La noche (Gunsaku) | Letras Libres
artículo no publicado

La noche (Gunsaku)

Maravilloso:
ver entre las rendijas la Vía Láctea.
— Kobayahsi Issa            La noche espía
     los silencios que el hombre
     duerme de día.
      *
     La noche pesa
     lo que un punto en la vida
     de algunas letras.
      *
     La noche gusta
     porque cae, porque siempre
     muerde la fruta.
      *
     La noche es tal,
     que he cerrado los ojos
     para ver más.
      *
     ¡Oh, noche pura,
     pérgola de los astros,
     del orbe en fuga!
      *
     Ah, la flor negra
     de la noche entreabriéndose,
     ¡y yo de abeja!
      *
     Noche, sé breve
     que la Muerte está lejos
     y aún me quiere.
      *
     Hoja sin árbol,
     ¿por qué azar de la noche
     nos encontramos?
      *
     Flor amarilla,
     imposible la noche
     mientras tú vivas.
     *
     Hago que sueño
     y la noche me ofrece,
     íntegra, a Venus.
      *
     Aldebarán,
     ¡has pasado la noche
     sin pestañear!
      *
     Anochecía.
     El silencio era un frasco
     de tinta china.
      *
     Pluma sin pájaro
     cae la noche, se abisma
     entre mis párpados.
      *
     La noche suma
     demasiadas ausencias.
     Es, toda, Cuba.
      *
     Noche, vasija
     donde hierve, despacio,
     la miel del día.
      *
     Noche entre rejas:
     las que pasan tus ojos
     cuando los cierras.
      *
     La noche es tanta,
     que si no amaneciera
     ¿cómo encontrarla?
      *
     No hay sobresaltos.
     Me desvela la noche:
     café instantáneo.
     *
     Noche estelar:
     la del ojo de vidrio
     por estrenar.
      *
     Santo temor
     de que la noche sea
     tu sombra, Dios.
      *
     Noche, gigante,
     Polifemo en cuclillas,
     Góngora a lápiz.
      *
     Par de zapatos,
     ¿dónde vais esta noche
     tan cabizbajos?
      *
     Hola, mosquito,
     ¿te da miedo la noche?
     ¡Zumba un poquito!
      *
     Hay tanta luz
     que no veo la noche.
     Luna: jaikú.
      *
     Antes de anoche,
     el silencio fue tanto
     que grité ¡rómpeme!
      *
     Amas la muerte,
     pero sólo por noche.
     ¿Y si amanece?
      *
     Cerrar los ojos,
     impedir que la noche
     lo sea todo. -