Democracia para realistas | Letras Libres
artículo no publicado

Democracia para realistas

Josep Pla, sobre la idea de la política de Maquiavelo:

La vida y la historia no tienen ninguna clase de significado. No son más que una lucha de formas en la que vence, siempre y necesariamente, el más fuerte. El mundo no tiene objeto ni finalidad. Todos los hombres son iguales en todas las épocas. La marcha de la Humanidad a través de la Historia se manifiesta principalmente en torbellinos de lucha alrededor del Poder Público, que muchos desean y que pocos consiguen –los robustos, los fuertes–. El hombre sólo tiene pasiones e intereses, y el gobierno del Estado no es más que el de los intereses y pasiones individuales. Familia, Municipio, Principado, Estado son solamente formas vacías en cuyo interior las fuerzas agrestes de los individuos se dan libre curso. La Historia antigua (comentarios a las Décadas de Tito Livio) es tan igual a la moderna que basta reproducir de ella los éxitos y evitar los fracasos para tener siempre razón sobre todo y sobre todo el mundo. 'El príncipe', catálogo de su ciencia política, es un repertorio de máximas para dominar todos los acontecimientos y alcanzar todos los objetivos, manejando, engañando, sujetando, matando a los individuos. Considera los hechos en su limitación solitaria y como productos de la habilidad y la ineptitud de un hombre. La moral está ausente. El Pueblo no piensa, porque el Príncipe piensa por todo el mundo cuando piensa para sí: el gobierno es una relación entre una conciencia egoísta y lúcida y la inconsecuencia universal.

- Ramón González Férriz