Espada-Cercas, historia de una pelea | Letras Libres
artículo no publicado

Espada-Cercas, historia de una pelea

Sobre la disputa intelectual que mantienen Arcadi Espada y Javier Cercas sobre la verdad y la ficción.

Una opinión de Javier Cercas como la publicada ayer, se esté de acuerdo con ella o no, era lo que esperaban el pasado 16 de febrero los seguidores de la disputa intelectual que mantiene con Arcadi Espada sobre la verdad y la ficción desde hace años, en respuesta a esta columna insólita. En su lugar, ese miércoles el lector encontró en El País esta información a cuatro columnas, con un titular fraudulento: "Arcadi Espada lanza el bulo de que Cercas fue detenido en un prostíbulo", con el agraviado anunciando que iría a los tribunales por calumnia. Si el lector no conocía los antecedentes de la discusión, no se enteraría de nada, o se enteraría poco, o se enteraría mal (véase lo dicho, escrito, tuiteado en México sobre el tema desde entonces, o algún blog alojado en Público). El verdadero titular (tan extraordinario que es incomprensible que se prefiera el melodrama) era: “Espada miente (¡viola uno de sus principios fundamentales!) para demostrarle a Cercas que en periodismo no se debe mentir”. ¿Y eso se vale? Cercas pudo haberse metido en este jugoso debate, pero optó por una solución que solo daba lástima, tanto a sus partidarios como a sus detractores. Espada se explicaba con claridad al día siguiente, pero un titular fraudulento en el principal periódico en español tiene sus consecuencias, y todavía se explicó muchas veces más en su blog de El Mundo.

Para juzgar, todos los papeles en la mano:

-2002: Arcadi Espada publica su libro Diarios (Espasa), donde critica (p. 79) la trampa “retórica y oportunista” de Javier Cercas de llamar a su novela Soldados de Salamina “relato real”. Además, la tacha de cursi y moralista.

-Noviembre de 2005: Javier Cercas publica un artículo en la revista Quimera, explicando qué es un “relato real” (sin mucha fortuna: Cercas no es Vargas Llosa defendiendo “La verdad de las mentiras”), remitiéndose a la crítica en Diarios y llamando a Espada “altanero”, “malcarado”, “ingenuo” y “estúpido”. (No se puede determinar si Javier Cercas pasó tres años pensando la respuesta o no conoció el libro hasta entonces.)

-20 y 21 de noviembre: Espada aplica en su blog sus implacables corchetes dialécticos para apostillar el artículo de Cercas. (Su acusación central: es un relativista.)

-8 de marzo de 2009, Cercas publica un artículo en El País Semanal, dando cuenta de un encuentro entre Espada y él en un aeropuerto. (Espada recuerda ese encuentro como “casual y educado”, pero en la crónica de Cercas queda como un soberbio que no respondió a la buena educación del novelista.)

-9 de marzo: Espada vuelve a aplicarle a Cercas los corchetes. (Son también reveladores los comentarios adjuntos de los corresponsales).

-Primavera de 2009: Cercas publica Anatomía de un instante (Mondadori), del que declara: “Hay muchas ficciones y muchas leyendas sobre el 23-F. Por eso yo decidí prescindir de la ficción. Mi trabajo ha sido como el de una asistenta, me he dedicado a limpiar la casa de falsedades, pero aún así seguirán existiendo leyendas sobre el 23-F”. (¿Concesión a Espada, la realidad es mejor que la ficción? Ricardo Cayuela Gally opina que sí.)

-23 de enero de 2011: Cercas escribe un artículo en El País Semanal, donde equipara a los etarras con los franquistas: como hizo la democracia con estos durante la transición, sugiere el perdón para los primeros a cambio de que suelten las armas.

-25 de enero: Espada arremete en su columna de El Mundo contra la moralidad de ese juicio, entre otras cosas llamando “oportunista” a Cercas: por haber publicado un libro sobre la transición, ya escribe de ella no como un novelista, sino como un experto.

-Cercas le contesta en una carta al director de El Mundo, en la que llama a Espada “mentecato”. Arcadi Espada publica tal cual la carta en su blog el 28 de enero de 2011.

-13 de febrero: Cercas defiende en la Tribuna de El País la ficción en el periodismo, al hilo de un artículo en contra de la ley antitabaco de Francisco Rico, uno de cuyos argumentos de autoridad era una mentira: “en mi vida he fumado un cigarrillo”. “Es humor, obviamente”, venía a decir Cercas.

-15 de febrero: Arcadi Espada intenta demostrarle a Cercas cómo la mentira en periodismo sí tiene consecuencias, escribiendo la insólita columna de marras. Cristian Campos describió como “zugzwang” el callejón sin salida en el que Espada metía a Cercas: si protestaba contra su mentira, le estaría dando la razón.

Justamente lo que ha pasado (este artículo de la defensora del lector en realidad defiende la postura de Espada). Arcadi Espada se da por satisfecho con la respuesta de Cercas a la defensora y pareció cerrar la polémica ayer, pero la insistencia del novelista en la “injuria” presagia una venganza en plato frío.