Félix andando sobre las aguas | Letras Libres
artículo no publicado
Ilustración: Daniel Gascón

Félix andando sobre las aguas

Nota 1 – La profecía de la empresa Cábala IA, que combina la cábala tradicional con inteligencia artificial, predice que Félix Romeo caminará sobre las aguas del pantano de Lechago (Teruel) en agosto de 2021.

Nota 2 – Ha usado frases al azar de la revista El Pairón remezcladas por algoritmo manual.

Nota 3 – El desenlace va en una carta a la Biblioteca Sumergida de Lechago.

–¿Quién es usted?

–Soy usted, o sea un enviado de usted.

–Entonces podemos tutearnos.

–Usted me ha enviado desde el futuro para darle cierta información.

–¿Y eso?

–Lo primero, ha de saber que el tiempo no existe.

–¿No dice que viene del futuro?

–En ese futuro no existe el tiempo. Aquí aún queda un poco.

–Vale. Qué más.

–Visto desde allí el tiempo es una construcción social, en sentido amplio.

–No lo pillo.

–Es lógico. Debe creer lo que le digo.

–¿Puedes probar que eres yo?

–No. Por lo visto usted, en el futuro, no ha pensado en facilitarme alguna prueba de que me envía.

–Entonces sí que eres yo. En la desidia me reconozco. ¿Y qué más me dice mi yo del futuro?

–Debe admitir o creer que el entrelazamiento es una propiedad básica y gratuita del universo.

–Eso ya lo creía antes.

–En todo caso se lo confirmo. ¿Entiende lo que significa?

–No.

–En ese futuro, que va a llegar enseguida, usted crea el mundo. Cada cual crea su mundo y decide cómo funciona.

–Será carísimo.

–Al revés, es más económico. Se ha comprobado que la interacción, que tampoco era tanta, imponía muchas fricciones.

–A mí me lo vas a decir.

–Se creaban universos aparentemente compartidos, espacios comunes, pero en gran parte eran ilusorios.

–Estás hablando de ahora mismo.

–Sí.

–Y en esos mundos individuales que me anuncias, ¿no es posible relacionarse con los demás, no hay un espacio común?

–Es posible, pero nadie lo hace.

–¿Y eso?

–No lo sé. Quizá cada cual está explorando su mundo.

–Imagino que poder crear el mundo y manejarlo debe ser muy adictivo, ¿no?

–Imagino que sí.

–Pero tú no tienes ni idea de nada.

–Solo sé lo que usted me ha dicho.

–Eres un profeta de mí.

–Algo así.

–Entonces, tú no has experimentado ese mundo...

–Soy un eco suyo, ya se lo he dicho.

–¿Y por qué querría yo advertirme de ese futuro?

–Al principio el mundo individual parece el mismo que se acaba de abandonar…

–¿El mismo que este?

–Sí. Es difícil darse cuenta de que el sistema ha cambiado porque en apariencia todo sigue igual...…

–Pero es que no lo anuncian...

–Sí, pero mucha gente no hace caso, no se entera o no se lo cree.

–Insisto: ¿por qué querría yo advertirme de ese futuro?

–No me lo ha dicho...

–Bah.

–Pero creo que tiene que ver con la profecía sobre Félix.

–¿Cómo?

–Usted puede hacer que su amigo camine sobre las aguas.

–¡Ah!

–Recuerde: cada cual crea su mundo.

–Ya, ya.

–Pero si no lo sabe usted seguirá funcionando como antes...… como ahora.

–¿Y si alguien ya pensaba desde siempre que creaba su mundo?

–Ni idea. Supongo que le será más fácil adaptarse.

–A mí todo eso me parece de lo más normal...… excepto tú.

–Debe saber también que esta capacidad no es omnipotente del todo.

–Ya...

–El mundo heredado conserva cierta inercia. En caso contrario no podría funcionar. Si se aplicara el nuevo sistema de golpe, se desharía.

–Vale, vale.

–Pero esa inercia se puede vencer si se sabe lo que le estoy contando.

–O sea, puedo sugerir que Félix camine sobre las aguas pero también puede fallar.

–Hay que probarlo.

–¿Y mi yo del futuro lo ha intentado?

–No lo sé.

–Sí que lo sabes, canalla. Dime qué ha pasado.

–No puedo hacer spoiler, podría condicionarle.

–Mientes. Dime la verdad. ¿Por qué te he enviado?

–Ya se lo he dicho.

–¿Desde ese mundo se puede cambiar el pasado?

–Cada cual crea el mundo y puede diseñar un pasado a su gusto, pero no se puede alterar el pasado real.

–Hala, pues ya puedes volver a informar-me. ¿Qué tal lo he hecho, he aprobado?

–No lo sé.

–Eres un avatar superbásico, no sabes nada.

–Tiene alguna pregunta más...

–¿No se siente mucha soledad en esos mundos individuales?

–Ya le digo que los seres y las cosas del mundo anterior conservan cierta inercia, y esa persistencia les da empaque y algo de autonomía.

–Se puede interactuar con ellos...

–Claro, si no se sabe que se ha producido el cambio, o no se acepta, ni se nota.

–¿Y qué hace la gente?

–Hay personas que crean universos alucinantes. Otras, para verificar su poder o por divertirse, lo destruyen todo.

–¿Se puede?

–Sí, pero se reinicia enseguida.

–¿Y qué hago yo?

–Solo sé que me ha enviado a informarle a usted.

–¿Y por qué dice que en ese mundo no hay tiempo?

–Cada cual crea la realidad a su paso...… y se desvanece: solo dura una milmillonésima de segundo, para entendernos: una rodaja finísima del antiguo tiempo. Esos universos son efímeros, lindan con la nada.

–Eso sí que es spoiler.

–No es muy diferente a su experiencia de ahora. Siempre que el cerebro u otro dispositivo pueda grabar esa rodaja y empalmarlas todas…

–¡Ah, ahí está Félix!, ¿lo ves?

–¡¡¡Amiguitos!!!

–¡¡¡Félix!!!

–Se me están mojando las chancletas, a ver si dejo el macuto en la orilla y podemos bañarnos.

–¿Qué tal?

–Bien, como siempre. ¿Y este quién es?

–El típico espía del futuro.

–Ya me parecía un poco holograma, jaja. ¡Amiguitos, traigo libros inéditos recién impresos! ¡Algunos están aún sin escribir! Hoy va a ser un gran día. ¿Hay bocatas?

–Bueno, si no quiere nada más, yo me voy.

–Amiguito, qué espía más cutre, te vas a perder lo mejor.

–Por allí vienen las barcas con el cofre.

–Hay tormenta, esto no me gusta... yo me vuelvo al futuro...

–No te vayas.

–¿Por qué no? Aquí ya no hago nada.

–Aquí puedes tener una vida de verdad, ya conoces a Félix. Si regresas desaparecerás.

–¡Qué vendaval, amiguitos! ¡Llévame el macuto! ¡Estamos volando, yujuu!

Las barcas zozobran, se bambolea el cofre, ruge el huracán. Tañen las campanas en Santo Domingo: dulong, dulong, dulong. El enviado teme que se acaba el mundo pero Félix se acerca a la zodiac y cesa la tempestad.

–¡Amiguitos, no pasa nada!

La comitiva aplaude aliviada, sale el arcoíris y se despide el avatar.

–Me voy, hasta siempre.

–Espera, tengo una duda...… ¿yo estoy haciendo que Félix camine sobre las aguas?

–El sistema nuevo no funciona todavía, que yo sepa.

–O sea, ¿todo esto es natural?

–Ni idea. ~