Doce años después: SENER | Letras Libres
artículo no publicado

Doce años después: SENER

Aciertos y desaciertos de la Secretaría de Energía.

En este artículo propongo, primero, hablar bien de los funcionarios de la Secretaría de Energía (algunos son amigos); luego, hablar mal de ellos (y pedir que me disculpen). Abordaré también algunos temas adicionales que, al parecer, no caben en ninguno de estos apartados y por último, propondré  ideas para el próximo titular.

Elogios

La Secretaría de Energía (SENER) aportó sus esfuerzos en el diseño y promoción de la Reforma Energética de 2008, un largo proceso que no contempló cambios constitucionales, pero sí las metas de fortalecer la vigilancia pública con relación a Petróleos Mexicanos, cuyo consejo de administración también fue restructurado con la adición de cuatro consejeros externos. Otros frutos de la reforma fueron la creación de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y el fortalecimiento de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Entre otros efectos positivos, la Reforma abrió un espacio para Pemex en el área de contratación. No es que las licitaciones de Pemex Explotación & Producción de 2011 y 2012 hayan logrado los resultados que uno pudiese haber querido; pero el nuevo marco sí fue un gran avance comparado con las restricciones que existían antes.

La negociación de un tratado con EUA en 2012 en solo un año (2011-2012) sobre la administración de yacimientos marinos transfronterizos de hidrocarburos fue un triunfo diplomático; y habla bien de la gestión de la doctora Georgina Kessel, cuando fue titular de la dependencia (2006-2011). Ella también dio impulso a las energías renovables y la regulación de estas fue incluida en la Reforma de 2008. Ahora, hay proyectos eólicos y solares en operación.

La SENER tuvo que responder a los actos de sabotaje que en el verano de 2007 cortaron el abasto de gas natural a Guadalajara.  En diversas formas se ha propiciado la redundancia en ductos y fuentes de abastecimiento.  Unos 33 años después de la publicación en las Memorias de Labores de Pemex de 1979 en las que en un mapa  se trazó la ruta de un gasoducto “en estudio”, la SENER dio impulso a la licitación de ductos en el noroeste del país, y por fin llegará gas a Mazatlán y, en forma comprimida, a Baja California Sur.

Fuente: Memorias de Labores de Pemex, 1979.

Otro tema de igual dificultad fue la negociación en 2009 con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre las características y finalidades del ducto que iba desde Manzanillo a Guadalajara. Según la CFE, solo era necesario cumplir con la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas , y así licitar un gasoducto que atendiera sus necesidades. No hay ley o disposición que exija a la CFE coordinar con nadie o tomar en cuenta la posibilidad de utilizar tal ducto para fines de desarrollo regional.  Subsecretarios y directores generales cabildearon y sortearon los feudos de la CFE y logaron si no un cambio en la ley cuando menos un cambio de postura de la CFE.  Con ello, se logró que los gasoductospara el noroeste del país ofrecieran un porcentaje de su capacidad a otras instancias; así el gobierno estatal de Sinaloa ha reservado una porción de la capacidad del ducto.

Hablar ni bien ni mal

El cierre de Luz y Fuerza del Centro (LFC) en 2009 fue “el Quinazo” del sexenio de Felipe Calderón; es decir, fue una medida que la sociedad juzgó necesaria, no importaba que el Ejecutivo tuviera que actuar al margen de la ley. “Fueron gánsteres,” decía la vox populi. Los argumentos del gobierno en cada caso fueron inverosímiles; y las medidas tomadas tenían nada o poco que ver con la política energética del país, por lo cual es dudoso que la SENER tuviera mucha participación en ellas.  

Tres años después, algunos habitantes en el DF que dicen que “el servicio ha mejorado un poco”; pero siguen muchas las colonias, como antes, con servicio irregular y  sin pagar. Así que, la reforma del sector eléctrico está en su infancia.

La posibilidad de la oferta de gas natural por barco (GNL) no fue contemplada en la legislación de 1995 en materia de gas natural. La “Crisis Enron” de 2000-2001 alarmó al gobierno de Vicente Fox que impulsó inversiones en plantas de regasificación con la CFE como cliente ancla. Una década después, las plantas están en standby, debido al desplome del precio de gas natural en EUA.

