20 rolas, abril 2016 | Letras Libres
artículo no publicado

20 rolas, abril 2016

En esta ocasión hay propuestas del norte de África, Haití, México y Japón, por lo que  la pluralidad de ritmos y géneros es muy enriquecedora.

Este mes la lista se nutre de una gran diversidad geográfica. En esta ocasión hay propuestas muy interesantes del norte de África, Haití, México y Japón, por lo que  la pluralidad de ritmos y géneros es muy enriquecedora.

Entre tantos lanzamientos del mes de abril, está el nuevo disco de mi banda. Para no caer en flagrante conflicto de interés, no aparecerá en esta lista, ni en futuras entregas.

1. “I am Chemistry”

Yeasayer (Brooklyn)

Con ritmos electrónicos secuenciados, una serie de coros estilo ochentero, una voz de indie rock, instrumentos acústicos y efectos sonoros psicodélicos que evocan al down tempo de los años noventa, esta pieza resulta una singular amalgama de géneros, llena de contrastes melódicos, rítmicos y tímbricos. Entre el dream pop y el rock electro-indie de su cuarto álbum, la banda se posiciona como una de las más sólidas de la escena subterránea neoyorquina.

2. “Capsized”

Andrew Bird (Chicago)

En este, su décimo álbum, el veterano violinista ha sido influenciado por su mudanza a Los Ángeles, donde conviven elementos de rock alternativo, folk, soul, psicodelia y otros géneros. Esta pieza destaca por la forma en que interpreta el soul, dándole un carácter de rock alternativo con el sonido combinado de guitarras (distorsionadas y sin distorsión), eléctricas y acústicas, así como súbitas melodías distorsionadas del violín.

3. “Sin temor al qué dirán”

Troker (Guadalajara)

Como parte de un proyecto de música para cine mudo, el célebre y prestigioso sexteto tapatío de jazz fusión presenta un disco creado a partir de su musicalización de la película silenteEl Automóvil Gris (1919). Al ahondar en sus exploraciones sonoras, la producción tiene piezas de primera que, como esta, se sostienen por sí mismas sin necesidad de recurrir a la película.

4. “Ricky Ticky Tocky”

Kid Congo & the Pink Monkey Birds (Los Ángeles)

Este es el proyecto solista del guitarrista Kid Congo Powers, quien ha colaborado desde la década de 1980 con músicos como The Cramps y Nick Cave & the Bad Seeds.Esta pieza es un ejemplo de rock alternativo con tintes de funk e interesantes contrastes rítmicos.

5. “Peze Kafé”

Lakou Mizik (Puerto Príncipe)

Este colectivo multigeneracional de nueve músicos surgió a raíz del catastrófico sismo de 2010 en Haití. Retomando todo tipo de tradiciones musicales locales, el disco, y, en particular, la versión de esta pieza tradicional es un reflejo del cruce de tradiciones –africanas, europeas e indígenas– que se da en la música de esta isla caribeña.

6. “Used to Be My Girl”

The Last Shadow Puppets (Sheffield/Liverpool)

Siguiendo la línea musical de su álbum debut, este segundo disco del “súper grupo” británico –que incluye a Alex Turner de Arctic Monkeys y Miles Kane de The Rascals– no presenta grandes novedades dentro de su sonido, pero es lo suficientemente único y bien interpretado como para merecer un lugar en esta lista. Rock alternativo contemporáneo de primera.

7. “Ain’t Gonna Give it Up”

Charles Bradley (Nueva York)

En voz de un gran intérprete el soul suena sobresaliente; pero para Bradley el género cobra otra dimensión. Tras una turbulenta vida (vivió en la pobreza neoyorquina de los años sesenta, llegó a ver en vivo a James Brown en el Teatro Apollo del Harlem en 1962, después huyó de su casa y vivió en las calles y vagones del metro durante su adolescencia, para después viajar de aventón por todo el país), este cantante saltó a la fama a sus sesenta y tantos años –en 2010–, tras ser descubierto por un productor en un bar de Nueva York. Esta pieza, de su tercer álbum ,es aparentemente convencional, pero sus efectos electrónicos discretos, además de la voz, la hacen singular.

8. “Keep On Moving”

The Hygrades (Enugu, Nigeria)

Como parte de una serie de joyas musicales nigerianas de los años setenta que rescata el álbum Wake Up You! The Rise and Fall of Nigerian Rock Vol. 1 (1971-1977), esta pieza muestra cómo llegaba el sonido Motown y el funk de James Brown al continente africano y la forma en que era reinventado por los rockeros locales en el periodo posterior a la guerra civil.

9. “How Do You Know”

Peter Wolf (Nueva York)

Wolf es uno de esos músicos legendarios que se han mantenido gran parte de su carrera, desde los años sesenta, más cerca del underground que del mainstream, aunque quizás esto cambie tras lanzar su primer disco con la disquera Concord. A sus setenta años, en esta pieza se demuestra que Wolf es una auténtica joya del rock and roll.

