Spider-Man animado (parte III) | Letras Libres
artículo no publicado

Spider-Man animado (parte III)

La última parte de un largo texto sobre el paso del más famoso superhéroe por la pantalla chica. 

Justo como Ultimate Spider-Man, serie animada en curso del héroe creado por Stan Lee y Steve Ditko en 1962, las primeras caricaturas del arácnido se desarrollaron con episodios sin relación entre sí, algo conocido como el formato stand alone: cada emisión no necesitaba recordar lo sucedido anteriormente pues las historias concluían en un capítulo. La animación de 1967 y las dos posteriores realizadas en los ochenta fueron precursoras del modelo con el que la actual caricatura se presenta. Aun así, entre admiradores del personaje causó molestias desechar el desarrollo de tramas a lo largo de temporadas o más de un capítulo (de acuerdo con el supervisor de producción del show, esta decisión atraería audiencias más jóvenes) quizá porque esto ya se había instaurado en todas las adaptaciones a partir de los noventa, añadiendo desde entonces un tono serio en las historias que Ultimate cambió por un desenfado “infantil”.

Spider-Man de 1994 instaló con éxito este modelo de arcos narrativos amplios, dejando de lado personajes externos al universo del héroe —como hiciera Spider-Man and His Amazing Friends en 1981— y aprovechando la serialización para trasladar lo mejor posible historias del cómic. La primera aparición de Venom en la TV, por ejemplo, utilizó tres episodios: “The Alien Costume Part I”, “Part II” y “Part III”. En la última escena de la tercera parte, una imagen sobrepuesta en la luna nos hace suponer que Venom podría regresar, como sucede en otro arco que involucra el nacimiento de Carnage.

El uso “consciente” de las temporadas se revela también en los nombres que les dieron. A partir de la segunda cada una tiene un título y cada episodio se nombra como un capítulo de esa temporada. Aunque la quinta y última, “The Secret Wars” (adaptación de uno de los crossovers más famosos de los cómics), enlaza genialmente todos sus episodios hasta alcanzar el último de la serie, también revela que pensar en temporadas por adelantado puede dejar tramas inconclusas si la cancelación es inesperada: nunca se supo, por ejemplo, qué paso con Mary Jane, pues una sexta entrega abordaría “su rescate del limbo”. (Paréntesis para hacer notar que Ultimate Spide-Man, ya víctima de la serialización, también dio un título a su nueva temporada: “Web Warriors”).

Aunque es recordada como “la mejor” adaptación, el show noventero también sufrió por la censura y la mala calidad de sus animaciones, dando uso al reciclaje. Para ilustrar, Spider-Man lanzó tres golpes en toda la serie y solo fue atacado por rayos láser, lanzado contra paredes o pilares. Otras peleas consistían en forcejeos con los brazos sin mayor creatividad en su ejecución. El combate en "Carnage" de Iron Man, Spider-Man y Venom es estandarte de su pobre realización.

La escena —que comienza cerca del minuto 16— es muestra de ese festival de lásers y lanzamientos sin intención alguna de lastimar a alguien. Nótense también las incoherencias como personajes tomando su tiempo para platicar a media batalla o enemigos interrumpiéndose para no dañar a los héroes (Iron Man deja de pelear con Baron Mordo, a quien suponemos derrotado, pero segundos después lo vemos escapar corriendo ¡ileso!). ¿Nos hace comprar la noción de un gran combate? Sirve comparar una escena de Batman: The Animated Series, transmitida de 1992 a 1995. La pelea entre Batman y Ra's Al Ghul en "The Demon's Quest: Part 2" da muestra del uso “lógico” en el que la acción sucede, de los actos (Ra's castiga la distracción de Batman en pleno duelo), el contexto de la batalla, de la orquestación y tomas de cámara para crear suspenso.

