Distopía peninsular. Preparados para lo peor | Letras Libres
artículo no publicado
Ilustración: Daniel Bolívar

Distopía peninsular. Preparados para lo peor

En el exterior lo llaman Secarralandia para burlarse, pero su verdadero nombre es Zona Interior Seca y su acrónimo es ZIS. Es el anillo interno de la península ibérica y está separado del resto de territorio por un alto muro circular coronado con alambre de púas electrificado. El muro circular de separación lo construyó recientemente el gobierno de la Zona Exterior Húmeda del Norte en coalición con el antiguo Portugal y todas las zonas costeras del sur y el este. ZIS ya no es una región ni una comunidad autónoma: aunque nunca pidió la independencia, en 2040 el resto de zonas limítrofes decidieron por unanimidad que se había convertido en un nuevo país. ZIS está formada por Extremadura, Castilla-La Mancha, fragmentos de Castilla y León, zonas interiores de Andalucía y la antigua provincia de Teruel. Sus ríos de escaso caudal se secaron hace décadas; sus pantanos vacíos se emplean hoy como vertederos. La capital de ZIS sigue siendo Madrid, aunque su silueta tras la devastación es muy distinta a la de principios del siglo XXI. De ella no es posible ver postales en los kioscos, pues para fabricarlas se necesita pulpa de papel y los árboles han dejado de crecer en sus paisajes.

ZIS está prácticamente despoblada: la mayoría de sus habitantes huyeron a zonas del litoral donde el agua del mar se potabiliza gracias a tecnología punta importada de Arabia Saudí. Los pocos lugareños que quedan, todos ellos ancianos, tratan de saltar el muro para huir de la sed, pero los que alcanzan la parte más alta mueren achicharrados en la corona de espinas de la cumbre.


Tags: