Décimo rastreo | Letras Libres
artículo no publicado

Décimo rastreo

Necesito poner muy a menudo

Largamente ante mí sin distraerme

Eso que inauguraba cada día mi día

En aquel tiempo en que aún estaba

Limpia mi edad entera

Aquel deslumbramiento emocionado

De ver cada mañana al salir de mi casa

Que había para mí un mundo

Esperándome afuera

Que había para mí un aire

Abierto todo como un claro pecho

A los olores los sonidos los destellos

Que circulaban por su seno

A la espera de mí

Como también a los sensuales soplos

Que corrían afuera esperando a mi piel

Y ver que había para mí un tiempo

Airosamente ante mis días desplegado

Donde ir buscándole su lecho propio

A cada íntima parcela

     de tierra prometida de mi vida

 

Y eso dentro de mí que tanto necesita

No distraerse de su fiel memoria

Es eso mismo que aún espera

Entrar cada mañana

En un mundo en un aire en una luz

Que me esperan afuera como siempre

Y que no tienen como siempre otro destino

Que inaugurar mi día

Preparar mi llegada día a día

Vigilar día a día

Que vuelva a despertar y a prometerme

 

Eso que ya no le da al tiempo

Ningún nombre de tierra prometida

Pero que sigue abriéndose a su cauce

Huracán o caricia alud o escamoteo

Pues aunque ahora sé

Que han de quedar cerradas para siempre

Las puertas que no abrí

Sé a la vez sin embargo

Que sigo estando hecho para un mundo

Que sigue estando hecho para mí

Un mundo en que lo más extraño

Me sigue siendo familiar

Lleno de cosas para ser tomadas

O para ser miradas o para ser pensadas

Lleno de persuasivos animales

Rotunda cada especie en su ser natural

Un mundo pleno y mío del que nunca

Me sentiré como el cursi manchado

Ni al igual que el angélico me sentiré evadido

 

Y es esto lo que explica que necesite tanto

Tener siempre ante mí sin distraerme

Eso que en el comienzo abrió mis ojos

Despertó para el mundo al que dormía

Eso que me sumió en las aguas del tiempo

Para allí alzarme hasta el bautismo

Bajo aquel primer chorro deslumbrante de tiempo

 

Eso que ha de seguir estando siempre aquí

Si es que estoy aquí yo

Eso que en aquel tiempo

Me entregaba a mí mismo al entregarme al mundo

Y que sigue mostrándome que seré leal siempre

Al vértigo primero de mis rendiciones

Y que esa lealtad es todo lo que soy. ~

  • Apenas el 29 de abril de 2011 le hice una larga entrevista a Tomás Segovia, la primera de las que se están grabando para la historia documental de la literatura mexicana que prepara Clío TV. La sesión duró más de tres horas y en ella Tomás se prodigó en recuerdos y en teoría, en poesía y en prosa, en política y en utopía.