Crìticas

Aquí, vamos a enumerar algunas imperfecciones de visión y gestión.

Por desgracia, los economistas calificados en la SENER son sub-utilizados.  Por política pública, no hay datos de precios de mercado, solo los precios administrados.

Un grupo de estos economistas se dedican a estudios de oferta y demanda, utilizando las cifras proporcionadas por Pemex,  CFE y otras fuentes de menor relevancia. El resultado de este ejercicio es la publicación de una serie de “prospectivas” sobre distintos mercados: electricidad, gas natural, gas LP,  petrolíferos, entre otros.  También publican el Balance Nacional de Energía, con todas las cifras presentadas en petajoules, la unidad internacional de energía.

Estas proyecciones, que tienen un alcance de diez años, se matizan en escenarios de demanda de crecimiento  “alto,” “mediano” y “bajo”. Hay poca gente que las consulte. ¿Por qué? Porque no ofrecen un análisis de escenarios distintos de los marcos jurídicos, organizacionales y de gestión pública. Y ¿por qué no lo hacen? Porque la encomienda de la SENER es demasiado limitada.  La dependencia es el vocero de la “Narrativa Nacional de Energía” (NANACEN). En esta narrativa, es el Estado que—sin decirlo—desconfía de la capacidad empresarial del pueblo; y por lo tanto no permite que el comerciante minorista decida el precio del producto. En esta narrativa- por el bien de todos (incluyendo, por supuesto, los pobres)- la mejor opción es una dictadura blanda con relación a la comercialización de productos energéticos, sean hidrocarburos o por el lado de electricidad.

No le corresponde al titular de la SENER impulsar cambios en la NANACEN, mucho menos reclamar las prácticas tradicionales que perjudican a la sociedad.  La NANACEN es una recapitulación de la histórica mexicana en los vertientes de víctima y vencedor. Es una historia familiar contada en las leyes, disposiciones, instituciones y discursos del país. El defecto es que se enfoque la atención en el pasado como una indefectible guía hacia el futuro. Esta visión centrípeta carece de un marco internacional adecuado.

A los seneristas no les gusta nada que pudiera calificarse como rocking the boat. Al contrario, todos quieren salir en la foto de los best and the brightest de la República mexicana.  Todo bien, solo que esta postura ignora algunos puntos:

1)   La sub-utilización de talento de los economistas al no proporcionarles señales de mercado en forma de precios. Como pudo haber dicho el difunto don Fidel Velázquez, “En México, no hay precio de mercado que valga.”

2)   La propuesta de Ernesto Zedillo sobre el diseño del mercado eléctrico nacional. Zedillo había propuesto una descentralización del mercado, promoviendo también un mercado secundario para los grandes consumidores.

3)   Las distribuidores gaseras con franquicias de la Comisión Reguladora de Energía han pedido por más de una década que el gobierno exija que en las zonas metropolitanas que cuenten con una franquicia de distribución el gas natural es el energético prioritario para los mercados domésticos y comerciales. Esto no ha sucedido por temor al lobby oligopólico de gas LP.

4)   Desde la década de los noventa, la iniciativa privada extranjera en el sector de gas natural ha reclamado que Pemex Gas y Petroquímica Básica (PGPB) se divida en tres empresas: procesamiento (quitar los líquidos del gas asociado), ductos y marketing, con el requisito de que esta siempre compre gas bajo las mismas condiciones comerciales disponibles a terceros.

5)   El conflicto de interés creado cuando el titular de SENER ejerce las funciones de chairman de los consejos de administración de Pemex y de CFE. ¿Eres el promotor de la gestión pública en materia de energía (amén de la inversión privada), o eres promotor de una empresa del estado? Tiene que ser solo una de dos cosas.

6)   El dejar en limbo el papel de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) en relación con la administración del tratado sobre campos trasnacionales no es buen augurio. En vez de utilizar el tratado como un martillo para romper las formas tradicionales de pensar, la SENER lo utiliza como blindaje para proteger esas prácticas.

