Bolas de nieve | Letras Libres
artículo no publicado

Bolas de nieve

Un rescate más de la inagotable hemeroteca de la revista Vuelta. En esta ocasión, relanzamos el reto que, en el número 98 de dicha publicación, propuso Ulalume González de León a los lectores en general y a sus siempre dispuestos colegas. A continuación, las reglas del juego tal y como se publicaron entonces y, más adelante, tres ejemplos de célebres resoluciones: uno a cargo de Jaime García Terrés, otro realizado por el compositor Mario Lavista y uno más de Aurelio Asiain.

Por supuesto, invitamos a los lectores de este blog a contribuir, en la sección de comentarios, con sus propias respuestas, a este reto formal y formalista.

– La redacción

La vida aleve

Desdeñando la “literatura aleatoria”, el Oulipo –Ouvroir de Littérature Potentielle– se ha dedicado desde 1960 a explorar la literatura formal del pasado, en busca de realizaciones o posibilidades latentes y a proponer nuevas formas literarias situadas, también, como ha dicho el fundador de ese taller, François Le Lionnais, “en una perspectiva SINTÁCTICA estructurElista” (no confundir con estructurAlista, añade, “término que consideramos con circunspección”. Ha estudiado así toda clase de imposiciones formales, programas o estructuras alfabéticas, consonánticas, vocálicas, silábicas, fonéticas, gráficas, prosódicas, “rímicas”, rítmicas y numéricas –una labor que está en la línea de las exploraciones emprendidas últimamente, en La vida aleve, que es más o menos visible en toda obra literaria con alguna estructura, y que puede compararse a la emprendida en el pasado y el presente en los dominios de la lógica, las matemáticas, la lingüística, la música, la genética, etc.: una “matemáGica”, podría decirse oulipianamente, que afina la percepción de tantos detalles creadores de eficacia expresiva.

El juego que hoy proponemos a nuestros colaboradores y lectores consiste en construir una frase que, desde su palabra inicial de UNA letra, crezca, aumentando una letra por línea como “bola de nieve” por una nevada cuesta abajo hasta… donde sea posible. Ha sido practicado en el Oulipo, pero es muy viejo. Los poemas en bola de nieve “ya eran conocidos en la Antigüedad. Brunet habla de ellos en su Poétique curieuse. Y Borgmann, en Language on vacation, llama “snow-balls” a las frases basadas en el mismo principio” (esta y mis anteriores citas son del libro Oulipo, la littérature potentielle, Gallimard, 1973)

Reglas: La frase debe tener sentido y una construcción que no resulte forzada pese a la supresión de palabras conectivas. Puede incluir todos los signos de puntuación. Se permite comenzarla por “y” o por “o”, cual si formara parte de un supuesto contexto, o por cualquier letra o inicial identificable (ejemplos: “Y sé que Juan tiene…”; “O me das este libro…”; “X es una rara letra…”; “K., en esa obra, busca…”). Las palabras más largas pueden ser compuestas, de uso común o especializado, pero no invenciones “poéticas” o “joyceanas”.

–Ulalume González de León

¿Y

qué

plan

traes

cuando

decides

pergeñar

complejos

argumentos

sobremanera

melancólicos

suponiéndonos

espectaculares

coprotagonistas

neoprehistóricos

desendemoniándose

semimelodramáticos,

sobreentendiéndonos

subcontinentalizados

hispanoamericanísimos

pseudohumanísticamente

extraterritorializables?

–Jaime García Terrés

Y

si

oso

sólo

poner

letras,

Ulalume,

absortas,

absueltas,

pensativas,

felinamente

ensimismadas,

distraeríanse:

despertarías

interrogándolas,

interpretándolas

descabelladamente:

desconsideraciones,

ultraautoafirmación,

extraterritorialidad:

Bedeutungserweiterung*.

– Aurelio Asiain

* Esa palabra, que significa en alemán “extensión del significado”, es además una metáfora de la aspiración propia de las frases de este género: extenderse lo más posible, con palabras cada vez más largas, pero a condición de no olvidar que el todo debe tener sentido.

–Ulalume González de León