La isla se quiere aislada | Letras Libres
artículo no publicado

La isla se quiere aislada

La OEA unánime ha votado la reintegración de Cuba a su plural espacio, pero los hermanísimos castrenses han dicho que no les interesa. El desdén no obedece tanto a un resentido orgullo, sino a la necesidad ya desesperada del dueto tiránico de seguir manteniendo el mito de la heroica isla... aislada, bloqueada, trompeteando su

condición de víctima del “imperialijmo”. Los Castro, para seguir justificando su dictadura frente a un “enemigo exterior”, quieren seguir en condición de expulsados. De modo que los cubanos, ahora sí, habrán de pagar unos platos rotos que los dos permanantes ubúes desean que sigan así: rotos.

Como era de esperar, Yoani Sánchez, siempre lúcida a ras de realidad y no de fantasmal espacio de las utopías y las ideologías, ya comenta esto. Y, para quienes puedan hallar complicado entrar a su blog, va aquí el sereno texto de Yoani sobre el asunto:

Puertas que se abren, rejas que se cierran

Ninguno de los presidentes que aprobó ayer la reincorporación de nuestra Isla en la OEA ocupaba cargos públicos en 1962, cuando se implementó la expulsión del gobierno cubano de ese organismo. Sin embargo, la derogación de aquella resolución ha encontrado hoy en el poder a los mismos que por entonces regían el destino de mis padres y de mis abuelos. La población cubana sí que cambió mucho entretanto: unos murieron, otros emigraron, a mi generación con su exótica “Y” le empezaron a salir las primeras canas, pero en la tribuna el mismo apellido ha seguido todo este tiempo aferrado a los micrófonos.

A nuestros decanos en la presidencia, la decisión de la OEA los pone ante un dilema que casi siempre resuelven mal. Conminados a escoger entre la beligerancia y la armonía, esta última les quema como sal sobre la piel, los ahoga en tanto agua dentro de los pulmones. Se han forjado en la lógica del enfrentamiento, de ahí que una posible silla en la Organización de Estados Americanos les parece más peligrosa que la barricada en la que tan cómodos se sienten. Saben que al sentarse en ella quedarían insertados en una comunidad regional que los apoyaría, pero también les exigiría aperturas al interior del país.

De ahí que el anuncio del miércoles pasado me parezca otra mano que se tiende, una nueva puerta que se abre, solo para dejar en evidencia la falta de voluntad de aceptarla que tienen los gobernantes cubanos. El deseo de Juan Pablo II que “Cuba se abra al mundo, el mundo se abra a Cuba” estaría por cumplirse, si no fuera porque la primera parte de la frase sigue siendo un camino sin avance. Tal pareciera que quienes llevan los timones de mi país prefieren aquella pegajosa consigna de “Con la OEA o sin la OEA, ganaremos la pelea” que tanto gritaron en los años 60. Sin embargo, ya nadie ve la batalla por ningún lado, el enemigo se desdibuja y la victoria… ay la victoria… se ha reducido a mantenerse todo este tiempo en el poder.