Examen de conciencia de un literato | Letras Libres
artículo no publicado

Examen de conciencia de un literato

Un italiano y un mexicano deciden traducir un breve ensayo del crítico Renato Serra: ese es el primer libro de Ai Trani, editorial independiente.  

Un italiano y un mexicano deciden traducir un breve ensayo del crítico Renato Serra. Es el primer libro de un proyecto valiente en nuestros tiempos: Ai Trani, editorial independiente que se propone publicar ensayos literarios, clásicos y contemporáneos.

El italiano vive en México hace muchos años. Las desapariciones forzadas de estudiantes y otras injusticias del gobierno nacional le cuestionan, como a muchas pero no a suficientes personas, cuáles son las preguntas con las que cada uno de nosotros se enfrenta a los hechos desde la trinchera propia. Retoma, entonces, el pensamiento de Serra, quien murió a los 31 años de edad, pero escribió, entre otros temas, sobre su pasión por la literatura en plena Primera Guerra.

El ensayo contrapone dos palabras que escuchamos con frecuencia entrelazadas: “literatura comprometida”. El compromiso con la realidad se manifiesta en la urgencia del texto, en la prisa que lleva el ritmo apretado de las palabras, en la ansiedad del mensaje, sin un sólo punto y aparte, haciendo del estilo una herramienta:

…esperamos en silencio la aurora de una literatura nueva, heroica, grande, digna del drama histórico, a través de la cual se fortalezca, gracias a la sangre y a los sacrificios, la humanidad. ...La literatura no cambia. Podrá tener alguna interrupción, alguna pausa, en el orden temporal: pero como conquista espiritual, como exigencia y conciencia íntima, esta permanece en el punto al que la había conducido la labor de las últimas generaciones; y todo lo que de ella sobreviva, sólo de allí recomenzará, desde allí continuará. Es inútil esperar que se transforme o se renueve con la guerra, que es otra cosa: como es inútil esperar que los literatos regresen cambiados, mejorados, inspirados por la guerra.

Renato Serra murió hace cien años. Fue, como nosotros lo somos, hijo de la desconfianza. El texto es existencialista. Lo escribió vistiendo el uniforme de teniente. Titulado Examen de conciencia de un literato, trata, sí, de la guerra, del fracaso de la democracia; pero también del testimonio, del relato como voluntad, de la “religión de las letras” en esa época de incertidumbre y aquella tradición de la violencia que dialoga con la nuestra.

El italiano y el mexicano apenas empiezan. Imaginan un catálogo diferente, que traduzca al español y que rete al lector. Confían en que los libros que poco a poco publican encaucen variedad de búsquedas, colectivas y personales, que tarde o temprano articulen prosas o versos inquietos, que aceleren el aliento y despierten el pensamiento: otra forma de la guerra. 

(Imagen)