América Móvil: jugada de varias bandas | Letras Libres
artículo no publicado

América Móvil: jugada de varias bandas

La decisión de América Móvil es una consecuencia directa de la nueva legislación, incluso antes de que fuera promulgada.

El 8 de julio, justo cuando la Cámara de Diputados aprobaba en lo general la nueva Ley de Telecomunicaciones, el consorcio América Móvil anunció que pondrá a la venta parte de sus empresas en telefonía celular y alámbrica (Telcel y Telmex) hasta tener menos del 50% en el sector de telecomunicaciones. Con esas medidas las empresas del Ingeniero Carlos Slim quieren evitar las medidas en materia de preponderancia que les impuso en marzo pasado el Instituto Federal de Telecomunicaciones y que serían más severas con la nueva legislación.

Hasta ahora, América Móvil controla aproximadamente el 80% de la telefonía alámbrica y el 70% de la telefonía celular. Esa capacidad de control de los mercados en telefonía condujeron al IFETEL a declarar preponderante a dicho consorcio. Ahora, además, esas empresas deberían dejar de cobrar a otras telefónicas por la interconexión a sus redes (la llamada “tarifa cero”). Si, como anuncia ahora, vende parte de sus empresas, América Móvil dejaría de estar obligada a cumplir esa medida.

La venta de activos de las telefónicas deberá ser estudiada y aprobada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones en un proceso que durará varios meses. El transitorio 12 de la nueva Ley Federal de Telecomunicaciones prevé los procedimientos para esas desincorporaciones de activos.

De cumplirse con ese procedimiento, las empresas minoritarias en telefonía como Telefónica, Nextel, Axtel y Iusacell, tendrían que seguir pagando los costos de interconexión con la red o las redes mayoritarias. Se ha calculado que ese costo es de más de 11 mil millones de pesos anuales. La cancelación del pago por larga distancia no se altera, de tal suerte que al comenzar 2015 los usuarios no pagaremos por llamadas a otros sitios dentro del país.

La desincorporación de parte de las empresas telefónicas del Grupo Carso podría tener una consecuencia adicional, más allá de la telefonía. El discutido artículo 9 transitorio de la nueva Ley que le permitiría a Televisa incrementar su presencia en la televisión de paga dejaría de ser aplicable porque solo tiene efecto cuando hay un agente preponderante en telecomunicaciones. Con ello además, posiblemente, las empresas del Ingeniero Slim serían autorizadas para ofrecer televisión a través del cable telefónico y participar en la licitación por los nuevos canales en televisión abierta.

La de América Móvil es una decisión que reconoce las capacidades e implicaciones de las nuevas reglas y de la autoridad regulatoria que tenemos ahora. Se trata de una consecuencia directa de la nueva legislación, incluso antes de que fuera promulgada. Todavía no puede considerarse que esos ajustes en el mercado de las telecomunicaciones  impliquen cambios en beneficio de los usuarios. Todo ello depende, en buena medida, de las decisiones del IFT ante ese anuncio.

 

También, sobre las #NuevasReglasTelecom: