20 rolas, mayo 2015 | Letras Libres
artículo no publicado

20 rolas, mayo 2015

En mayo abundaron las propuestas interesantes de múltiples géneros, desde el hip-hop y el jazz, hasta la electrónica, el folk y la música con tintes afro latinos. 

A diferencia del mes anterior, que se caracterizó por un sonido rockero, en mayo abundaron las propuestas interesantes de múltiples géneros, desde el hip-hop y el jazz, hasta la electrónica, el folk y la música con tintes afro latinos. Por ello, esta lista con la que yo considero la mejor música disponible en plataformas gratuitas del mes de mayo, resulta una de las más variadas de lo que va del año.

 

1. “Texting Feist”

Giant Sand (Tucson)

A treinta años de haberse formado, el proyecto del vocalista Howe Gelb impresiona por la frescura musical al fusionar unas guitarras acústicas tipo country, melodías de rock alternativo en la guitarra eléctrica y el uso de efectos electrónicos experimentales. Al mismo tiempo el uso del delay y diversos filtros en la voz enfatizan su expresividad.

2. “Bailando con el Twanguero”

El Twanguero (Madrid)

El guitarrista español Diego García, mejor conocido como El Twanguero, ha destacado por sus mezclas de flamenco, tango y folk estadounidense. Pero en su cuarto disco experimenta con la fusión entre mambo, rockabilly y surf. El resultado es un álbum extraordinario dentro del cual destaca este tema.

3. “Final Thought”

Kamasi Washington (Los Ángeles)

Un virtuoso del saxofón, Washington ha colaborado lo mismo con grandes jazzistas como Wayne Shorter y Herbie Hancock, que con raperos consolidados como Lauryn Hill y Snoop Dogg. En esta pieza, el juego entre el teclado y la línea intensa del sax evoca a Hancock, mientras que la batería y las percusiones llevan un ritmo cadente africano.

4. “Shot Down”

Django Django (Londres)

Tras un exitoso debut en 2012 que les valió una nominación al Mercury Prize, el cuarteto regresa con un álbum del que destaca esta pieza por ser un buen balance entre una melodía vocal pop, un ritmo estándar electrónico y una serie de armonías y efectos que le dan el sello de art rock que caracteriza al grupo. Sobresale también un cambio rítmico con guiños de música disco en la segunda mitad de la pieza.

5. “Cry for You”

Hot Chip (Londres)

Fuertes exponentes del indie electrónico que cobró auge en la primera década de este siglo, Hot Chip se mantiene fiel a su estilo en su sexto álbum. Esta canción destaca por los contrastes: desde los rítmicos, que van del break beat al electro, y la voz, que pasa del estilo funk al pop, hasta el ambiente sonoro del teclado y las guitarras, que va del drum and bass al ambient y de regreso.

6. “Chips to go”

Du Blonde (Newcastle)

El debut de la cantante inglesa Beth Jeans Houghton, producido por Jim Sclavunos, baterista de Nick Cave & the Bad Seeds, dará bastante de qué hablar este año. En esta pieza destaca la intensidad de la guitarra y los cambios de la voz, que pasa del canto al grito por momentos, con una cadencia armónica que parece inspirada en la música del sur de España.

7. “Fifth Shield”

Georgia Anne Muldrow (Los Ángeles)

La voz de esta rapera radicada en Nueva York ha sido alabada por la crítica especializada de su país. En esta pieza de su undécimo álbum en diez años queda patente tanto su versatilidad rítmica como el fraseo, mismo que evoca a la mejor época de Lauryn Hill. En el ámbito instrumental, el ritmo y los sonidos lo-fi remiten al East Coast rap de la llamada vieja escuela, aquella de finales de los ochenta e inicios de los noventa.

8. “Atchafalaya”

Snarky Puppy (Brooklyn)

Rodeado de más de cuarenta músicos en sus presentaciones en vivo, el proyecto comandado por el bajista Michael League, destaca por su excelsa fusión de jazz y funk. En esta pieza esa fusión se acentúa por la combinación y alternancia de solos de teclado, guitarra eléctrica, trompeta y saxofón, además de una línea de bajo cadente y sincopada.

9. “Trunk of my Computer”

STS y RJD2 (Filadelfia)

Esta colaboración entre joven el rapero Sugar Tongue Slim (STS) y el músico electrónico ya consolidado RJD2 da como resultado una de las propuestas más interesantes del hip-hop de este año. El estilo de STS remite a bandas como A Tribe Called Quest y Jungle Brothers, tanto por el timbre agudo como por la impresionante fluidez vocal. La base instrumental, por su parte, integra elementos de electrónica en la melodía y baterías jazzeras al ritmo de hip-hop.

