Corrección política, otra vez | Letras Libres
artículo no publicado

Corrección política, otra vez

1.

Suceden un par de cosas –ambas relacionadas con el mundo editorial– y provocan cierto escándalo. Hasta ahí.

2.

Este es un asunto de corrección política. No de licencias artísticas, jerarquías culturales o censura: esa es otra discusión, sin duda urgente y sin duda mucho más amplia. Lo que por el momento me llama la atención son las reacciones que dos publicaciones controvertidas provocan.

3.

La primera ya fue tratada en este espacio: la decisión de sanitizar el lenguaje en una nueva edición de Huckleberry Finn para ayudar a que el libro regrese a las listas de lecturas en las escuelas estadounidenses. La otra son las páginas que le dedica la edición francesa de diciembre de la revista Vogue al maquillaje y la edad. Titulado Quel maquillage à quel âge?, el desplegado editorial está ilustrado con fotografías de niñas de seis años aparentando ser modelos. Fotos como esta:

4.

Más que a mi percepción, apelo al algoritmo de Google, esa calca de nuestras más inmediatas y digitalizadas reacciones ante los sucesos del mundo, para tener una idea del impacto de estos dos hechos.

5.

6.

7.

8.

9. Ahora bien, no pretendo obviar que el lugar de la moda en la jerarquía cultural está a debate; que las mujeres y las niñas son hipersexualizadas y vueltas objeto con impune facilidad; que el mundo de la moda es explotador y rapaz; que la corrección política se impone. Aun así me llama la atención que una serie de imágenes aparecida en una publicación main stream que roza temas como el mal gusto, la explotación infantil, el arte escándalo, el conservadurismo, la moda como arte, la moda como cultura, la cultura de la celebridad... es decir, digna de muchos minutos de reflexión y crítica por parte de los opinadores que han dedicado muchos minutos a desentrañar el tema N-word/Huck Finn y sus ramificaciones, haya recibido la cobertura que recibe. Solo eso.

- Pablo Duarte