Huelga a la vista | Letras Libres
artículo no publicado

Huelga a la vista

Cincuenta organizaciones sindicales universitarias de México han decidido unificar fuerzas para exigir un incremento salarial de emergencia.

Según ha informado el Sr. Antonio Venadero, secretario general del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (SITUAM), el incremento salarial de emergencia es necesario porque el aumento a “la gasolina y productos de la canasta básica” ha traído como consecuencia el “desplome” de la “calidad de vida” del trabajador universitario.

Por ello es que la Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios y de la Educación Superior (CNSUES) organiza para el 16 de febrero un “emplazamiento general” a las universidades públicas con objeto de conseguir “un salario digno” para “miles de trabajadores universitarios”.

A los sindicatos que este año harán su “revisión contractual” piensan sumarse, solidariamente, aquellos otros que concluyeron su revisión salarial y contractual el año pasado. Tal es el caso del Sindicato de Trabajadores de la UNAM (STUNAM) que exigía un “aumento del 70%” para combair los efectos de “la crisis económica”. Este sindicato lo dirige, desde hace varios lustros, el compañero Ing. Agustín Rodríguez, político del PRD.

Por su parte, el Sr. Enrique Levet Gorozpe, secretario general de la Federación Estatal de Sindicatos y Agrupaciones Académicas de la Universidad Veracruzana (FESAPAUV) y secretario general de la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios (CONTU), advirtió que “de no alcanzar un incremento salarial que permita recuperar parte del poder adquisitivo perdido por la inflación y la crisis económica” se iniciarán “movilizaciones para exigir un ingreso digno”. El Sr. Levet Gorozpe indicó que su gremio demanda “un aumento directo que va de 15 a 20 por ciento, como parte de las acciones frente a la carestía”. Agregó que los empleados administrativos de las universidades públicas son los más castigados, “con salarios que no superan, en el mejor de los casos, 10 mil pesos mensuales”.

El Sr. Levet Gorozpe –político priísta que fracasó el año pasado en su intento por ser diputado local plurinominal– declaró que la crisis ha llevado al trabajador universitario “a un círculo vicioso en el que hacen como que trabajan porque las autoridades hacen como que les pagan, pues reciben salarios paupérrimos, en particular el sector administrativo, que realiza una labor importante en las universidades públicas del país”.

Aunque los académicos perciben mejores ingresos, en la mayoría de los casos “no superan 25 mil pesos mensuales, y sólo una pequeña elite universitaria, ligada a las administraciones en turno, alcanza salarios superiores a 50 mil pesos, lo que genera una enorme disparidad en el ingreso, incluso entre el sector docente”.

El Sr. Marcos Vargas, secretario de Relaciones y Solidaridad del SITUAM convocó a adoptar “un posible plan de acción” que no descarta marchas y plantones, pues “estamos ante un grave riesgo de perder muchas conquistas sindicales por el acelerado deterioro de las condiciones de trabajo”.

El Sr. Abraham Guzmán, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (SUTUACM) sostuvo que el deterioro salarial del trabajador universitario obedece a una “política de Estado”.

Para terminar, el ya citado Sr. Venadero, del SITUAM, anunció que su sindicato exige un aumento salarial del 20% y que, a dos semanas de que venza el emplazamiento a huelga, las autoridades no han hecho ninguna “propuesta sustancial”.

Como se recordará, la última huelga organizada por el SITUAM, en el 2008, se prolongó durante 64 días...