Economía popular | Letras Libres
artículo no publicado

Economía popular

Los talentos de El Señor

Los sustos y terrores vividos en la Cámara por los H. Ciudadanos Diputados que, durante una semana espantosa, pensaron haber perdido el millón 200 mil que les tocaba per capita, revivieron las discusiones sobre el financiamiento indirecto que se otorga al plenipotenciario ciudadano López Obrador. El diputado Moisés Dagdug declaró ayer: “sospecho que puede haber desvíos para ayudar a Andrés Manuel”, mientras que la diputada Claudia Cruz dijo ser uno de los diputados “que cooperan con el movimiento de López Obrador de manera libre, porque no es ilegal”.

Hay versiones periodísticas en el sentido de que además de las “cooperaciones” de algunos diputados, también “cooperan” algunos senadores, delegados, asambleístas, gobernadores, empleados de las delegaciones y pueblo en general, interesados en la economía particular del líder del Movimiento en Defensa de la Economía Popular.

Que no haya despidos

Cuando esto sucedía, luego de tocar las cabezas de los niñitos y realizar algunos milagros, El Señor Andrés Manuel anunció en Cafarnaúm: “En verdad, en verdad os digo

…que el Movimiento en Defensa de la Economía Popular no permitirá que haya despidos de trabajadores de base del Gobierno o sindicalizados.

Estas palabras que salieron de Su boca produjeron una grave discusión entre sus apóstoles, que no se ponían de acuerdo sobre si El Señor se refería a los trabajadores de base de El Gobierno de Él, o a los de algún otro gobierno. La discusión se complicó porque nadie sabía si los sesenta asalariados que trabajan para Él son “trabajadores de base”, o “sindicalizados”, o ambas cosas, o ninguna.

“Me parece que cobra”

El Gobierno de Él tiene en su nómina a doce subsecretarios que cobran 30 mil pesos mensuales y cuestan 4 millones 680 mil talentos al año (se incluye un mes de aguinaldo). Tiene también “personal de apoyo”, que son 48 personas, sobre todo sus guaruras y los barqueros de las lanchas que usa en el lago Tiberiades, algunas secretarias y algo de personal de intendencia que ganan, al parecer, democráticamente lo mismo: 7,500 talentos mensuales. Esto representa otros 4 millones 680 mil talentos anuales. Un total de 9 millones 360 mil talentos.

El antaño Secretario de Hacienda del Gobierno de Él, hogaño diputado de Él, Sr. Mario di Constanzo, ha declarado aquí: “Me parece (sic) que el licenciado López Obrador sí continúa recibiendo sueldo, pero es sobre todo para los gastos de sus giras.”

Ese sueldo que es para las giras de Él suma 780 mil talentos que Él recibe cada año, oficialmente pero extraoficialmente, a razón de 60 mil mensuales. Una cifra republicana, modesta, sujeta como debe ser a la “justa medianía” que exigían los fundadores de la Patria: suficiente para las giras, comida, vestido, salud y manutención de Su familia. Sumada a lo anterior, la cifra por concepto de salarios de Su gobierno arroja un total de 10 millones, 140 mil talentos anuales. (Puede haber otros gastos, como camionetotas, renta de oficinas, transporte aéreo y terrestre y cosas de esas, pero no hay información oficial extraoficial disponible.)

No sólo de pan vive el hombre

Por otro lado, se recordará que el 28 de diciembre pasado, los doce apóstoles de Él, que cobraban 50 mil talentos mensuales, renunciaron a sus salarios. Esta noble decisión le significó al Gobierno de Él un ahorro anual de 5.4 millones de talentos [1]. Así pues, Sus apóstoles no reciben salario y Él sólo tiene para gastar en Sus giras. Y sin embargo todos parecen hallarse en buen estado de salud, lo que técnicamente califica de “milagro”.

Los usos y costumbres strike again

Y mientras todo esto ocurría, 540 empleados del PRD en la H. Cámara –entre trabajadores, empleados y asesores (a 4.28 empleados por cada diputado)– tomaron las oficinas del PRD y bloquearon sus accesos en demanda de “un bono de marcha y liquidaciones de acuerdo a los usos y costumbres de la Cámara, así como mantener su plaza laboral”.

La bancada saliente –por medio de la diputada Sonia Nohelia Ibarra– reiteró que no quiere dejar “un saldo laboral” a la bancada entrante. Mientras que la bancada entrante –por medio del diputado Alejandro Encinas– declaró que el problema corresponde a la bancada saliente.

Por su parte, el líder de los empleados, Sr. Álvaro Castañeda, acusó al PRD de actuar “como un partido de derecha”.

Lamentablemente, ninguno de los empleados que trabajan para el PRD es “de base del Gobierno o sindicalizados”. Es decir, no califican para ser amparados por el “Movimiento en Defensa de la Economía Popular” que dirige El Señor.

________________________

[1] Todos los datos aparecen el diario Reforma de ese día.