La estructura de la rima I y II | Letras Libres
artículo no publicado

La estructura de la rima I y II

A la Frase inflexible que aparece en el lenguaje cuando le doy forma, le pregunto:


¡Habla! Pues yo soy el amo a quien vienes a servir. La escritura, antes que nada, es una búsqueda en obediencia.


Hay una mujer que se parece a la frase. Ocupa un lugar en la memoria que emociona el lenguaje. Su voz cruza las aguas desde una orilla que desconozco hasta otra orilla que conozco, y se traduce en las palabras del poema:


Ten corazón, se lee en el texto,

tú que eras un descorazonado.

Al sufrir alegría o desesperanza

sufrirás la frase,

una ley de palabras en movimiento

en busca de un punto adecuado.


Vi una belleza viperina en los cambios vivientes de la sintaxis.


Levántate, gritó.

Jacob luchó contra el Sueño –tú que caes en la Nada

y en el temible sueño.



Luchó contra el sueño como el hombre que lee una frase

poderosa.

No daré este mundo por sentado, me dije.


¿Por qué no? respondió.

¿Acaso no aparto el canto de los pájaros de tu lado?

¿Acaso no aparto las penetraciones del rojo de tu lado?

¿Acaso no aparto el peso de las montañas de tu lado?

¿Acaso no aparto los corazones de los hombres de tu lado?


Sola espero tu petición.

Sola mido tu deseo.


Oh, Frase Duradera,

frase tras frase doy forma a tu imagen. En los pies que miden el baile de mis páginas escucho la ebriedad cósmica del hombre que seré.

 

¿Hacer trampas en este juego?, grita.

El mundo es lo que eres.

Levántate entonces

para que te vea, fiero destructor de imágenes.


¿Me llevarás a la locura

sólo para allí conocerme?

¡Vomitando imágenes en la casa de la Ley! ~






La estructura de la rima II



¿Qué pasa con la Estructura de la Rima?, dije.


El Mensajero, a guisa de León, rugió: ¿Por qué el hombre retracta su canción del aire empobrecido? Trae la juventud a la apertura de campo. ¿Tanto teme esa hermosa compulsión?


Yo, a guisa de León, rugí también grandes vocales y escuché sus asombrosas pautas.


Un león, sin disimulo, dijo: Ése que cantó para hechizar a las bestias era una lengua falsa. Existe una melodía más humana en esta plétora de lenguaje.

¿Qué pasa con la Estructura de la Rima?, pregunté.


Una absoluta escala de semejanza y desemejanza establece medidas que son música en el mundo verdadero.


El León del Zodiaco respondió:


Las estrellas verdaderas en movimiento son música en el mundo real. Éste es el significado de la música de las esferas. ~


Versión de Marcos Canteli


Nota: Poemas del libro The Opening of the Fields,

Grove Press, 1960, y New directions, 1973.


Tags: