Juchismo a la mexicana | Letras Libres
artículo no publicado

Juchismo a la mexicana

Entrevista con Ramón Jiménez López, presidente del Comité Mexicano de Estudios Kimulisunianos.

Hace dos años, curioseando en una versión amigable y no autorizada de la agencia de noticias norcoreana, KCNA, encontré varios boletines que daban cuenta que, desde 2007, México se sumaba a las celebraciones internacionales que conmemoraban los cumpleaños del camarada Kim Jong Il.

Aparentemente, para cada aniversario del Querido Líder, Ramón Jiménez López, presidente del Comité Mexicano de Estudios Kimulisunianos, daba un sentido discurso para aplaudir la originalidad y vitalidad de la idea Juche y la grandeza de su sabio liderazgo.

Cuando encontré estos boletines faltaban meses para el aniversario número 70 de Kim Jong Il (ese cumpleaños como se sabe, no llegó a suceder), así que busqué a Ramón Jiménez López.

No fue difícil dar con él.

Las siguientes notas son parte de la entrevista que el ex diputado federal Jiménez López me concedió en las oficinas de la Cámara de Diputados en marzo de 2011.

...

 

¿Cómo surgió la idea de crear el Comité Mexicano de Estudios del Kimulsunismo?

Esta idea surgió en 2004, cuando tuvimos oportunidad de asistir a una conferencia que dio el embajador de la República Popular Democrática de Corea. Ahí planteó lo que me pareció una idea muy innovadora: concebir al hombre como un ser superior dotado de pensamiento independiente, pensamiento creativo y conciencia. Si un ser humano desarrolla estos tres atributos puede forjar su propio destino de manera autónoma. Yo en ese tiempo era presidente del PRD en la delegación Gustavo A. Madero y entre varios compañeros empezamos a desarrollar esta idea. Le pedimos literatura al embajador quien nos dio el folleto de La Filosofía Juche, que es una original filosofía revolucionaria, y decidimos crear el Comité Mexicano de Estudios del Kimulsunismo del cual yo soy el presidente. A nivel internacional existe un Instituto de la Idea Juche, de ese soy el director para América Latina y a la vez hay un Instituto Latinoamericano de la Idea Juche del cual soy secretario general.

El objetivo del comité mexicano es conocer y difundir los contenidos de esta idea que a mí me parece extraordinaria. En los manuales de filosofía marxista, que también estudiamos, se trata de dilucidar que fue primero: la materia o la conciencia; pero para la filosofía Juche, el problema fundamental es encontrar la relación entre el hombre y el mundo.  Para ellos la historia de la humanidad es la historia de las masas populares por lograr su independencia respecto a las fuerzas de la naturaleza y de los opresores internos o externos de un país.

En México hay alrededor de 130 miembros de este comité y en el planeta hay cerca de 80 países dedicados al estudio de la idea Juche.

¿A Corea del Norte le ha funcionado esta filosofía?

El fruto  más acabado de esta filosofía es precisamente la existencia de Corea del Norte. Corea del Norte es un país socialista y eso no le agrada a muchos. Ahí, por ejemplo, todo el sistema de salud es gratuito: hospitales y medicamentos; también la educación, pero no solo académica, sino la deportiva, la artística y la cultural. Y, a diferencia de otros países la vivienda es gratuita. 

¿Conoce usted las preocupaciones de la FAO, ONU, Amnistía Internacional y otros organismos internacionales respecto a Corea del Norte sobre los derechos humanos, la escasa producción de alimentos, el colapso del sistema de distribución de alimentos gestionado por el gobierno o el estado que guarda el sistema de salud?  

Esos reportes tienen una intencionalidad política porque, como ya le dije, el sistema socialista no le gusta a todos y es común que se lancen calumnias. Le voy a dar unos ejemplos:  el año pasado fue muy publicitado que Corea del Norte hundió una fragata de Corea del Sur y que para el hundimiento usaron torpedos. Se formó una comisión investigadora y llegaron a conclusiones tan absurdas que ya no le siguieron.

Sobre el problema de alimentos, es cierto que en la década de los 90 Corea del Norte sufrió una serie de fenómenos meteorológicos que le generaron un desabastecimiento de alimentos, pero eso ya se restableció. Yo quiero ver esos reportes de la FAO y de Amnistía para saber ¿de que año son, qué parámetros utilizan? Yo he estado en Corea del Norte en tres ocasiones y esos informes no concuerdan con la realidad.

El sistema de salud norcoreano es uno de los mejores a nivel planetario. La política de salud es altamente humanista. Hay una intención de desacreditar al gobierno norcoreano.

¿Y el tema de las libertades civiles y políticas: la disidencia, la salida del país sin permiso,  las reuniones no autorizadas, las torturas, la reclusión arbitraria y el encarcelamiento por motivos políticos?