7)   Sobre los “órganos desconcentrados” muchos han opinado (y coincido con ellos) que beneficiaría a la nación si la CRE y la CNH contaran con independencia presupuestaria. Basta recordar cuando en enero de 2001 el gobierno foxista forzó a la CRE suspender su sistema de precios netback a favor del notorio esquema “4 x3”; y en 2005, en un congreso en Boca del Río para conmemorar el décimo aniversario de la CRE, Dionisio Pérez-Jácome, el Comisionado Presidente, lamentó que en los últimos años se había recortando el personal y presupuesto de la CRE.

8)   La marca P.M.I.Comercio Internacional, S.A. de C.V se ha sido dañanda desde 2010, y se entiende que casi la mitad de sus traders, los especialistas responsables de la comercialización y logística de productos petrolíferos, han dejado de realizar sus labores en PMI y ahora son empleados de empresas internacionales como Shell,Chevron, Valero, Statoil y Glencore, entre otras. Esta deserciónempezó en mayo de 2010 como efecto colateral de las sanciones que impuso la Secretaría de la Función Pública (SFP) en contra de Karen Miyasaki, la exsubdirectora comercial de Destilados Intermedios de Petróleos Mexicanos por supuestos actos de corrupción.  La situación laboral en PMI empeoró en octubre de 2011 cuando la misma autoridad decidió—totalmente en contra de los intereses de Pemex y sobre todo de la nación—destituir a Rocío Cárdenas, la directora general y algunos de sus colaboradores cercanos. Ante todas estas irregularidades (por parte de las autoridades), la SENER guardó un silencio monacal.

9)   Al parecer, cada vez que se le ocurre a alguien de Pemex alguna actividad internacional, piensa en crear otra empresa offshore con “PMI” en sus estatutos. En diciembre de 2011 vio la luz PMI Field Management Resources, SL con domicilio legal en Madrid. Bien. Pero, con cada empresa que utilice la marca PMI se diluye la reputación de la casa matriz. Sería mejor (y así lo comenté al Secretario Jordy Herrera en San Antonio el 15 de noviembre de este año en un congreso conmemorativo del vigésimo aniversario del TLCAN) que las empresas que obedecen a intereses ajenos a los de PMI Comercio Internacional contaran con su propio nombre (PMX por ejemplo). 

Ideas

Los candidatos para ser postulados como Secretario de Energía deberían plantear:

Encantado por la oferta. Primero, me permito hacer una aclaración: soy patriota en materia de energía; pienso que hemos perdido el camino que debemos de seguir. Al ser nombrado titular de la SENER, voy a abogar por un nuevo patriotismo energético.

Mi visión es que Pemex sea una empresa que pueda asociarse en consorcios internacionales que operan tanto en aguas mexicanas como en aguas norteamericanas y cubanas. Quiero que haya un mercado secundario en el sector eléctrico. Quiero que PMI recupere la fama de profesionalismo que antes tenía. Quiero que haya price hubspara gas natural y también de petrolíferos en el interior del país, para que no sea necesaria recurrir a los precios de referencia en EUA.

Quiero que encontremos coyunturas para que los precios provengan desde abajo, y no como hoy, desde arriba, administrados por el gobierno.

Las autoridades municipales deben respetar la voluntad del Estado con relación al otorgamiento de permisos para ampliar la red de distribución de gas natural.

Quiero un marco de energía que propicie el espíritu empresarial desde abajo, y no solo desde arriba, como es el caso de hoy. Nuestros vecinos del norte dicen que lograron implementar la tecnologías para shale gas y petróleo en tan poco tiempo porque los yacimientos están en tierras de particulares. De lo contrario, todavía estarían esperando el permiso de autoridades federales para la perforación del primer pozo. Seguramente, hay una lección para nosotros en esta historia.

Sobre todo, quiero cambiar, poco a poco, la Narrativa Nacional de Energía. Que no seamos ni víctimas ni vencedores sino un país con empresas del estado lideradas por funcionarios y reguladores que saben aprovechar las innovaciones en la gestión pública alrededor del globo. Una empresa petrolera que sabe negociar y colaborar en asociaciones conjuntas nacionales e internacionales dentro y afuera del país. Un diseño para el sector eléctrico que pueda responder a señales de precio provenientes nuestros usuarios.

 

“¿Qué le parece, señor presidente electo?  ¿Comparte usted mi cosmovisión?