Literatura al cubo | Letras Libres
artículo no publicado

Literatura al cubo

Una propuesta para mantener y promover la jerarquía entre lectores.

Gracias a la clasificación sugerida en este artículo, ha sido posible construir un catálogo de los diferentes géneros narrativos que existen. Además de la economía y elegancia de este sistema, una de sus principales ventajas es que recurre al método interdisciplinario, en este caso, con el uso del concepto matemático de exponente.

Exponente

(Del ant. part. act. de exponer)

3. m. Mat. Número o expresión algebraica que denota la potencia a que se ha de elevar otro número u otra expresión, y se coloca en su pare superior a la derecha (DRAE).

 

Valga decir que lo que así se presenta es una ampliación de la tipología originalmente sugerida, que se restringía a dos grandes rubros:

1. Literatura: también llamada “literatura de género”, en el artículo, para hablar (mal) de obras relacionadas con el género policíaco, fantástico, de terror y “etc.”.

2. Literatura-literatura: un producto superior al primero debido a “la intención estética”.

 

Sin embargo, esta ampliación concibe la segunda categoría tan sólo como el inicio de un largo camino hasta la excelencia estética. También, incluye las matemáticas para evitar repeticiones improductivas: así, en lugar de continuar lógicamente con “3. literatura-literatura-literatura”, se propone lo siguiente:

3.- Literatura3

Y así consecutivamente hasta llegar al ideal canónico: 

Literaturaliteratura

O, desde otra perspectiva:

Literatura!

En la cual el símbolo ! se refiere a otro concepto matemático:

Factorial

(De factor)

3. m. Mat. Producto que resulta de multiplicar un número entero positivo dado por todos los enteros inferiores a él hasta el uno. (Simb. !) El factorial de 4 es 4! = 4 x 3 x 2 x 1 = 24. 

Las diferencias y el impacto que tienen cada uno de estos ideales –la Literaturaliteratura y la Literatura!– están todavía por explorarse, pero sin duda apuntan hacia el objetivo principal: asegurar y promover las diferencias necesarias para que haya gente que, por leer tal o cual libro, se sienta superior a los demás.

Aún queda mucho por hacer.