Brexit: Todo el mundo odia hacer concesiones, pero es la mejor opción, ¿no? | Letras Libres
artículo no publicado

Brexit: Todo el mundo odia hacer concesiones, pero es la mejor opción, ¿no?

El Brexit siempre fue una fantasía, y cualquiera que lo intente será incapaz de cumplir esa fantasía.

Este es el argumento presentado por May y sus partidarios, pero, lo que resulta más importante, también es lo que defiende Martin Sandbu, así como otras personas muy racionales y realistas. Cuando hay dos lados implacablemente opuestos, el pacto es a menudo el camino a seguir. A nadie le gusta hacer concesiones, pero esa es la naturaleza de los pactos. En una democracia madura donde no queremos estar matándonos todo el tiempo, hacer concesiones es inevitable.

El partido laborista defiende esta posición. Solo que los laboristas creen que pueden obtener un pacto mejor y el argumento parece bueno, porque no tendrán que intentar calmar todo el tiempo a un gran grupo de partidarios del Brexit. Pero solo podrán alcanzar ese acuerdo cuando estén en el poder y, si no consiguen las elecciones que desean, todas las opciones están abiertas; también la de defender la opción de Remain en un segundo referéndum. Esto puede tener sentido. Si el pacto de May es peor que seguir en la UE y los laboristas no pueden implementar su pacto superior, parece razonable que los laboristas hagan campaña a favor del Remain. Es una posición sensata que aún no he oído a los líderes laboristas, pero sus defensores dicen que hay que darles tiempo.

Quiero defender algo muy diferente. Empezaré con una analogía. Hace tiempo que te encuentras mal. Alguien sugiere que tomes un poco de aceite de serpiente que, dicen, hará que te sientas mucho mejor. Otra persona, que por cierto es médico, dice que el aceite de serpiente te hará daño y que tus males tienen otras causas que no pueden solucionarse rápidamente. Tú quieres que tus problemas se curen pronto. Una tercera persona, prudente, te aconseja una especie de pacto: prueba el aceite de serpiente, pero toma solo la mitad de la dosis recomendada. Parece sensato, así que lo haces. Tu temperatura sube a 40 grados y terminas en urgencias.

Creo que esta analogía es más precisa que la idea tradicional de dos lados y concesiones que proponen May, el laborismo y Martin Sandbu. El aceite de serpiente se vendía con la gran mentira de que podíamos dejar la UE, ganar soberanía, reducir la inmigración y al mismo tiempo mantener los beneficios económicos de estar en la UE. Los partidarios del Leave creyeron esa mentira. Detrás había una segunda mentira más generalizada: la reducción de la inmigración de la UE mejoraría el acceso a los servicios públicos y aumentaría los salarios reales. En cuanto a la primera mentira, el acuerdo que ha alcanzado May mantiene algunos de los beneficios económicos de la UE, pero con una pérdida sustancial de soberanía. (El acuerdo que busca el Partido Laborista mantiene aún más beneficios económicos, pero pierde más soberanía.) En cuanto a la dimensión económica (servicios públicos, ingresos) y la soberanía, un acuerdo para el Brexit es peor en una de estas dimensiones o en ambas. Es difícil saber en qué dimensión las personas estarán mejor o se sentirán más felices.

Pero, claro, la gente votó para salir de la UE, y al menos lo habríamos hecho. Pero los datos sugieren que la UE preocupaba poco a los votantes hasta 2016. Según IPSOS Mori, solo un pequeño porcentaje de la población pensaba que la UE era un tema importante en 2010. En 2015 solo alcanzó ocasionalmente dobles dígitos. Esto sugiere que la gente no votó para salir de la UE porque quisiera dejar la UE, sino por lo que creía que sería una consecuencia de la partida en alguna otra dimensión. Esto es clave para entender por qué las concesiones no funcionan.

