Java Rosenfarb | Letras Libres
artículo no publicado

Java Rosenfarb

Chava –o Java, en la transliteración en español- Rosenfarb fue una de las escritoras en yiddish más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Nació en Łódź en 1923, en el seno de una familia bundista, y durante la Segunda Guerra Mundial estuvo encerrada en el gueto de la ciudad. En 1939 había 233.000 judíos en Łódź, un treinta por ciento de la población; cuando se liquidó el gueto, en el verano de 1944, apenas quedaban unos centenares. Rosenfarb, su madre y su hermana fueron deportadas a Auschwitz, Sasel y Bergen-Belsen, donde las liberó el ejército británico. Se enteraron de que el padre había muerto en el último transporte que salía de Dachau. Las tres mujeres se refugiaron ilegalmente en Bélgica, y desde allí Rosenfarb emigró a Canadá en 1950 con su marido, el médico y activista a favor del aborto Henry Morgentaler. Murió el pasado 30 de enero en Lethbridge, en su país de adopción.

La mayor parte de la obra poética y narrativa de Java Rosenfarb trata de la experiencia del Holocausto. En el díptico Botshani (1983) reconstruyó la vida del shtetl y en Briv tsu Abrashen [Cartas para Abraham, 1992] –que todavía no está traducido al inglés- ficcionalizó su tiempo en los campos de concentración. Los siete relatos de Survivors (2004) presentan el drama de los supervivientes. Uno de los más impresionantes es “Edgia’s Revenge”, que cuenta la tortuosa relación de una kapo y una mujer a la que salvó la vida, a lo largo de varias décadas. Pero su obra maestra es la trilogía Der Boim fun Lebn [El árbol de la vida], un impresionante fresco novelístico sobre la destrucción de los judíos de Łódź, que apareció en yiddish en 1972, se publicó por primera vez en inglés en 1985 y la editorial Xordica va a publicar en español. Esta narración polifónica de más de 1000 páginas –Rosenfarb eliminó el prólogo cuando tradujo la obra al inglés con su hija Godie Morgentaler- sigue las andanzas de diez personajes judíos, desde comienzos de 1939 hasta la liquidación del gueto. Entre ellos hay industriales, escolares, bundistas, carpinteros o maestras como Rachel Eibushit, basada en la propia Rosenfarb. Otro de los protagonistas es Simcha Bunim Berkovitch, modelado a partir del poeta Simcha Bunim Shayevitsh, cuyo poema épico sobre el gueto, Lekh-Lekho, fue publicado póstumamente después de la guerra. Y, aunque es una obra de ficción, uno de los personajes fundamentales es Morderai Chaim Rumkowski, el presidente del Judenrat del gueto que sigue siendo una de las figuras más controvertidas de la Shoah. El árbol de la vida tiene la ambición totalizadora de la novela del siglo XIX: muestra los problemas cotidianos, los amores al borde del abismo, los debates intelectuales, la crueldad y el desamparo, la degradación y la penuria, la generosidad y el mal. Es un retrato del horror y también la memoria estremecedora de un mundo desaparecido.

-Daniel Gascón

(Imagen tomada de aquí.)