La caja de pandora | Letras Libres
artículo no publicado

La caja de pandora

Susan Meiselas ha fotografiado varias guerras y conflictos, siempre desde una lente atenta a la defensa de los derechos humanos. Su libro Nicaragua, 1978-julio 1979, sobre el último año de la revolución sandinista, se convirtió rápidamente en un punto de referencia. Durante una década desarrolló un ambicioso proyecto sobre la historia del pueblo kurdo, Kurdistan. In the Shadow of History, que Random House publicó en 1997. Ahora su cámara se asoma a un mundo extraño que convoca, desde una asepsia suntuosa, las pulsiones y fantasías de neoyorquinos comunes y corrientes. El ámbito se llama Pandora's Box, la puesta en escena es al gusto del cliente, y en una de sus formas de registro se lee lo siguiente: "Por medio de la presente certifico que soy un individuo mayor de dieciocho años, en posesión de mis facultades mentales y presente por voluntad propia.

Entiendo que este es un servicio de psicodrama y de interpretación de roles, y que no hay desnudez involucrada por parte de las dominatrices ni actos de prostitución. Me comprometo a comportarme de una manera amable y caballerosa en todo momento mientras esté en las instalaciones de Pandora's Box".© Susan Meiselas/Magnum

Cada vez se hace más evidente la presencia de un orden oculto en las grandes ciudades. Lo que en apariencia se puede considerar un caos es, muchas veces, la manifestación de una cuidadosa disciplina puesta en práctica para preservar la esencia que sostiene a estas sociedades.

Es entonces cuando se establece un juego donde se ve lo que no es, y se deja de mostrar lo evidente. Por ejemplo, el barrio donde se comercializa la carne no es en realidad, solamente, el barrio donde se comercializa la carne. Muchos de los muelles de la ciudad dejan, en las noches, de cumplir su función original. Lo mismo ocurre con algunos parques a determinadas horas.

En la red telefónica existen asimismo distintas claves de acceso para formar parte de esta estructura. Curiosamente, una vez que se cruza la barrera se advierte que, casi siempre, todo no es más que apariencia: que hace falta el simulacro para que este espacio funcione.

Por eso, precisamente en el barrio de comercialización de la carne, con sus grandes almacenes y frigoríficos gigantescos, se utilizan pequeños locales abandonados para llevar a cabo supuestas sesiones de masoquismo.

El programa no puede ser más fantástico. Las imágenes que acompañan la publicidad están impregnadas muchas veces del espíritu de los parques de diversión. La noche de los adultos maltratados en la infancia; la de los Jóvenes que sienten atracción por los ancianos; la de los Hombres que sólo se relacionan en los parques; de las Mujeres en búsqueda de un esclavo.

Hay quienes denominan Altares a estas noches. Otros los llaman Sesiones del Okoge, en homenaje a un célebre recinto japonés.

En casi todos los lugares existe un compromiso previo, que curiosamente puede parecer una contradicción con el ánimo que los motiva: no sexo, no contacto físico y no daño corporal. Cumplir estas tres normas hace precisamente posible su existencia. Se habla de desastrosas experiencias aisladas, que no funcionaron porque trataron de llevar estas prácticas al plano de lo real. No duraron mucho tiempo, por falta de público principalmente. Nadie parecía dispuesto a perder el anonimato, o la oportunidad de jugar con las posibilidades de convertirse en un voyeur, ni a renunciar a representar una cantidad infinita de roles posibles, creados por la imaginación.

Se dice de otros locales que fracasaron por no preservar el carácter quimérico de las ambientaciones.

No entendieron lo necesario de mantenerse presente en un lugar que sólo un retorcido inconsciente colectivo puede elegir como punto de ilusión. Son memorables las salas de operaciones, la escenografía típica de la escuela primaria —la escuelita famosa—, los salones de aristócratas europeos, el taller de mecánica, los camerinos de grandes estadios. Fundamentales, asimismo, los atuendos para las sesiones: desde los sadomasoquistas en regla, con prendas de látex y añadidos de cobre, hasta los capaces de transformar a los usuarios en los personajes de sus sueños: la sirvienta francesa, la niña seducida, el cirujano despiadado, la enfermera complaciente, el jugador de futbol.

La asepsia, tanto física como moral, permite que se establezca de una manera clara el juego de máscaras, y que sólo así un alto ejecutivo pueda ser esclavizado y humillado por una dominatriz durante su hora del refrigerio, para momentos después volver a hacerse cargo de la empresa que decide el destino de cientos de empleados.

Y también, que un honorable padre de familia siga disfrutando de su esposa y de sus hijos, de su casa de campo y sus viajes de vacaciones, sin que sus pulsiones íntimas deban verse sacrificadas.

¿De qué otra manera la dama socialmente exitosa podría seguir manteniendo su status?: pues acudiendo con regularidad a sus sesiones, donde será dominada, sometida a la tensión del látigo y amenazada con la agresión de objetos contundentes.

En la solicitud de ingreso habrá marcado no sólo sus preferencias, sino que expresará que no quiere marcas delatoras en su cuerpo. Los horarios de las citas deben ser también rigurosos. Ese mismo día, la dama tendrá dos reuniones de trabajo, una hora en el gimnasio y una cena galante. La cuenta por el servicio se puede cargar a cualquier tarjeta. Si paga en efectivo, el cliente puede preservar aún más el olvido de haber pasado por ese lugar. -