David Fincher y el escandaloso desnudo | Letras Libres
artículo no publicado

David Fincher y el escandaloso desnudo

Analizamos la controversia alrededor del primer póster promocional de The girl with the dragon tattoo, de David Fincher, en el que la protagonista, Rooney Mara, aparece desnuda frente a Daniel Craig.

Hace un par de semanas, en múltiples blogs en línea, se dispersó como virus el video ”pirata” que, supuestamente, un aficionado grabó en una proyección privada del primer avance de la nueva película de David Fincher: The Girl With The Dragon Tattoo. Los representantes de Columbia Pictures sacaron un comunicado en el que condenaban las acciones de la persona que filtró las primeras imágenes de la película. El video –no oficial– tenía una excelente calidad de sonido y la imagen estaba mejor grabada de lo que podríamos esperar con un video clandestino.

 

Una semana después se desató una nueva controversia alrededor de la película. El primer póster promocional que sale en las marquesinas muestra el pecho desnudo de la protagonista Rooney Mara. Está sujetada por la espalda por Daniel Craig, el otro protagonista de la historia.

 

Dos sucesos controversiales en menos de veinte días pueden sugerir la posibilidad de que no se trate de una coincidencia. El director de la película, David Fincher, comenzó su carrera como director de comerciales y videos musicales de importantes artistas. Sabe perfectamente lo que vende y lo que llama la atención. Un cuerpo desnudo para el mercado norteamericano es tan escandaloso que puede acaparar todos los noticieros y titulares de todos los programas, como sucedió con el nipplegate de Janet Jackson durante el espectáculo de medio tiempo en un Super Bowl. En estos casos siempre surge la duda: ¿por qué los desnudos provocan tanta molestía en grupos como la MPAA (Motion Picture Association of America) y la violencia no? Al parecer es más aceptado ver el cuerpo mutilado de una mujer que verla sin ropa.

 

La táctica promocional no es nueva. La imagen que usaron para el póster nos remite a los promocionales que usó otro de los más grandes mercadólogos y directores del cine: Stanley Kubrick. Su última película,Eyes Wide Shut, fue estrenada en el verano de 1999, y se convirtió en uno de sus más grandes éxitos en taquilla ganando cerca de doscientos millones de dólares a nivel mundial. Esto se debió en gran medida a que casi un año antes de su estreno comenzó una campaña promocional que capturó la curiosidad de muchas personas, mostrando a Nicole Kidman completamente desnuda frente a un espejo bailando al ritmo de la canción Baby Did A Bad, Bad Thing de Chris Isaak.  El trailer de la película mostraba la secuencia sin cortes ni cuadros borrosos que taparan el pecho de la actriz.

 

Los anuncios generaron tal controversia que el director, antes de morir, tuvo que aprobar que en la secuencia de la orgía en la película fueran tapados de forma digital los cuerpos desnudos de mujeres y hombres. Todo esto –aunado a la presencia de Cruise y Kidman en los papeles protagónicos- despertó un mayor interés por parte del publico. La táctica funcionó: solamente en Estados Unidos la película generó cincuenta y cinco millones de dólares, muy por encima de lo que hicieron sus anteriores películas: Full Metal Jacket y The Shining.

 

El título original de The Girl With The Dragon Tattoo es Män som hatar kvinnor– (Hombres que odian a la mujer). Los promocionales con la actriz desnuda pueden ser un arma de doble filo contra la cinta. Sin duda despertarán el interés del público por ir a ver la película que a primera vista aparentaba ser un thriller como muchos otros. También puede generar controversia en cuanto a la violencia y maltrato de la mujer. Las novelas originales del autor Stieg Larsson hablan acerca de este punto y se puede confundir con que la película recaiga en una explotación física sólo para generar entradas. Lo que, paradójicamente, también puede resultar en un mejor resultado en taquilla.

 

Existe una película sueca que es la primera adaptación de la misma novela. Fue filmada en 2009 y tuvo mucho éxito con la crítica y con el público. La película es una adaptación muy fiel de la novela original y uno de los mejores thrillers en el cine de los últimos años. Cuando se anunció el remake norteamericano mucho se comentó sobre lo innecesario que era volver a filmar la película. Claramente el director y el estudio están buscando maneras de distinguir la nueva versión y posiblemente lanzar una franquicia exitosa. David Fincher poco a poco ha logrado atraer la atención de muchos espectadores que quieren ver lo que la publicidad llama: The feel bad movie of Christmas. Un excelente cineasta actuando como un brillante mercadólogo.

 

http://www.youtube.com/watch?v=6yUwXwrR35U