Elecciones en África: República Centroaficana | Letras Libres
artículo no publicado

Elecciones en África: República Centroaficana

La tercera entrega en la cobertura de los procesos electorales africanos.

Contexto

A lo largo de cincuenta años de vida independiente la historia política de la República Centroafricana ha estado marcada por etapas críticas y crisis de gobernabilidad. Sus recurrentes conflictos sociopolíticos no han permitido poner en práctica proyectos de desarrollo nacional y han mantenido a este país africano como uno de los más  subdesarrollados del planeta.

La economía del país es débil, basada fundamentalmente en la agricultura de subsistencia (yuca, maíz, ñame, plátano), algunos cultivos comerciales para la exportación (tabaco, algodón, café, madera) y la  explotación de algunos pocos yacimientos de diamantes.

 

Independencia

La República Centroafricana fue una colonia francesa que logró su independencia el 13 de agosto de 1960, el mismo año en que otros dieciséis países africanos lograron su descolonización.

Un año antes de alcanzar la independencia, Barthélemy Boganda considerado el padre de la lucha anticolonial y quien fuera el Presidente del Consejo de Gobierno autónomo proclamado por Francia en 1958,  murió en un misterioso accidente aéreo. Tras su muerte Abel Goumba y de David Dacko, dos de sus principales allegados se disputaron el poder.  De esa disputa fue David Dacko, apoyado por Francia, quien se convirtió en el primer presidente electo por la Asamblea Nacional el 17 de noviembre de 1960, después de asumir el interinato presidencial entre agosto y diciembre de ese mismo año.

En 1962 Dacko prohibió el sistema de partidos políticos y dejó al Movimiento para la Emancipación Social de África Negra (MESAN), su partido, como partido único. El 5 de enero de 1964, sin competencia electoral, Dacko ganó las elecciones presidenciales.

El 31 de diciembre de 1965, el coronel Jean-Bedel Bokassa dio un golpe de Estado para “estabilizar” las instituciones y dirimir las luchas políticas inter-étnicas. El gobierno de Bokassa fue autoritario, represivo y nepotista. Nunca aceptó oposición social o política. El 2 de marzo de 1972 se autoproclamó presidente vitalicio y en 1974 se auto promovió al grado de Mariscal. Su locura de grandeza y afán del poder fueron tal que el 4 de diciembre de 1976, durante el congreso extraordinario del MESAN –, decidió que la República Centroafricana se convertiría en el Imperio Centroafricano. Bokassa fue entronizado y consagrado Emperador el 4 de diciembre de 1977 en la catedral de Bangui, la capital del nuevo imperio

El imperio de Bokassa fue breve y con la ayuda del gobierno francés fue derrocado en septiembre de 1979. El antiguo presidente David Dacko fue restablecido en sus funciones de presidente, y se proclamó de nuevo la República Centroafricana.

En el poder, David Dacko se mantuvo fiel a su ideología autocrática y  el 20 de marzo de 1980 creó un nuevo partido único, la Unión Democrática Africana (UDA). Gracias  este, su partido, ganó las elecciones presidenciales del 15 de marzo de 1981. Meses después el General André Kolingba lo obligó a dimitir e instauró un comité Militar de Enderezamiento Nacional (CMRN, por sus siglas en francés) que prohibió la existencia  de cualquier partido político.

El 21 de noviembre de 1986, por referéndum, se adoptó una nueva Constitución que sirvió de base para la organización de nuevas elecciones presidenciales que acabaron por legitimar al General André Kolingba y a su partido, la Agrupación Democrática Centroafricana (RDC, por sus siglas en francés).

Tras el fin de la Guerra Fría toda África clama por la restauración de regímenes democráticos multipartidistas. En la República Centroafricana las primeras elecciones pluripartidistas (19 de septiembre de 1993) conducen a la victoria a Ange-Félix Patassé, antiguo primer ministro del Emperador Bokassa I,  recluido antes en una cárcel de Bangui y después amnistiado en agosto de 1993 para morir el 3 de noviembre de 1996.

En las elecciones presidenciales de febrero de 2000, Ange-Félix Patassé fue reelecto, pero su mandato presidencial fue interrumpido por el golpe de Estado comandado por el General Francisco Bozizé, quien se autoproclamó Presidente de la República el 5 de diciembre de 2004. Para legitimar su poder, Bozizé promovió la organización de un referéndum con miras hacia adoptar una nueva Constitución (mayo 2005). En agosto de 2005, en medio de  irregularidades y fraudes1,  los resultados de las elecciones dieron la presidencia al General Bozizé.

 

Elecciones presidenciales 2011

El 23 de enero de 2011, en el marco de unas elecciones fuertemente financiadas por la Unión Europea (9,5 millones de euros), la República Centroamericana reeligió a Bozizé2 para otro quinquenio.

La elección del presidente en el sistema electoral centroafricano, prevé dos vueltas electorales en caso de que ninguno de los contendientes obtenga la mayoría simple en la primera. En esta ocasión no hizo falta llegar a la segunda vuelta. Los resultados de la Comisión Electoral Independiente (CEI) dieron como ganador a Bozizé con el 66,08 % de votos. Su adversario en la segunda vuelta de la elección presidencial de 2005, Martin Ziguélé, obtuvo el 6,46 % de los votos ubicándose en tercera posición, después del antiguo presidente Ange-Félix Patassé, quien obtuvo 20,1 % de los sufragios. Émile Gros-Raymond y Jean-Jacques Demafouth, se contentaron, respectivamente, con 4,64 % y 2,72 % de los votos. La tasa de participación fue de 54,01 % (986,030 electores).

La oposición rechazó desde un principio los resultados y denunció que no se habían contabilizado 1,262 de las 4,618 casillas de voto de todo el país, es decir, el ocultamiento de 25 % de votantes. Sin embargo, el recurso de anulación fue rechazado por la Corte Constitucional3. Los observadores de la Unión Africana y de la Unión Europea estimaron que las elecciones se llevaron en buenos términos a pesar de la existencia de algunas irregularidades. Francisco Bozizé es el ganador.

La elección presidencial en la República Centroafricana refleja una vez más la falta de confianza en los procesos electorales en África, sobre todo cuando figura entre los competidores la candidatura del presidente saliente y cuya tendencia suele ser otorgarse más ventajas logísticas y financieras durante la campaña y la jornada electoral.  De igual modo la existencia precaria de un órgano electoral independiente, capaz de organizar, controlar y sancionar imparcialmente las irregularidades del proceso electoral pone en entredicho la transparencia electoral de la República Centroafricana. 

El pasado 27 de marzo las elecciones de la Asamblea fueron boicoteadas por la oposición y facilitaron con ello el triunfo del partido de F. Bozizé, el Kwa na Kwa (KNK, “El trabajo, y únicamente el trabajo”, en sango). Aún no se conocen los resultados oficiales, peto todo parece indicar que la Asamblea la ganará el KNK. Todo esto, de nuevo, en medio de irregularidades y opacidad.

.....

[1]  Ver Jeune Afrique: pays par pays, 2011

[2] A la contienda electoral del 23 de enero de 2011 se presentaron los siguientes candidatos: Bozizé, presidente en turno  y líder del partido  Kwa na Kwa (KNK, “El trabajo, y únicamente el trabajo”, en sango), el ex presidente Ange-Félix Patassé, Martin Ziguélé, Émile Gros-Raymond y Jean-Jacques Demafouth.

[3] Ver Marianne Meunier, “Présidentielle centrafricaine: Bozizé au fórceps”, en Jeune Afrique, 12/02/2011