La mayoría de los votantes del Brexit no estarán moderadamente contentos con un pacto que los dejará peor de lo que estaban: no estarán nada contentos. La mayoría de los votantes del Brexit no estarán moderadamente contentos con un acuerdo que da al Reino Unido menos influencia sobre las reglas que el Reino Unido tiene que obedecer que cuando estaba en la UE: no estarán nada nada contentos. Un verdadero pacto es algo que le da algo a cada parte. Lo increíble del Brexit es que lo que la mayoría de los Leavers quiere del Brexit no es posible, pero la mayoría de los políticos y la mayoría de los medios se niegan a decírselo.

La maldición del Brexit es que cualquier persona que lo promulgue será impopular, no porque la mayoría de los votantes partidarios de la salida no obtendrán todo lo que quieren, sino porque no conseguirán nada de lo que quieren. De hecho, al igual que en la analogía con el aceite de serpiente, probablemente estarán peor o tendrán menos que decir. El Brexit siempre fue una fantasía, y cualquiera que concrete el Brexit será incapaz de cumplir esa fantasía. Como la mayoría de los políticos no ha tenido el coraje de describir el Brexit como la fantasía que es, es probable que los votantes culpen a los políticos que no cumplen su fantasía en lugar de culparse a sí mismos.

May seguirá diciendo mentiras, en la tradición del Brexit, para que se apruebe su acuerdo. Delante de Downing Street dijo que había asegurado nuestra salida de la libertad de movimiento. No es cierto. El acuerdo comercial final aún no se ha negociado, y no se conocerá hasta después de que sea demasiado tarde para cambiar de opinión. Como se ha señalado, la propuesta de una unión aduanera para Gran Bretaña está gravemente incompleta. Una vez que hayamos salido de la UE, no nos quedarán opciones, por lo que estaremos en una posición aún más débil que la que tenemos ahora.

Decir, como hace aquí Philippe Legrain, que los partidarios del Remain están jugando a la ruleta rusa con la economía del Reino Unido es un error. La mayoría de los parlamentarios que solicitan un referéndum entre el acuerdo de May y permanecer en la UE es algo que llamamos democracia, y claramente si no hay una mayoría para ese referéndum el acuerdo de mayo es mejor que un No Deal. Toda la historia de "asumir un riesgo" es el resultado de decisiones que toma de forma deliberada una primera ministra que quiere que su acuerdo sea aprobado sobre la base del miedo. Los parlamentarios tienen que decidir qué acuerdo es menos malo para el Reino Unido: claramente, es permanecer en la UE.

En junio de 2016, votamos a favor del Leave cuando la campaña del Leave decía que Turquía estaba a punto de unirse a la UE y que tendríamos más gasto en servicios públicos si no nos marchábamos, en una campaña que utilizaba dinero que excedía las reglas electorales y cuyos orígenes aún son poco claros. Ahora sabemos que la unión de Turquía a la UE no está en el horizonte, según la OBR, habrá menos dinero disponible para los servicios públicos después de que nos vayamos, y tendremos que terminar pagando y obedeciendo sin tener voz sobre las reglas. Nuestras mejores estimaciones son que la economía del Reino Unido es ya un 2,5% más pobre como resultado del Brexit y, además de eso, el colapso del Brexit en la libra esterlina ha reducido los salarios reales. Según la última gran encuesta, dos tercios de las personas quieren opinar sobre el acuerdo para abandonar la UE y hay una mayoría clara a favor de seguir. Aquí hay una encuesta de YouGov que arroja un resultado similar. Esto es a pesar de que ninguno de los principales partidos políticos defienda la opción de permanecer en el poder. Es hora de que el parlamento respete las opiniones de la gente, no su esperanza de hace dos años cuando se les prometió la luna, sino hoy cuando esas promesas no se han cumplido.

Este post fue originalmente publicado en: https://mainlymacro.blogspot.com/2018/11/brexit-of-course-everyone-hates.html