Espeluznante arma secreta | Letras Libres
artículo no publicado

Espeluznante arma secreta

Por el Dr. Anselmo Guiú (corresponsal de guerra)

Tenemos a mis espaldas que aumenta la tensión internacional por las cada día más evidentes intenciones secretas que abriga el presidente Hugo Chávez de invadir México si ese país hermano no se refunda pronto bolivarianamente.

Las sospechas aumentaron luego de que la semana pasada el presidente Chávez mostrara públicamente, durante uno de sus mítines cotidianos, lo que los especialistas y analistas consideran un “arma secreta” terrible de la que se echaría mano si las próximas elecciones no favorecen al bolivarismo.

Esta arma secreta consiste en un nanomariachi, androide diminuto atestado de tecnología de punta cariñosamente llamado “Charrito de Oro”. Expresamente diseñado en Irán para ser trasladado en una maleta, el nanomariachi puede ser activado y manejado a control remoto desde Caracas.

Una vez activado, el nanomariachi sale de su maleta y comienza a “cantar”. Pero este “canto” provoca, luego de un minuto, un infarto cerebral en seres humanos o similares en un radio de 30 kilómetros, sin afectar la infraestructura urbana. (Si canta “El Rey”, aumenta a 60 km.)

Desde 1975, el Protocolo de Ginebra prohibió el uso del nanomariachi, clasificándolo como “arma tóxica de grado 1-A”. A pesar de que el infarto cerebral sólo sucede si se escucha al nanomariachi en vivo, este reportero no se hace responsable de lo que pueda ocurrir a quien ose ver el video en el que el presidente Chávez presenta el arma secreta.

Como se habrá observado, el teniente coronel Hugo Chávez y un enorme grupo de patriaomuertes que atestiguan el evento sobreviven la tortura, gracias a un antídoto especial secreto con tecnología de punta.

Seguiremos al pendiente.