El contrabajista | Letras Libres
artículo no publicado

El contrabajista

Ya se sabe, todos los músicos del Titanic, obedientes al capitán Smith pero sobre todo al amor al arte, murieron por tocar hasta el final con la ilusión de calmar a los aterrados viajeros, y se fueron con el buque y tantos hombres y mujeres al fondo y el silencio y el anonimato del mar, todos menos el virtuoso del contrabajo, que aferrado a su flotante instrumento fue derivando hacia el Polo, y eso fue lo último que se supo de él hasta que muchos años después su esposa y sus hijos recibieron una foto con saludos de su letra y puño, en la cual se le veía, sonriente, abrazando a una gruesa y linda foca llamada Dorothy.