La foto más cruel | Letras Libres
artículo no publicado

La foto más cruel

Bastante duro es ya –para un barcelonés que vive en Madrid– que el Real Madrid gane la liga en la última jornada tras tenerla perdida hasta el minuto setenta y cinco de juego. Más duro, si cabe, cuando el Madrid ha hecho una temporada lastimosa y el barcelonés se ha pasado siete meses pavoneándose y mofándose de cuanto madridista encontraba a su paso.

Y sin embargo, estaba preparado para que el Madrid ganara la liga. Estaba preparado para tragarme el orgullo ante los madridistas que me habían soportado. Pero no estaba preparado para esta foto:

Victoria Beckham, Tom Cruise y una Katie Holmes aburrida hasta el borde de las lágrimas en el palco del Santiago Bernabeu celebrando –con gafas de sol a las once de la noche– la victoria del Real Madrid.

Eso ha sido demasiado. Ganen la liga, no importa. Ganen la copa de Europa, el mundialito de clubes y el Pulitzer. Pero no sean crueles. Tom Cruise –y sus gafas de sol y su novia aburrida y su cienciología y su aspecto de ponerse a gritar en cualquier momento: "Soy un ciudadano de Estados Unidos, tengo derecho a ver un partido de algo normal"– es un castigo innecesario.

- Ramón González Férriz