La verga y sus alrededores | Letras Libres
artículo no publicado

La verga y sus alrededores

De todos es sabido que la paradójicamente femenina palabra verga desciende –como anota el docto Covarrubias– de Latine virga, quasi verga, pues virga significa bastón de mando.

Ya comenté la breve fama que un Señor Licenciado Raúl Libién asentó en la expresión “me pelas la verga” que le hizo precariamente famoso en las redes sociales luego de que se le escuchó llenándose la boca della.

No me interesan los conflictos obvios de ese caballero, pero sí en cambio la lexicografía de esa expresión estrepitosa que, si bien no con la frecuencia, el estilacho ni la monomanía del susodicho, califica de cotidiana en el español que en México se entona.

Así pues, arrastrado por legítima curiosidad científica discurriré sobre el asunto, confiando hacerlo de modo acucioso, con relativo seso y sin ánimo de afrenta. Y como dijera el clásico, “Si este tratado le pareciere de entretenimiento, léale y pásele muy despacio…”, et caetera. Y si no, no.

Dicho lo cual, vayamos a los hechos.

De todos es sabido que la paradójicamente femenina palabra verga desciende –como anota el docto Covarrubias– de Latine virga, quasi verga, pues virga significa bastón de mando, o báculo o cayado y brota de la raíz vir, tan viril que pudo propiciar la eventual deriva de virga a “garrote” o a francamente palo que, paréceme, no deja a su vez de hacerle eco a phalo, como dicen los griegos, mas no los romanos, para quienesverga con significado sexual se decía mentula, tal como consta famosamente en Catulo y en la vigésimo octava Priapeia que alega que com cunno mihi mentulaest vocanda, palabra mentolada que pudo parir a minga española. 

Más allá del latín florido, la voz verga cabecea en la noche insondable de los tiempos lexicales. Dudo agregar algo si, en viaje veloz al tegumento indoeuropeo, evoco que la palabra sánscrita vajra –que también significa “báculo”– claramente retumba luego en vara y por tanto en verga; y dudo ser novedoso (aunque sí quizás pedante) si evoco que en ciertas escuelas del budismo mahayana, vajra significa “trueno” y “diamante”, conceptos que sabiamente combinados (“vara de luz”) arrojan una imagen que el tantrismo emplea para referirse al –dice el pueblo con probado ingenio– pene masculino.    

Y ahora ha llegado el obligatorio cuanto temido momento de consultar a la Academia.

La Real Española registra varias acepciones enhiestas que se anotan con aplomo: verga es “pene”; verga el “arco de acero de la ballesta”; verga cualquier vara; verga la “tira de plomo con ranuras en los cantos, que sirve para asegurar los vidrios de las ventanas”; verga es también la “percha labrada convenientemente, a la cual se asegura el grátil de una vela”; verga seca es en marinería el “palo mesana” (sic que hace quick); verga toledana es una “medida equivalente a dos codos”; vergas en alto “denota que la embarcación está pronta y expedita para navegar” y, finalmente, la neta y llana verga que se emplea como “interjección vulgar” en México y Venezuela “para expresar sorpresa, protesta, disgusto o rechazo”.

Por su parte, el Diccionario de mexicanismos que la Academia Mexicana de la Lengua tiene en línea aún no ha llegado a la verga. Una coincidencia simpática, sin embargo, hace que dicho diccionario termine en la letra eñe, por lo que en su última página hasta la fecha (la 1062) aparece la trepidante voz ñonga que resulta ser un vulgarismo sinónimo de verga, como en la expresión “¡la ñonga, qué!”, empleada “para negar enfáticamente lo que afirma un interlocutor”. La misma Academia registra esta entrada de verga en el Refranero mexicano de Herón Pérez Martínez: “verga parada no cree en Dios; culo caliente, no tiene pariente”, especioso refrán que yo desconocía y que, según su autor, “expresa que el instinto está, en este caso el sexual, por encima de cualquier consideración”.

Más sincero, el Útil y muy ameno vocabulario para entender a los mexicanos de don Héctor Manjarrez, anota que verga “como tantas expresiones populares, flota en la ambigüedad y chapotea en las anfibologías”, y que se emplea para significar “ser muy verga” (es decir, un ser superior) lo mismo que para certificar derrota (“valiste verga”).

Y eso es sólo la punta del problema que, ahora reparo, es en tal medida truculento que, para alcanzar altura, dependerá de la ayuda del culto público de este blog, por lo que se le convoca respetuosamente a aportar materia con objeto de registrar los usos y costumbres, historias y referencias, cultas y populares, laicas y científicas sobre el anual ermitaño todo vestido de jerga…     

 (¿continuará…?) 


Tags: