Estos serán tus mitos, oh Futbol | Letras Libres
artículo no publicado

Estos serán tus mitos, oh Futbol

Entre los mitos que el deporte de los pies (ah, pero a veces también el de la cabeza, ¡miren si no a Puyol!) hizo surgir en este Mundial 2010, está el del pulpo Paul, un verdadero molusco cefalópodo, que, de partido en partido, de cronista en cronista, de twitter en twitter, etc., ha ido adquiriendo un impresionante prestigio de iluminado pronosticador de goles. Pero, ¡oh amargos manes de la decepción!, parece que las dotes de Paul nada deben a una preclara y anticipatoria inteligencia ni a una ciencia del deporte biennombrado pedestre, sino a un naturalísimo instinto artificialmente puesto en relación con la gama cromática de las banderas y las camisetas. La agencia EFE nos informa de lo esencial del asunto:

Según el biólogo peruano Alfredo Salazar, lo que ocurre es que si el pulpo de marras ha sido colocado en un estanque en que, por ejemplo, estén las banderas de las oncenas española y alemana, instintivamente él mostrará querencia por los colores claros o “cálidos” como los del lábaro español contra los colores oscuros o “fríos” como los del lábaro alemán. “Tengo mis dudas acerca de que ningún animal pueda predecir el futuro —declaró (en síntesis) el biólogo Salazar. Creo que sobre Paul influyen los criadores y empleados del mismo acuario en que habita. Estos animalitos son muy inteligentes, pero pueden ser atraídos por alguna comida o algunos colores". Y a uno se le ocurre que esto lo sabrían también algunos Barnums aficionados o profesionales que, ya sea con la sana intención de entretener al público, o ya con el vicioso propósito de ganar dinero en el negocio de las apuestas, se sirven de cierta maravillosa o pervertida técnica pavloviana para manipular las reacciones del ya famoso cefalopodito.

¡Estos serán tus mitos, oh Futbol!