Entrevista a Duncan McDonnell: "El año que viene Salvini será primer ministro de Italia" | Letras Libres
artículo no publicado

Entrevista a Duncan McDonnell: "El año que viene Salvini será primer ministro de Italia"

El politólogo, coautor junto a Annika Werner de "International Populism. The Radical Right in the European Parliament", explica cómo el populismo de derecha radical coopera y forma alianzas a nivel europeo.

Tras el análisis de posiciones políticas, datos de votación y entrevistas realizadas durante tres años con altos funcionarios de catorce partidos populistas de derecha radical, Populismo internacional es el primer estudio importante que explica la cooperación y alianzas entre estos partidos en el Parlamento Europeo. Duncan McDonnell y Annika Werner analizan las tendencias hacia la formación de un único grupo dentro del parlamento y su batalla transnacional para “rehacer Europa”.

Después de las elecciones europeas de junio de este año, los partidos populistas de derecha radical obtuvieron un número sustancial de escaños, pero no alcanzaron un tercio de todos los eurodiputados, el objetivo que se habían propuesto. ¿Se ha fortalecido el populismo de derecha radical después de las elecciones europeas de mayo?

Vemos que en estos partidos hay más eurodiputados, y al mismo tiempo hay más partidos nuevos, eso es un hecho. Antes de 2014, los demócratas de Suecia no estaban en el Parlamento Europeo. Y el partido de extrema derecha alemán AfD o el español Vox también ha entrado en la Eurocámara hace poco. Además, algunos de los partidos populistas de derecha establecidos han aumentado su tamaño, por ejemplo, el Rassemblement national de Le Pen o la Lega de Salvini. Lo que explicamos en nuestro libro es que dentro del Parlamento Europeo estos partidos, incluso cuando están en el mismo grupo, tienden a mostrar menor coherencia grupal que otros grupos como el Partido Popular Europeo o el Partido de los Socialistas Europeos. Sin embargo esto puede cambiar si logran un mayor peso e incrementan el poder de su voto. En términos de su influencia a nivel europeo, creo que se han dado cuenta de que las políticas europeas también son importantes a nivel nacional, y algunas de sus políticas clave, como la de migración, se perciben más como un problema europeo que como un problema nacional. Por lo tanto, tiene sentido que luchen contra algunas políticas clave a nivel europeo, y sigan apoyándose en este tipo de batallas transnacionales para “rehacer Europa” o "salvar a Europa".

En la actualidad, los partidos de extrema derecha se dividen en tres grupos dentro del Parlamento Europeo (con alguna excepción): European Conservatives and Reformists (ECR), Europe of Freedom and Direct Democracy (EFDD), and Europe of Nations and Freedom (ENF, conocida desde junio de 2019 como Identity and Democracy). En el libro cuentan que no hay grandes diferencias políticas entre los tres grupos. Casi todos estos partidos son anti-inmigración y fuertemente euroescépticos, pero para algunos la mayor línea roja es la posición respecto a Rusia.

Ya hemos visto un acercamiento entre estos grupos. En 2019, ya vemos que partidos como el Partido Popular Danés, el Finns Party y Alternativa por Alemania se establecen junto al partido de Salvini y al de Le Pen, que son dos partidos clave en este grupo, Identidad y democracia, lanzado en junio de 2019. En este grupo, este año nos vamos acercando hacia una mayor integración de los partidos de extrema derecha. Pero, por supuesto, todavía hay partidos que son reticentes. Cuando hablé con un alto cargo del partido polaco Ley y Justicia, encontré que lo que frenaba un acercamiento con los extremistas de Le Pen, los austriacos e italianos, era la posición de esos partidos hacia Rusia y Vladimir Putin. Si usted es un nacionalista polaco mejor no se una a la fiesta de los amigos de Rusia, porque saldrá mal parado a nivel nacional. Lo mismo ocurre con los demócratas de Suecia; Rusia fue sin duda un problema y de nuevo aquí creemos que lo que impide que los demócratas de Suecia se unan al grupo ID no son las políticas. La gente dentro de este partido me dijo muy claramente que los medios suecos los liquidarían si se unen a este grupo y ahora es muy importante para ellos mejorar su imagen en Suecia porque quieren formar una coalición con el partido de centro-derecha; quieren ser parte del gobierno en el futuro y están convencidos de que si se sientan con Le Pen, Salvini y los austriacos, eso dañará su imagen. Por lo tanto, la imagen pública es otro factor que podría evitar que otros partidos se unan a este grupo. También Vox en España tiene que lidiar con este problema de reputación.

En el libro demuestra con datos que Identity and Democracy es un grupo “ideológicamente homogéneo“, donde los partidos tienen políticas ampliamente compatibles en temas como integración europea o migración, además de posiciones sociales y económicas similares, y cada vez más este grupo tiende a agrupar a los populistas de extrema derecha que se sienten orgullosos de serlo, los denominados populistas orgullosos, quienes además comparten no solo los mismos objetivos a nivel nacional, sino también europeo. ¿Por qué cambiaron su nombre en junio y cuál sería su estrategia bajo esta nueva marca?

Creo que estas siglas significan muy poco para los partidos de extrema derecha, porque los votantes a nivel nacional ni siquiera los conocen; no es como el EPP, por ejemplo, que tiene una especie de reconocimiento de marca. Creo que otra razón por la que cambiaron su nombre es porque están llegando nuevos partidos, como el Finns Party, el Partido Popular Danés y la AfD alemana. Creo que querían señalar a estos nuevos partidos que este es un grupo diferente que el que le precedió, el ENF, pero en realidad no es un grupo nuevo, es básicamente el viejo grupo de Europa de las naciones y las libertades con algunas nuevas integraciones. También puede verse como un ejercicio de marca: la ENF fue en gran medida la creación de Le Pen y Wilders y luego la Lega y los austriacos son otros dos partidos potentes; ahora quieren mostrar una nueva imagen más integradora que aglutine a nuevos partidos. Pero en realidad, si nos fijamos en sus miembros, este grupo es el antiguo ENF más un par de nuevos partidos. Es un cambio cosmético.

Salvini, junto con Le Pen y quizás Wilders están identificados en su libro como fuerzas impulsoras del populismo internacional. ¿Puede contarnos más sobre cuál es el papel del liderazgo en el populismo transnacional?

Esa es una pregunta importante, porque una de las ironías sobre la creación de un gran grupo de extrema derecha es que formar un gran partido a nivel europeo siempre fue el sueño de Jean-Marie Le Pen, pero para que este grupo existiera, Jean-Marie Le Pen no podría ser parte de él, debido a que es una figura tóxica y partidos como la Lega y Wilders tenían miedo de que se les asociara con esta marca. Es solo cuando Marie Le Pen reemplaza a su padre y le expulsa del partido cuando este grupo puede formarse. El cambio de liderazgo fue crucial. Salvini, en el momento en que se hace cargo de la Lega, en diciembre de 2013, se posiciona como parte de la derecha radical europea, y esto es un reflejo de nuevos líderes que son orgullosamente populistas de extrema derecha y se reúnen públicamente, para mostrar ante la prensa su marca de grupo. Lo hemos visto tras las elecciones en España: Le Pen, Wilders y Salvini han felicitado a Santiago Abascal por su ascenso fulgurante tras obtener 52 diputados. Y otro tema es la estructura interna de los propios partidos: por ejemplo el hecho de que Wilders tenga tanto poder sobre su partido hizo que fuera posible unirse al grupo de Le Pen, con algunos parlamentarios de su partido en contra. Es un hecho que bajo este modelo de liderazgo los líderes populistas generalmente tienen el control del partido y pueden tomar decisiones muy rápidamente.

Dice que para estos partidos populistas de extrema derecha es más plausible "rehacer Europa a su imagen en lugar de buscar la salida". ¿Están blindadas nuestras instituciones para detener esta nueva versión de una Europa iliberal o cree que las instituciones europeas deben crear un mecanismo más efectivo para las sanciones directas en los casos en que un país emprenda reformas contrarias a las normas comunitarias como en el caso de Hungría o Polonia, por ejemplo?

