La isla de Cony | Letras Libres
artículo no publicado

La isla de Cony

Fui a la dirección electrónica que en su amable comentario al cuentito “El incidente” me envió Fernando Montesdeoca con la dirección http://dosisminimas.blogspot, y encontré una página llamada Minitextos con una una larga lista de autores, pero no encontré los textos de Montesdeoca. En espera de mayor precisión de ese corresponsal ya amigo, mientras tanto ofrezco a más lectores algo que en el espacio susodicho encontré y me cautivó: un aireado, alado, salado, soleado, hermoso poema, una especie de romancillo en metros alternados al antojo, al antojo de un afortunado viento lírico, diría yo, de Cony Palacios, quienquiera que ella sea (y espero que me perdone el atrevimiento):

QUEJA

El viento borracho de sol

irrumpió en mi isla este mediodía

enredó mi pelo con sus largas manos,

delineó mi rostro con sus finos dedos,

levantó mi blusa,

y con un soplo de su boca

me sentó en la arena.

Después agachándose

desató mis sandalias...

Le reclamé su atropello

y ni siquiera tuvo la gentileza

de darme una excusa.

Me dio la espalda

y con su alta desnudez a cuestas

se internó por la mar.

No satisfecho de su rudeza

regresó por la tarde,

pero ahora venía ebrio

de lejanías y soledades.

Retornaba con un fuerte aliento

a resaca y con olor a algas.

Venía llamándome

con la voz alucinada

de los marineros extraviados,

pero venía también

con las manos llenas

de miel y frutas...

Me invitó a tenderme en la arena,

pero no pude amarlo,

ni restañar su cansancio,

ni llenar su vacío,

ni abrazar su desamparo...

Oh Ulises,

porque llevo tu imagen

detenida

en mis pupilas.

- Cony Palacios