La libertad de expresión y los videojuegos | Letras Libres
artículo no publicado

La libertad de expresión y los videojuegos

¿Por qué es importante que se haya rechazado la ley que proponía restringir la venta de videojuegos a menores de edad en California?

Recientemente fue rechazada por la Suprema Corte de Justicia en Estados Unidos una ley que había sido aprobada en el estado de California durante 2005 con la que la entidad, en ese entonces representada por Arnold Schwarzenegger, buscaba prohibir la venta de videojuegos violentos a menores con medidas sumamente drásticas: además de una verificación de identificación incluían multas de más de mil dólares a quien fuera sorprendido vendiendo dichos títulos a jóvenes. Una injusticia, no porque esté de acuerdo en que niños jueguen Grand Theft Auto IV, Duke Nukem Forever o Shadows of the Damned, sino porque al igual que quienes hace seis años apelaron la decisión de la corte –empresas dedicadas al software de entretenimiento– creo que los videojuegos son un medio que merece libertad de expresión. Tomar medidas impositivas para evitar que un videojuego llegue a cierto público es similar a que se prohibiera que los jóvenes escucharan rock, como sucedió hace 60 años, o a que se censurara cierto libro por su contenido, como Fahrenheit 451.

La votación en la corte contra la ley fue contundente: siete a favor y dos en contra. Los argumentos principales con los que fue rechazada en el caso Brown vs. Electronic Merchants Association, dijo uno de los jueces, fue que "contemplaron que al igual que los libros, obras y películas, los videojuegos comunican ideas mediante mecanismos literarios conocidos y otras características distintivas del medio. Y los principios básicos de libertad de expresión no varían por tratarse de un medio de comunicación diferente". En otros seis estados de Estados Unidos hay procesos similares en las cortes, pero teniendo el precedente de California probablemente tengan un desenlace similar.

Si la corte votó tomando como referencia los mismos parámetros aplicables para obras de arte, ¿por qué no empezar a considerar a los videojuegos como una expresión potencialmente artística? Elementos de su diseño lo son por separado, como la música, la pintura y escultura. .El ensamblaje de los niveles en tercera dimensión inclusive requiere de arquitectos. ¿Por qué no habría de ser considerado artístico algo que reúne oficios que sí entran dentro de ese rubro?

Por lo pronto, lo importante es que el comprador continúe teniendo el poder de elegir. Y, a sabiendas de que existe una clasificación, pueda escoger entre Super Mario Galaxy o God of War al igual que puede escoger entre leer El Principito o Cien años de soledad.