https://www.youtube.com/watch?v=9f1b51ntEy0

Spider-Man Unlimitedy Spider-Man: The New Animated Series (2003), ya casi olvidadas, utilizarían las historias por temporada con menos éxito. Ambas tuvieron apenas una temporada de 13 capítulos. Unlimited, una secuela espiritual a la del 94, narra las aventuras del Hombre Araña en la “Contra Tierra”, lugar al que llega en busca de Venom y Carnage, pero termina participando en una guerra civil entre humanos y seres llamados Bestials. Aunque a pocos les interesó, el show tuvo detalles notables como su argumento totalmente original o la referencia constante al estilo del cómic en su animación. Solo Ultimate, Unlimited y el último episodio de Spidey 94 remarcaron que el personaje proviene de historietas (Spectacular Spider-Man tuvo guiños sutiles al cómic, pero nunca hizo mención directa de él). Además, Unlimited tiene la mejor secuencia de títulos de todas las adaptaciones animadas del arácnido.

The New Animated Series fue, por su parte, una continuación a la película del 2002 aunque nunca lo advierte al nuevo espectador. El programa expone la narración transmedia y algunos de sus problemas: Harry menciona más de una vez que Spider-Man mató a su padre pero nunca lo entenderá quien se salte el largometraje de Raimi, Mary Jane habla del beso y “de la vez que Spidey la salvó” sin dar referencias aunque esto es base de sus encuentros. La serie recurrió a la técnica cel shading para animarse, por lo que Spidey mostró ágiles y veloces movimientos como nunca antes lo había hecho en la TV.

https://www.youtube.com/watch?v=WIkH3V3wUiM

Como con Unlimited, su problema fue la distancia que tomó del material original. Electro, Lizard, Kraven y Kingpin fueron los únicos enemigos conocidos y no bastaron para evitar la cancelación. Bajo la producción de Brian Michael Bendis (también metido en Ultimate), se lograron tonos oscuros en algunos episodios, ambientados con música trance/techno, como la histeria de Max Dillon maltratado en la escuela hasta la locura o Spider-Man poseído a punto de ejecutar a Kraven. The New Animated Series no llegó más allá del cliffhanger que esperó le salvara.

*   *   *   *

Si habríamos de reconocer solo uno, el mejor argumento para desdeñar Ultimate se llama Spectacular Spider-Man, la serie cancelada para darle paso. 

De apenas 26 capítulos que corrieron del 2008 al 2009, en dos temporadas, la caricatura a cargo de Greg Weisman (Gargoyles, Young Justice) convenció a críticos y fans con sus secuencias de acción, su historia propiamente llevada hasta el clímax de sus últimos capítulos y acaso el mejor balance del personaje entre el material de cómic (Ultimate Spider-Man) y nuevas ideas.

Peter Parker, contrario a las anteriores series, es un joven universitario preocupado por sus estudios, hacer dinero, cuidar de su tía y de sus relaciones mientras cumple con la gran responsabilidad de ser Spider-Man. Desde el piloto, la serie logra establecer al personaje con sus dilemas que serán el trasfondo en todos los capítulos. Lo que lleva a Peter a buscar empleo en el Bugle desde el principio es lo mismo que lo hace aceptar una oferta de Tombstone cuando es dominado por su traje negro muchos episodios adelante. Spectacular fue en televisión lo que Peter Sanderson, historiador y crítico de cómics, escribió de la historieta de Stan Lee/Steve Ditko:

“La mayoría de los superhéroes no tienen problemas más complejos o relevantes para la vida de los lectores que detener al villano del mes… Parker tiene muchas más serias preocupaciones: estar en paz con la muerte de un ser amado, enamorarse por primera vez y esforzarse por hacer su vida mientras padece una crisis de conciencia.”

