Haiku en jaque | Letras Libres
artículo no publicado

Haiku en jaque

En la última entrada de su blog comenta Aurelio Asiain una pasmosa coincidencia: que la traducción de un famoso haiku de Matsuo Bashô que firma Salvador Mendiola coincida, letra por letra, con la versión que firmó Octavio Paz en 1957, en Sendas de Oku:

Este camino

ya nadie lo recorre,

salvo el crepúsculo.

(La versión del Sr. Mendiola -que agrega una coma inepta- dice:

Este camino,

ya nadie lo recorre,

salvo el crepúsculo)

Cuando Aurelio echó de menos la firma de Paz -narra en su blog- el Sr. Mendiola le argumentó haber “traducido del japonés” su propia versión y sostuvo que “todo ser humano es digno de todas las palabras y las ideas; todas son nuestras, ninguna es de alguien”. Bueno, sí, aunque hay quienes acomodan las palabras de cierta manera y piensan de cierta manera con ellas, y luego las firman con dignidad y... Es como decir que, como todos somos dueños de las notas musicales, todos somos Debussy.

Para ilustrar la imposibilidad de llegar a la misma traducción, es interesante asomarse al mismo haiku en otros idiomas. Google arroja estos resultados en inglés:

On this road/ 
where nobody else travels/
autumn nightfall.

All along this road/ not a single soul/ – only autumn evening comes.

Along this way,/
no travellers./
Dusk in autumn.

My way/ –
no-one on the road/
and it’s autumn, getting dark.

Y estos otros en francés:

Ce chemin/
personne ne le prend/
que le couchant d'automne.

Ce chemin/ seule la pénombre d’automne/ l’emprunte encore.

Ce chemin-ci/
n’est emprunté par personne/
ce soir d’automne.

El mismo poema, siempre distinto por virtud (o defecto) del traductor.

Pero más que con las notas musicales, la analogía debe ser con el ajedrez: todos somos dueños de los cuadrados y del blanco y el negro; también de los 64 escaques y hasta de las 32 piezas… pero todos no somos Bobby Fisher. Las posibilidades de que dos traductores del mismo haiku lleguen exactamente a las mismas palabras, sintaxis e ideas son tan remotas como que una partida de ajedrez profesional repitiese exactamente todos los movimientos que otra, y en el mismo tiempo.

Es conjeturable, pero no es posible.

El poeta Matsuo Bashô (en Hiraizumi)