Anécdota terrosa | Letras Libres
artículo no publicado

Anécdota terrosa

Cada vez que los ciervos trapaleando

cruzaban Oklahoma

un gato de fuego se erizaba en su camino.

Dondequiera que fueran

cruzaban trapaleando,

hasta que giraban

en una súbita línea circular

hacia la derecha,

debido al gato de fuego.

O hasta que giraban

en una súbita línea circular

hacia la izquierda,

debido al gato de fuego.

Los ciervos trapaleaban.

El gato de fuego saltaba

hacia la derecha, hacia la izquierda

y se erizaba en su camino.

Luego el gato de fuego cerraba sus brillantes ojos

y dormía. ~

Versión del inglés de José Luis Rivas.