Orwell y Unidas Podemos | Letras Libres
artículo no publicado
"El objetivo de este medio no es perseguir la noticia, sino al periodista”.
Por Daniel Gascón

Orwell y Unidas Podemos

Orwell dedicó lo mejor de su obra a combatir lo que representa "La última hora!", el medio digital de Podemos: el partidismo, la calumnia, la teoría de la conspiración, la mentira y la manipulación del lenguaje al servicio de los intereses de partido.

Esta semana, con motivo del día del periodista, Dina Bousselham, directora de La Última hora!, un medio vinculado a Podemos, tuiteaba una frase atribuida (al parecer, falsamente) a George Orwell para conmemorar el día de los periodistas: “En una época de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario”. Probablemente, el escritor habría apreciado la ironía del asunto, y el juego de falsificaciones. No se trata solo de que, como escribió Orwell, “ver lo que tenemos delante de la nariz requiere una lucha constante”. Citada por Bousselham, la frase significa lo contrario de lo que supuestamente dice.

Orwell dedicó lo mejor de su obra a combatir lo que representa La última hora!: el partidismo, la calumnia, la teoría de la conspiración, la mentira y la manipulación del lenguaje al servicio de los intereses de partido, la combinación de estulticia y matonismo. Un poco a la manera del capitalismo que convierte la retórica contracultural en producto comercial, un aspirante a Gran Hermano aludía al autor de 1984.

Siempre ha habido medios próximos a partidos. A veces, con una posición ideológica cercana, mantienen cierta distancia e incluyen críticas, porque consideran que el debate puede ayudar, que puede haber visiones distintas en una corriente. Otras veces son serviles: por conveniencia, porque el fin justifica los medios, porque el sectarismo es invisible a los propios ojos. También hay publicaciones vinculadas estructuralmente a organizaciones políticas. Y medios siniestros de extrema derecha. La última hora! suma otro elemento de toxicidad.

El vínculo es directo. Ministros y dirigentes políticos de UP alientan a suscribirse al medio y comparten sus contenidos. Uno de sus objetivos principales es atacar a periodistas críticos con la formación. No persiguen la noticia; persiguen al periodista. Un medio unido a un partido en el gobierno señala a enemigos: entre ellos Teodoro León Gross, Joaquín Manso, Edu Galán o José María Olmo. Personas con cargos políticos como Pablo Echenique jalean esos ataques.

Una de las funciones del periodismo es vigilar al poder. Hay tensiones y críticas recíprocas. El poder tiene la tentación de restringir o modificar lo que se dice sobre él. Lo que caracteriza a los populistas es que lo hacen sin vergüenza: lo hemos visto con Vox y con Podemos. Uno de los objetivos es hacer pensar que todos son iguales, que toda crítica es una conspiración, que no hay hechos sino interpretaciones. Eso justifica mi mal comportamiento; también permite a los otros relajar sus estándares: es una forma de extender la corrupción. Ese era el gran tema de Orwell.