: No a la discriminación por ideología, raza, etnia y entre estas estaba también la preferencia sexual.

Pero no, en el artículo 1º de la Constitución no está incluida la palabra “sexual”. Dice que no puede ser discriminado por tus “preferencias”, así a secas...

Si. Las primera versiones de esa modificación constitucional incluían hacer explícita la no discriminación por preferencia sexual; sin embargo, al hacer la revisión fue el PAN quien se opuso a que la palabra “sexual” estuviera en la Constitución Política y sólo se pudo avanzar con la palabra “preferencias”. Esa primera inclusión nos ha abierto la oportunidad de avanzar en materia de derechos, pero sí, las preferencias a las que se refiere ese apartado son de cualquier tipo: electorales, deportivas y se deja de lado la problemática real.

¿Recordarás el argumento que esgrimió el PAN para no incluir la palabra "sexual" en el artículo 1º de la Constitución?

El argumento en aquel momento fue justamente por parte de Diego Fernández de Cevallos, diciendo que era demasiado fuerte que nuestra Constitución Política, y además en el artículo primero, viniera la palabra “sexual”, y que como una señal de avance convenían en que se dejara sólo la palabra “preferencias”. En ese año, ese fue un gran logro. Claramente ese artículo debe ser ahora modificado e incluir expresamente la no discriminación por tu preferencia sexual, porque decir que todo es discriminación le resta peso a la verdadera problemática que enfrenta el sector LGBT. La no discriminación por tu preferencia sexual debe estar claramente consignada como un derecho.

- Cynthia Ramírez