¿Era mejor que Ultimate? Era en su total forma diferente. Mírese en ambos programas la lucha contra los Sinister Six, grupo de enemigos formado por villanos recurrentes en las series:

https://www.youtube.com/watch?v=j8kJTFYOk3A

https://www.youtube.com/watch?v=XLXyoIcKRzA

Lo que el Spider-Man de Spectacular —controlado por el simbionte— resuelve con el estudio de sus enemigos, explotando sus debilidades individuales, el de Ultimate lo soluciona con una facilidad del guion: sus compañeros solo necesitan cambiar de rival para derrotarlos. Mientras Ultimate no se complica en su elaboración de movimientos, Spectacular hace lujo de la coreografía, del aprovechamiento del espacio, de las características de los personajes. Contemos también el tiempo dedicado a resolver el conflicto; en Ultimate bastan menos de tres minutos del programa para derrotar a seis enemigos de Spidey sin complicaciones, en Spectacular poco más de cinco para una escena que los justifica.

Este tipo de peleas fue el lujo de la serie de Weisman. Los enemigos ameritaban un método para ser derrotados. Como con Kraven:

https://www.youtube.com/watch?v=zc1NCHuoJus

o con Venom, batalla que sucede al tiempo que Gwen Stacy debe ser rescatada, de tensión creciente:

https://www.youtube.com/watch?v=mSIBbkpX2F8

y también contra Tombstone, en la que todo efecto de sonido y diálogo desaparece (pasando el minuto tres) para quedar solo la ópera y la golpiza que se pospuso toda la serie. 

Pero no solo en sus escenas, sino en la composición de algunos capítulos de la segunda temporada el show explotaría las posibilidades de la fórmula episódica en la serialización. Capítulos como “Subtext” y "Growing Pains" recurrieron a la obra de Shakespeare para moldear su estructura narrativa y enriquecer la trama de sus personajes. En "Growing Pains", en el que Spider-Man derrota al hijo de J. Jonah Jameson luego de perder el control, la escuela de Peter comienza a montar “A Midsummer Night's Dream” y con este motivo, las audiciones de personajes como Harry, Gwen y Mary Jane sirven para introducir escenas del episodio. Una primera línea de Macbeth (By the pricking of my thumbs, / Something wicked this way comes) inicia el capítulo: en total se usan ocho citas de seis diferentes obras del poeta inglés (Henry IV, Macbeth, Othello, Richard III, Hamlet y Measure for Measure) antes de cada escena.

“Subtext” retoma la obra y utiliza los ensayos para reforzar el capítulo. Al practicar sus escenas de Midsummer Night's, ni Liz ni Mary Jane convencen a su director pues no parecen sentir las palabras que leen. Al final del episodio, luego de sufrir una pérdida, volvemos a los ensayos ahora dolorosos. Como acá se muestra, Weisman no es extraño a Shakespeare en sus animaciones, y en Spectacular dio un uso interesante para la construcción de la trama:

http://www.youtube.com/watch?v=EHfCanrDWtM

De la serie recordaremos que terminó injustamente: Marvel recuperó lo derechos del personaje y no siguió con el show para hacer el suyo propio. Por algo el jefe de televisión de la compañía, Jeph Loeb, ha dicho repetidas veces que Ultimate Spider-Man es la primera serie animada del personaje realizada por Marvel.

Una vez repasados programas anteriores, descubrimos esta última adaptación como un show que retoma y desecha ideas utilizadas desde que el personaje apareció animado con pobreza en 1967: ahí están los episodios independientes, la utilización de otros héroes del universo Marvel, el sutil de desarrollo de tramas a lo largo de sus temporadas. Podremos decir que Spider-Man alcanzó su magnum opus en la televisión con Spectacular, pero no podemos descartar sorpresas en Ultimate, o en sus próximas caricaturas que seguramente vendrán un día.

Héroes como el Hombre Araña son comercial y artísticamente inmortales, están sujetos a las reinvenciones y a las adaptaciones sin fin en distintos medios. Algunas de estas versiones serán terribles, otras serán celebradas injustamente u olvidadas con razón. Con esto en mente, lo sensato es apreciar a cualquier serie de televisión por lo que es, no por lo que exigimos que sea y recordar que no existe obra mala sin algo rescatable. Quizás nunca tendremos la adaptación perfecta de Spider-Man.