10. “Minimal Affection”

The Vaccines (Londres)

En el tercer disco de esta banda, alabado por la crítica como el mejor álbum del cuarteto inglés, destaca esta pieza que remite de inmediato al new wave británico de la década de 1980, al punto que pareciera haber sido compuesto en esa época.

11. “Evil Eyes”

Róisín Murphy (Arklow, Irlanda)

Aunque el acompañamiento musical dista mucho de la calidad del trabajo que hizo Murphy cuando formó parte de Moloko, que fue uno de los mejores grupos de la década de 1990, su voz mantiene la fuerza y calidad, y se luce en esta pieza electrónica de carácter sincopado.

12. “My Heart Bleeds Melody”

Emika (Berlín)

Un sonido obscuro predomina en este tema a cargo de la cantante y compositora inglesa radicada en Alemania, y quien a pesar de tener formación clásica en piano y composición, se ha metido de lleno a la creación de música electrónica, influenciada por la escena del drum and bass y dubstep de su natal Bristol.

13. “Old Hat”

Van Hunt (Atlanta)

Este multi-instrumentista estadounidense que ha sido ganador de un Grammy, y que pasó por las disqueras Capitol y Blue Note, ha tocado desde R&B y soul hasta rock. En esta pieza de su cuarto disco, que decidió lanzar de forma independiente, destaca una experimentación musical rítmica añadiendo tintes de soul en la voz.

14. “Ride Blind”

Circuit des Yeux (Chicago)

El proyecto de la cantante Haley Fohr que comenzó como una mezcla entre folk y sonidos experimentales, ha evolucionado de manera impresionante hasta llegar a creaciones como la de esta pieza. En ella,  un ritmo minimalista se une a una dulce melodía de cuarteto de cuerdas, que junto con una estridente guitarra, generan el marco armónico para una voz potente e intensa.

15. “Foolin’ Around”

Crocodiles (San Diego)

Con una línea de bajo cadente y una voz cercana al rock pop, esta pieza del álbum grabado en la ciudad de México y producido por el mexicano Martin Thulin (líder de Los Fancy Free), mantiene la esencia de noise rock característica del grupo. Destaca el trabajo del productor que les dio un sonido más cadente y digerible.

16. “Black Friday”

Faith No More (San Francisco)

Tras haberse separado por más de una década, Faith No More regresó con su primer disco en 18 años, Sol Invictus. En este canción sobresale su potencia rítmica y mantiene la intensidad de las guitarras eléctricas con un aire funk que, junto con la inconfundible voz de Mike Patton, son un sello de la banda.

17. “2 Pyramids”

Other Lives (Stillwater, Oklahoma)

En una línea de indie rock similar a la de la banda Bear in Heaven, este grupo experimenta con sonidos electrónicos y sintetizadores, creando una propuesta que sorprende por originarse en una de las regiones más alejadas del rock alternativo en Estados Unidos.

18. “I’m All Wrong”

Juan Wauters (Uruguay)

Después de migrar a Estados Unidos y trabajar en una fábrica, el uruguayo Juan Wauters comenzó a dedicarse a la música desde el 2000, dejando huella en la escena del garage rock neoyorquino. En la siguiente década inició un proyecto solista, más cercano al rock folk, y de este segundo disco rescato esta pieza con su bajo galopante, guitarras indie y una voz un tanto melancólica.

19. “Silent Movies”

Madisen Ward and the Mama Bear (Independence, Missouri)

La historia de este ensamble es peculiar: una mujer que amaba la música dejó de dedicarse a ella para criar a sus familia. Pero cuando en el menor de sus hijos, Madisen, germinó la semilla de la música, madre e hijo formaron un dueto que sorprende por su fusión de blues, rock y folk, así como por la singular voz de los intérpretes.

20. “Railroad Spikes”

Graham Parker & The Rumour (Londres)

Activo en la música desde la década de 1960, Parker es una leyenda subterránea del rock inglés, y en este disco mantiene un sonido que remite a la década de los setenta, con una pieza del más puro rock and roll. Destacan los solos de piano y algunos sonidos de la guitarra, que fungen como los únicos guiños hacia el siglo XXI.

 

Aquí pueden escucharse las 20 canciones en Spotify.