Chesterton, ruega por nosotros | Letras Libres
artículo no publicado

Chesterton, ruega por nosotros

Se cumple año de que Peter Doyle, el obispo de Northampton, diera luz verde para que se llevaran a cabo las investigaciones que permitirán abrir la causa de canonización de G.K Chesterton.

A principios de agosto de 2013,  Dale Ahlquist, presidente de la Chesterton American Society, recibió a los participantes de su XXXII Conferencia anual con una buena nueva: Peter Doyle, el obispo de Northampton, Inglaterra, había dado luz verde para que se llevaran a cabo las investigaciones que permitirán abrir la causa de canonización de Gilbert Keith Chesterton.

Uno de las primeras y más serias propuestas para darle credibilidad y viabilidad a la canonización de este prolífico escritor inglés, convertido al catolicismo en 1922, fue el maratón de un día de conferencias[1] que se efectuó en Oxford en julio de 2009, donde participó un importante grupo de sacerdotes y académicos, quienes se refirieron a Chesterton como defensor fidei (como lo llamó el Papa Pío XII al enterarse de su muerte), santo laico, profeta social y virtuoso de nuestro tiempo.  

En una entrevista por correo electrónico, Dale Ahlquist me cuenta que estas conferencias formaron parte de un esfuerzo que él y dos chestertonianos ingleses habían comenzado en 2002, cuando se reunieron por primera vez con el reverendo Kevin McDonald, el antecesor de Peter Doyle, para hablar del legado de "nuestro Quinbus Flestrin, el hombre-montaña", como lo llamara Bernard Shaw.[2]

Pero, como "nada en la iglesia católica sucede rápido", Ahlquist señala que tuvieron que pasar 12 años y una serie de acontecimientos como la beatificación del cardenal John Henry Newman y la evidencia de una devoción cada vez más creciente en el mundo hacia Chesterton, para que el obispo Doyle se decidiera a nombrar al canon John Udris como responsable de las investigaciones preliminares.

El 29 de marzo de este año, en la Chesterton American Society, Udris dijo que esperaba concluir la investigación en un año. De lograrlo, me explica Ahlquist, los resultados tendrán que ser aprobados, en primera instancia, por el obispo Doyle y después por el resto de los obispos ingleses, quienes de manera conjunta deberán hacer una recomendación oficial al Vaticano para que se abra la causa de canonización. 

Aunque Ahlquist no lo menciona en nuestros correos, tienen en el Papa a un aliado chestertoniano invaluable. Jorge Mario Bergoglio, días antes de ser nombrado Papa, y siendo todavía cardenal presbítero de San Roberto Belarmino, aprobó esta oración privada para la canonización de Chesterton: 

 

Dios nuestro Padre,

Tú que has colmado la vida de tu siervo Gilbert Keith Chesterton con ese sentido del asombro y el gozo, y le diste esa fe que fue el fundamento de su incesante trabajo, esa esperanza que nacía de su perdurable gratitud por el don de la vida humana, y esa caridad para con todos los hombres, particularmente sus oponentes;

haz que su inocencia y su risa, su constancia en combatir por la fe cristiana en un mundo descreído, su devoción de toda la vida por la Santísima Virgen María y su amor por todos los hombres, especialmente por los pobres, concedan alegría a aquellos que se hallan sin esperanza, convicción y calidez a los creyentes tibios y el conocimiento de Dios a aquellos que no tienen fe.

Te rogamos otorgar los favores que te pedimos por su intercesión, [y especialmente por …] de manera que su santidad pueda ser reconocida por todos y la Iglesia pueda proclamarlo Beato.

Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor.

Amén.

 

El padre Urdis, me dice Ahlquist a manera de despedida, está ansioso de escuchar todos los testimonios que puedan evidenciar la influencia de Chesterton en la fe de las personas o su intercesión milagrosa.

Asumo que la versatilidad que reflejó G.K Chesterton en sus textos es la misma con la que, desde donde esté, operará milagros. Así que siéntanse libres de encomendarse a él para la resolución de un crimen enigmático, conversiones de fe, conjurar la compañía de los "bebedores de agua" o para que un editor ocioso no les cargue el texto de erratas.

 

Sus testimonios son esperados y bien recibidos:

Vía postal:  St. Mary’s College, Chester Road, Sutton, Coldfield, B73 5AA, UK.

Vía mail: chesterton@oscott.org

 

 



[1]Las ponencias pueden leerse en este libro.

[2]“Chesterton es nuestro Quinbus Flestrin, el hombre-montaña, un querubín gigantesco y redondo, que además de ser indignamente grande de cuerpo y mente, cuando lo miramos parece ampliarse ante nuestra vista en todas las direcciones”. Bernard Shaw