Un cortometraje de Spike Jonze | Letras Libres
artículo no publicado

Un cortometraje de Spike Jonze

Siempre he dudado de la capacidad de Spike Jonze para conmover. Sus cintas –como las de Wes Anderson- me parecen confecciones visuales y estilísticas, repletas de trucos narrativos y gimmicks, más elaborados juegos metafísicos que joyas narrativas. Being John Malkovich luce, no sólo por su irresistible premisa, sino por el mundo que crea Jonze de la mano del guionista Charlie Kaufman: el extraño universo de los titiriteros, la vida vista desde los ojos del otro y, más memorable aún, una oficina que está entre dos pisos. Sin embargo, sus trucos me comenzaron a cansar desde Adaptation. Where the Wild Things Are, por más adorada que sea por el público hipster, me pareció un viaje banal y difuso hacía los demonios de la niñez. Sorprende, entonces, que su mejor película –la primera que verdaderamente mezcla su genio visual con algo verdaderamente emotivo- sea un cortometraje.

I´m Here cuenta la historia de Sheldon, una computadora andante (literalmente: el tipo tiene un procesador por cráneo) que obviamente vive en automático. Esto es hasta que conoce a Anne, que como dicta la tradición hollywoodense es todo lo que Sheldon no se atreve a ser. Si bien la inserción de la mujer como pivote redentor es ya un estereotipo del cine norteamericano, Jonze logra darle la vuelta al cliché, creando un conflicto sutil y resonante, y una historia que –a pesar del agotadísimo uso de canciones indie- conmueve. Tras un accidente en un concierto, Anne pierde un brazo. Sin dudarlo ni un segundo, Sheldon desenchufa el suyo y se lo entrega. Un par de secuencias después, Anne pierde una pierna. ¿Volverá a sacrificarse Sheldon por ella?, ¿Hasta dónde se mutilará en aras de la mujer que lo ha salvado?

Creando un universo fantástico y a la vez similar al nuestro, Jonze teje una fábula teñida de melancolía. Habrá quien se queje de que Sheldon y Anne podrían ser copias de esos otros dos robots –enamorados y memorables- llamados Wall-E y Eve, pero, coincidencias aparte, I´m Here es igual o más conmovedora que su homóloga de Pixar. Una simple historia de amor presentada por un director que, se veía desde hace tiempo, estaba buscando un corazón. En la historia de Sheldon, otro hombre de hojalata, Jonze lo ha logrado con creces.

-Daniel Krauze