Ciegos ante el desastre. | Letras Libres
artículo no publicado

Ciegos ante el desastre.

El caso de las crisis financieras.

Conversación con André Orléan

El asunto de las subprimes irrumpe luego de una serie de crisis financieras en la década de 1990 y al comenzar el año 2000 –crisis inmobiliaria en Japón, burbuja de internet, crisis asiática–, y pone en evidencia el lugar en adelante central de la banca en la economía mundial. La paradoja de una crisis semejante reside en que surge de manera inesperada, como una sorpresa, aunque en retrospectiva parece posible situarla dentro de la continuidad de fenómenos precedentes y dentro de una lectura de conjunto de la evolución del capitalismo. Además, los mecanismos de la crisis responden a una descripción que no tiene nada de inédito. ¿Cómo puede una crisis ser inesperada y al mismo tiempo obedecer a fenómenos que se repiten?

Lo que constituye el corazón de esta paradoja es la incapacidad enigmática de los mercados financieros para aprender la lección de una historia saturada de arrebatos especulativos con consecuencias desastrosas. Al predominar la euforia financiera, la idea de que el aumento de los precios podría no ser infinito parece una hipótesis lejana, poco probable y, por estas razones, incapaz de provocar las reacciones de prudencia necesarias. El surgimiento de la crisis es recibido cada vez con el mismo asombro.

Para calificar esta patología, ciertos analistas anteponen una memoria financiera insuficiente; otros hablan más crudamente de una “ceguera ante el desastre”. En todos los casos, se advierte la paradoja de una crisis que aparece ex post como previsible y potencialmente evitable, ¡pese a que al mismo tiempo nunca se consigue ex ante ni preverla ni evitarla! Desde luego, ya que la crisis ha llegado, no faltan declaraciones del tipo “esto no volverá a ocurrirnos” pero, años más tarde, todo vuelve a empezar de manera idéntica, demostrando así la ineficacia de esas resoluciones bienintencionadas. ¿Cómo es esto posible? ¿Por qué esta memoria débil y esta ceguera? ¿Cómo es que lo que podría ser previsto no lo es jamás? Y ello en un mundo, el de la banca, en el que reinan los cálculos matemáticos más complejos, considerados por numerosos observadores como la expresión de la racionalidad más elevada.

[...]

- Marc-Olivier Padis

[Para leer la entrevista completa, de click aquí]

© Esprit

Traducción de María Lebedev