Esa es una cuestión realmente difícil para el Parlamento Europeo. Para ser miembro de la UE, deben aceptarse algunos criterios: democracia liberal y respeto a la ley, medios libres, jueces independientes, etc. El problema es qué hacer cuando un país entra respetando todas estas condiciones, como lo hicieron Polonia y Hungría, pero luego cambia hacia un modelo de democracia iliberal. No creo que la UE haya encontrado la solución. En el año 2000, el Partido Popular Austriaco de centroderecha gobernó por primera vez junto al Partido de la Libertad como compañero de coalición y esto supuso un gran escándalo. En ese momento, los otros 14 países de la UE introdujeron sanciones a Austria durante nueve meses, pero no tuvieron efecto, por lo que creo que desde entonces la UE tiene miedo de imponer sanciones a los países miembros. También tienen el problema de que no saben cuándo deben actuar: fueron bastante duros con Polonia, pero muy poco con Hungría y hubo momentos en que el gobierno italiano apoyaba políticas contra el espíritu de la democracia liberal y la UE no pudo hacer nada al respecto. Creo que este problema tiene solución y que el próximo año Salvini será elegido primer ministro en Italia y esto creará nuevos problemas.

El Partido de la Libertad austriaco y la Lega en Italia formaron parte de coaliciones de gobierno durante la anterior legislatura europea 2014-2019, pero esto no ha durado mucho. El intento de Salvini de consolidar el poder se derrumbó cuando sus socios de coalición acordaron formar un gobierno con los demócratas de centro izquierda. La coalición de Austria entre conservadores y el partido de extrema derecha Freedom Party fracasó cuando Heinz-Christian Strache, líder de la ultraderecha austriaca, fue grabado ofreciendo contratos a una magnate rusa a cambio de financiación ilícita. Después de esto, el centro derecha del conservador Kurz ha alcanzado un 37,2% de los votos en las elecciones anticipadas, casi seis puntos más que hace dos años, y su exsocio de extrema derecha se ha hundido 10 puntos. ¿Podría la marea volverse contra ambos partidos?

No, realmente no lo creo. En el caso del Freedom Party de Austria, este fue un incidente peculiar que ha supuesto el fin de la carrera política de Drake, pero el Freedom Party volverá. Ya tuvieron que lidiar con problemas más importantes en el pasado, como he comentado antes. En el caso de Italia, he estado siguiendo a la Lega durante más de una década y estoy convencido de que volverá el próximo año a gobernar y será el partido líder de una coalición de gobierno de derechas. Creo que Salvini, al derribar este gobierno, hizo probablemente un movimiento estratégico: ahora, situado durante unos meses en la oposición, puede reconstruir la alianza de centro-derecha con Forza Italia. Las recientes elecciones regionales de Umbría han supuesto una nueva victoria para Salvini. Lo que la Lega está logrando con Salvini es simplemente increíble. Si miras las encuestas en este momento, la Lega cuenta con más del 30% en intención de voto. Y no creo que la coalición entre Partito Democratico y Movimento 5 Stelle sea duradera.

¿Qué sucederá después de un hipotético Brexit? Uno de los tres principales grupos populistas de derecha, la facción EFDD dominada por el UKIP británico, se disolverá si el Reino Unido abandona la UE. Además, ¿qué pasaría tras la hipotética salida de los conservadores británicos del ECR?

Después del Brexit, creo que veremos a los tres grupos populistas de derecha extrema trabajando más estrechamente. El partido de Rusia aún dividirá la identificación de los otros dos partidos, sin embargo, podemos ver cada vez más que estos partidos expresan sus simpatías por otro. Los días en que estas partes mantenían distancia de los demás han terminado. Dentro de 5 años, creo que es posible que podamos ver un grupo más grande de Identidad y Democracia. Estoy muy interesado en ver qué hace VOX también.