Diario de un viru: martes. | Letras Libres
artículo no publicado

Diario de un viru: martes.

Las armas mexicanas se han cubierto de gloria: las baterías antiaéreas “Santa Catarina” de Coyoacán con sus radares que coadyuvan localizando un viru volando y de inmediato le disparan un kilo de pólvora per viru fácil se echaron ayer unos treinta cabrones virus menos.

El senador del PRI del PRD del PT Ricardo Monreal declaró: “Esperamos que no se esté generando una campaña de miedo con intereses oscuros” (luego mutó y fue transportado por un individuo al PVEM).

Por su parte, la diputada Yeidckol (o Mister Hyde) expresó: “Existe temor de que el gobierno esté manipulando la magnitud real del brote epidémico con fines electorales y para desviar la atención de la crisis económica y de la intención de militarizar el país… Es posible temer que se esté sobredimensionando el problema real del brote de influenza para sacar ventajas en la próxima contienda electoral”.

La página web “Planeta AMLO” declara: “Espero equivocarme, pero hasta la OMS está metida en este asunto. La crisis financiera global está generando descontento en todo el mundo y para distraer a la población son capaces de generar una pandemia que ponga en estado de sitio a todo el planeta. Debemos estar muy atentos a las medidas adicionales ‘necesarias’ que implementará el gobierno federal. Tenemos que estar informados de todo lo que acontece, porque el estado fallido tomará medidas represivas contra las protestas que se tienen planeadas realizar a partir del 1 de mayo: Atenco, Cananea, Oaxaca, profesores, transportistas, antorchistas, etc. etc.”

Escribe el editorialista mesías: “hubo un abordamiento tardío, tal vez criminalmente tardío, del caso de la influenza porcina”, dicho lo cual mutó en Enrique Rambal y proclamó que del gobierno “ha de ser el reino de los ciegos”.

Esperemos que no. Existe temor. Es posible temer. Espero equivocarme. Etc etc etc etc etc etc y una masa compacta de etc.

Escuchado al pasar:

El gobierno del usurpador senfrascó en una guerra pediátrica con cifras alarmistas porque quiere instalar el fascismo a toda costa de las libertades de uno.

Ya sabemos que ni hay pidemia ni nada. El estado está fallido y está sobredimensionado. La pidemia es un negocio de Calderón, Martita y Álvaruribe, que compraron acciones para vendernos bien caro lo que es el tapabocas y los medicamentos retrovisores.

Es un científico gringo al servicio de los peores intereses que inventó el viru y lo aventó a México coadyuvando con los legionarios de Cristo pero ya al mismo tiempo inventó la vacuna y sestá sperando que se mueran bastantes para salir con que aquí la tenemos lleve su vacuna y ganarse el premio nobel.

Y luego se viene el un temblor con bastante abordamiento esperemos que no organizado por Fernández de Cevallos que coadyuva al pánico, y en la tarde cruza la ciudad una ráfaga de 120 km/h que es posible temer que es un hecho que fue organizada por los Bribiesca que tira unos árboles.

Me dice L., inquieta: “Bueno, si Dios ya se decidió a hablar lo menos que puede hacer es decidir su lenguaje”.