La oportunidad de Gustav | Letras Libres
artículo no publicado

La oportunidad de Gustav

La llegada a las costas de Alabama, Louisiana y Texas del huracán Gustav ha puesto al partido republicano en una encrucijada. Los republicanos habían planeado celebrar su Convención Nacional a partir del lunes en las ciudades de Minneapolis y St. Paul en Minnesota. Aquí estarían el presidente Bush y el vicepresidente Cheney, la primera dama Laura Bush y figuras muy populares como el gobernador de California Arnold Schwarzenegger o el ex alcalde neoyorquino Rudolph Giuliani, además de, por supuesto, McCain y su compañera de fórmula Sarah Palin. Ahora, los republicanos han reducido el tono festivo de la reunión plenaria y quizá incluso tendrán que suspenderla o abreviarla dramáticamente. Pero la política es curiosa y la emergencia de Gustav puede presentar más oportunidades que amenazas para el partido republicano. Por lo pronto, Gustav ya ha conseguido retirar de la agenda la presencia del presidente Bush, el más impopular de la historia moderna estadounidense. Esa puede no ser la única ventaja que Gustav ofrezca a los republicanos. Después de su espectacular convención de la semana pasada, los demócratas no disfrutaron de ningún brinco dramático en las encuestas. Esto quizá demuestra que, en la era del Internet, las fiestas exuberantes que son las convenciones ya no impresionan al electorado estadounidense. Pero un partido político comportándose con seriedad y responsabilidad al enfrentar una nueva emergencia... eso sí podría traducirse en votos de manera inmediata y dramática.

Por lo pronto, la naturaleza le ha regalado a los republicanos una oportunidad inesperada, justo en el lugar que marcó, hace 3 años, el principio del fin de la popularidad de George W. Bush.

- León Krauze