La mejor respuesta a cualquier por qué | Letras Libres
artículo no publicado

La mejor respuesta a cualquier por qué

No cabe duda de que todas, pero absolutamente todas las ideas de Marcel Duchamp eran geniales. Véase, si no, esta curiosa misiva enviada a Tristan Tzara en 1922:

Tzara

Querido viejo.

Existe la posibilidad de un gran proyecto que podría traer algo de dinero. Consistiría en mandar a acuñar o diseñar en metal las cuatro letras DADA separadas y reunidas en una pequeña cadena. Después habría que hacer un volante, no demasiado largo (alrededor de 3 páginas en todos los idiomas), en donde enumeraríamos las virtudes de Dada: En una palabra haríamos que la gente de todas las provincias del mundo comprara la insignia por un dólar, o su equivalente en otras monedas. El hecho de comprar la insignia consagrará al comprador Dada: naturalmente, le explicaremos que hay tres clases de Dadas, los Dadas anti, los Dadas pro y los Dadas neutros. Pero que sin importar su preferencia, la insignia le protegerá contra ciertas enfermedades, contra los múltiples fastidios de la vida, algo así como las píldoras Pink que todo lo curan. Naturalmente la primera y única objeción es poner en el correo 100,000 volantes de a un quinto. Acuñar las letras no será muy caro. El secreto del éxito financiero estará en la redacción apetitosa del volante (que a mi parecer no deberá ser más que el resumen de un folleto más largo con fotos que será enviado con la insignia). Recomendaremos llevar la insignia alrededor del cuello, en las mancuernillas o en la corbata. Habría modelos en plata, oro o platino, que naturalmente costarían más de 1 dólar. Habría también un agente en cada ciudad importante, y si usted pudiera dividir el trabajo en Europa, yo me podría ocupar de los Estados Unidos. Naturalmente, esto va a ocasionar una gran polémica entre los Verdaderos Dadas; pero eso sólo puede hacer bien a las arcas. Si esto le interesa, podría intentar escribir un borrador del volante, y yo le mandaré algunas ideas, si llego a tenerlas. Tal vez podríamos comenzar en pequeño, digamos, con un anuncio en periódicos y revistas, de provincia. Usted comprende bien mi idea: nada “literario”, “artístico”. Pura medicina, panacea universal, fetiche; en ese sentido: Si le duelen los dientes, vaya con su dentista y pregúntele si es Dada. Si se le acaban los argumentos en una discusión: Dada es la mejor respuesta a cualquier “por qué”, etc.

Si la idea no le interesa, dígamelo de cualquier modo. Y cuénteselo a Man Ray, seguro le divertirá. Yo le daré una pensada más detenida al asunto si usted cree que vale la pena.

Marcel Duchamp

1947 Broadway N.Y. City

- María Minera