En Corea del Norte hay elecciones periódicas y no solo se eligen los diputados a la Asamblea Popular sino dirigentes de distintos niveles. Las elecciones no son como en México o como el molde de la democracia occidental ha querido imponer en todo el planeta. Cuando yo estuve por allá nos tocó ver el proceso electoral de un concejal de ayuntamiento. Había solo un candidato y la gente votaba por ver si lo aceptaba o no. Si la mayoría vota porque le convence la propuesta de ese candidato se acepta, si no se hace otra propuesta, de otro candidato. 

¿Y no le incomoda a usted, un hombre de oposición, esa manera de elegir representantes?

Repito, las cosas no son como aquí, hay que entender eso.

Cuando en Corea nacen trillizos el Estado pone a disposición de la familia un médico y una enfermera. Cuando nace una niña el Estado les regala un anillo de oro y si son niños un espadachín de plata. Es otra forma de ver las cosas. Hay estancias infantiles en las que los hijos de científicos que tienen que viajar a otra provincia pueden quedarse toda la semana. Lo que pasa es que la mentalidad neoliberal no permite comprender un sistema diferente.

Yo haría esta meditación: ¿Cómo es que un país que vive en un deteriorado sistema de salud, con hambre, trabajos forzados y pocas libertades sociales, puede desarrollar de manera autónoma e independiente un programa espacial exitoso que le ha permitido lanzar dos satélites con tecnología propia? ¿Cómo un país con una economía destrozada puede tener un programa nuclear que los EUA han tratado de impedir durante años?

Quizá, precisamente no canalizado recursos hacia los ciudadanos…

En Corea del Norte no hay analfabetas.

Hábleme del culto a la personalidad del Querido Líder Kim Jong-II, de su padre  el Presidente Eterno de la República Kim Il-Sung o de su hijo, el Brillante Camarada Kim Jong-un

Más que culto a la personalidad yo veo respeto a los dirigentes. Kim Il-Sung planteaba que el pueblo es como el cielo: hay que amarlo y respetarlo. Y en la medida en que el pueblo siente el amor y cariño del dirigente pues también ama y respeta al dirigente. No es una cuestión de imposición. 

Boletín informativo del Comité Mexicano de Estudios del Kimulsunismo. Octubre de 2008.

Si no hay un culto a la personalidad ¿para qué seguir alimentado el mito de que dos arco iris y una nueva estrella anunciaron la llegada al mundo de Kim Jong-Il? 

Algo parecido sucede aquí con Benito Juárez, cuando nos lo enseñan en la primaria resaltan una serie de elementos sustantivos y poco comunes. Son historias que se cuentan con fines didácticos.

¿No es obligatorio tener una foto? ¿Una insignia de Kim Jong-II o Kim Il-Sung?

No, no como cree. Una cosa es que exista admiración por un dirigente. Cuando yo fui vi en varios lugares fotos de Kim Il-Sung y su hijo, pero vi tantas como aquí se ve la de Miguel Hidalgo, que hasta hay muchas calles con su nombre.

Uno ve en la expresión y en las caras de los norcoreanos la felicidad. El día de la elección que le contaba, la gente estaba formada y había bailes. Cerca de la ciudad está el campo y en las mañanas veíamos campesinas bien vestidas que iban a trabajar. Cuando llovía  la gente llevaba botas para protegerse de la lluvia, pero no eran botas negras como las de aquí, sino de colores. En los descansos de las fabricas la gente juega voleibol. En las empresas de acero se han desarrollado métodos propios no contaminantes; han construido una cantidad importante de presas para la generación de energía y desarrollado métodos orgánicos para la comida. En la manera de vestir no hay esa uniformidad que se pregona, hay muchos colores.

Hay tres canales de televisión, los tres son culturales y en ninguno vimos programas de violencia. No sé bien si existan estaciones independientes o de la llamada sociedad civil, pero el Estado tiene una fuerte regulación. Yo creo que eso es importante, no en el sentido de impedir la expresión sino más bien para darle una orientación y que no genere en la sociedad los problemas de violencia que aquí tenemos. Es una cultura, yo diría incluso, sana. Hay normas de convivencia que no se han deshilvanado, no se ha roto el tejido social. Hay una cohesión social basada en principios. Los problemas de las drogas y la prostitución no existen allá. 

¿Existe la "sociedad civil" en Corea del Norte?

Si, pero no es como aquí. La sociedad norcoreana tiene libertades de creencia religiosa, de profesión y de expresión como lo demuestra publicaciones independientes como la de la asociación de científicos norcoreanos. Pero a diferencia de los países capitalistas aquí hay una gran unidad. Dentro de la idea Juche la máxima es una unidad monolítica entre el dirigente que goza del reconocimiento del pueblo, el partido político (que allá es el PT) y el pueblo. Esa unidad a mí me causa admiración porque lograr eso es muy difícil. 

A mí me gustaría mucho vivir en Corea del Norte.