Ayotzinapa más allá de las fronteras | Letras Libres
artículo no publicado

Ayotzinapa más allá de las fronteras

Ayotzinapa es un grito que no cesa y que se replica alrededor del mundo porque es el eco de la injusticia y la violencia que atraviesa las fronteras de Centroamérica a Canadá. 

Un solo grito: Ayotzinapa más allá de las fronteras

"Abran las fronteras", "Todos somos migrantes", "Justicia para todos", "No más racismo", "Ayotzinapa Vive", "No más guerras", "No más neoliberalismo" eran las consignas de la marcha a la que se unió el contingente para conemmorar el aniversario de Ayotzinapa y el #DíaDeLaIndignación en Nueva York. La jornada de movilización se organizó en el contexto de un Tribunal Internacional de Conciencia que hace un llamado a responder a una crisis amplia de derechos humanos en México, que va desde las violaciones de los derechos de pueblos indígenas hasta las consecuencias del Tratado de Libre Comercio. En Estados Unidos, quienes participan en estas marchas y vigilias identifican un vínculo "de Ferguson a Ayotzinapa" que tiene que ver con el abuso de poder de la policía y el encarcelamiento masivo de las poblaciones de color. Ayotzinapa se asocia también con una crisis que cruza fronteras y se refleja en la huida de miles de personas a otros países no solo para buscar una vida mejor, sino para sobrevivir. Muchos no llegan a su destino y tal vez ni siquiera se consideran como parte de esas cifras que siguen sumando a miles de muertos y desaparecidos; números que no alcanzan a describir el grado de destrucción del tejido social que ha habido en México en los últimos diez años o el dolor que queda para quienes siguen buscando a sus familiares y esperando justicia.

La marcha para conmemorar un año de Ayotzinapa en Nueva York, encabezada por el Padre Alejandro Solalinde, concluyó en el Migrant Center. Junto a las fotos de los 43 se alzaba una manta del Frente Unido de Inmigrantes Ecuatorianos con las fotos de 19 personas: "Vivos salieron y vivos los queremos". Ayotzinapa es un grito que nos cimbró, un grito que ha movilizado a millones, un grito que aún no ha logrado sacudir suficientemente a la clase política, pero que no cesa y se replica alrededor del mundo porque también es el eco de la injusticia y la violencia que atraviesa las fronteras, de Centroamérica a Canadá. 

 

Posdata: A un año de Ayotzinapa, el colectivo #YaMeCansé #PorEsoPropongo abrió nuevamente un espacio para registrar las voces ciudadanas por medio de postales durante 43 días (#43x43). Las postales se van a imprimir y formarán parte de las instalaciones que el colectivo continúa realizando en México y el mundo. La más reciente está en The New School, Nueva York esta semana. La siguiente estará en el Palacio de Correos como parte del Abierto de Diseño en el DF. Para compartir tus fotos y mensajes haz clic aquí o visita www.poresopropongo.mx.

*Fotos de la autora.