La vida súper cool de Lorena Murat | Letras Libres
artículo no publicado

La vida súper cool de Lorena Murat

Una visita al blog de moda la hija del ex gobernador de Oaxaca resulta una experiencia inolvidable.

No sé mucho de moda. Combino tenis con pantalones de vestir, no tengo más de tres corbatas y sigo usando jeans que compré en los noventa. Antes de ir a una boda o un bautizo, mi mujer o mi hija escogen mi atuendo. En más de una ocasión, amigos y extraños han dicho que parezco dependiente de Blockbuster, maniquí de Suburbia y extra de Papá Soltero. Así era hasta ayer –un fachoso anticuado, un cuarentón con kakis ajustados al ombligo, un escritor de calcetín blanco y mocasines Florsheim- cuando descubrí The Fancy Archives, el bastión de la moda en línea cuya curaduría corre a cargo de Lorena Murat, hija de José Murat, ex gobernador del estado de Oaxaca.

La tarea de la jovencita Murat es admirable. Dividido en diversas secciones, accesibles pese a la riqueza de su contenido, The Fancy Archives es parada obligatoria para aquel que necesite saber qué prenda utilizó Cara Delevingne durante la gala del Metropolitan Museum (Stella McCartney) o qué diseñador escogió una gemela Olsen para vestirla durante el festival de Cannes (el elegido fue un Gianfranco Ferré, francamente monísimo). Todo se encuentra en la sección Fancy Picks, donde el visitante obtiene un vistazo urgente a lo que las grandes estrellas están portando right now.

The Fancy Archives tiene la bondad de ofrecer mucho más que esta colección de imágenes de Ashley Olsen y otras estrellas de la talla de Blake Lively, protagonista de Gossip Girl. Help with style es una columna dedicada a las fundaciones que las creadoras del sitio amablemente promueven. Hasta ahora solo hay cuatro en este espacio, todas ellas tan cruciales como ayudar a músicos independientes a través de un sitio de internet o fomentar la filosofía yóguica (sic). También promueven un bolso de high couture, amarilla, azul y roja, “diseñada para crear conciencia sobre la situación que vive Venezuela”. Muchos de estos proyectos empezaron en las trincheras de Manhattan. Hasta ahora no hay ninguno que fomente proyectos en Oaxaca, pero al menos abundan las menciones a distintas marcas de mezcal.

Quizás la sección más importante de The Fancy Archives es el archivo mismo, en el que Murat y su equipo entrevistan a íconos de la moda en México. A partir de sus cuestionarios aprendí que el postre favorito de Galia Katz es el helado de caramelo, el fashion icon de Kris Goyri es María Félix y que Michelle Salas tiene algunas prendas vintage de mink. A Salas le súper encantan las piezas vintage, como mis jeans noventeros. Quizás por eso la describen como una chava effortlessly cool.

Gracias a estas entrevistas entendí la importancia de usar anglicismos siempre que me sea posible. Conocí diseñadores up and coming, egresados de Digital Fashion Marketing y Brand Managing y Fashion Branding; fashionistas, bloggers y gente mega cool; guys and girls con abrigos de fur más nunca  faux; clientes classy del Café Gitane en el barrio de Nolita; lectores de Nabokov; estudiosos del trending y el Bauhaus; banda new age, turbo fans del mezcal y el champagne. Aprendí mucho de Balenciaga, Ferré, Chanel, Cavalli y Giambattista Valli, cuyas prendas oscilan entre los 4,000 dólares por un vestido de florecitas y 1,200 por unos pantalones color rosa mexicano.

Y además: por fin pude ver fotos de Zona Maco. Bendición.

En fin. El hecho es que ya no soy un analfabeta de la moda. Ya sé qué perfume usa Gabriela Ehrenberg. Sé cuánto cuesta la última bolsa para hombres de Louis Vuitton (3,000 dólares). Sé qué vestido usó Emma Stone en noviembre del 2014. Hasta sé qué es una minaudiere. ¿Ustedes qué saben de la vida si no han entrado a The Fancy Archive?