10. “Yambu”

Santana (San Francisco)

Este disco es un viaje a la década de 1960. Fue un gran acierto que el guitarrista mexicano se reuniera con casi todos los integrantes de su banda original, aquella que enloqueciera Woodstock en el 69. Con el guitarrista y su percusionista, Michael Carabello, embonan a la perfección, amarrados como dos viejos conocidos músicos. El sonido es clásico, pero con la fidelidad que otorga la tecnología de punta en grabación.

11. “Dust”

Parquet Courts (Brooklyn)

Esta prolífica banda de tejanos radicados en Nueva York –cinco álbumes en tres años– no deja de sorprenderme por su calidad y originalidad, combinando elementos del sonido sucio del lo-fi con punk y rock duro al estilo Queens of the Stone Age. Con esta canción y su nuevo disco se consolidan como una de las propuestas más sólidas del panorama alternativo estadounidense.

12. “La Trampa”

Fumaça Preta (Brighton)

Un baterista y productor portugués-venezolano (Alex Figueiras) junto con dos músicos ingleses (Stuart Carter y James Porch) y un cantante brasileño (Joel Stones), conformaron en 2011 esta banda sui géneris de garage rock con tintes de surf, punk y ritmos de batucada brasileña. Esta pieza, del segundo álbum del grupo, es una buena probada de ese universo sonoro.

13. “Constellations”

Black Mountain (Vancouver)

Nutriendo su sonido principalmente del rock pesado y progresivo de la década de 1970, esta banda canadiense con más de diez años de experiencia, presenta un nuevo disco en el que destaca el ritmo en los acordes de la guitarra que generan cierta tensión en el escucha, mientras que las melodías en los sintetizadores llevan a la calma.

14. “Iwaranagh (We Must)”

Bombino (Agadez, Níger)

Bombino ya es leyenda entre los músicos Tuareg (nómadas del Sahara), especialmente después de que grabara en 2006 una versión de “Hey Negrita” junto con Keith Richards y Charlie Watts. El nuevo trabajo de este músico no presenta novedades dentro del llamado “blues del desierto”, pero sí lo interpreta de manera excelsa y es, junto con el grupo Tinariwen, pilar de este género.

15. “Mr. Beat”

King Gizzard & the Lizard Wizard (Melbourne)

Formada en 2011, esta banda australiana domina un sonido que remite al rock de los años setenta: aquél que integraba tintes de blues, funk, y psicodelia. A medio camino entre la irreverencia de Frank Zappa y el teclado con influencia Ray Manzarek (The Doors), esta pieza es original dentro de un género más que explorado.

16. “Laberinto”

Capo (Ciudad de México)

Tras seis años de silencio discográfico, esta banda independiente regresa con un disco fuertemente inspirado en el rock mexicano de fines de los ochenta. Esta pieza destaca por su ritmo rocanrolero con tintes de reggae, y la voz del cantante David Vargas, que por momentos evoca los mejores tiempos de Saúl Hernández, por el modo menor armónico, por el timbre y por la intención melancólica que imprime a su estilo.

17. “What Will Be, Will Be”

Hiromi (Shizuoka, Japón/ Boston)

Pianista desde los seis años, Hiromi migró a finales de los noventa a Estados Unidos con una beca para estudiar en el prestigiado Berklee College of Music, donde tocó junto a leyendas del piano como Oscar Peterson y Chick Corea. Con múltiples discos a cuestas, y siendo una de las intérpretes más reconocidas del jazz, solo resta darle “escuchar” a esta pieza y disfrutar su virtuosismo.

18. “The World”

Dinner (Copenhague)

Con una voz peculiar, de aquellas que puede fascinar a unos y crispar a otros (especialmente por su fraseo), el debut solista del cantante danés Anders Rhedin presenta una canción que destaca por una veloz línea polirrítmica en la percusión –con tintes de drum and bass– que contrasta con el ritmo más pausado del bajo. Las melodías se mantienen en el fondo, para destacar la voz.

19. “I See in the Dark”

Woods (Brooklyn)

La voz aguda en contraste con una línea constante y muy presente del bajo, los efectos electrónicos que dan sensación de ruido sonoro, aunados a las melodías clásicas en la guitarra y el teclado que dan un aire de rock progresivo, hacen que esta canción destaque.

20. “Disintegration Anxiety”

Explosions in the Sky (Austin)

Ya consolidados como uno de los principales exponentes del indie rock instrumental, tras cinco años de dedicarse a  componer e interpretar la banda sonora de diversas películas, Explosions in the Sky está de regreso. Es interesante cómo integran el tipo de composición de los soundtracks –la creación de atmósferas sonoras, que te ubican en un espacio físico–, con el sonido más duro y rasposo que caracterizaba sus primeros dos álbumes.

 

Aquí pueden escucharse las 20 canciones en Spotify.

 

 

 

 

 


Tags: