Poema | Letras Libres
artículo no publicado

Poema

En este poema, un cable se sumerge en el abismo en busca de vida a la cual prenderse.

El cable se sumerge en el abismo.

Busca, a la manera de la raíz,

vida a la cual prenderse.

Su movimiento es líquido;

los destellos, plateados.

Recorre los túneles, despacio.

En bóvedas contiguas se escucha

cómo palpa las paredes y el techo y el piso

y los rincones. Buscando hasta hallar

al destinatario; hasta, por fin, hallar 

un par de oídos.

Al otro lado de la línea, bajo escombros,

alguien escucha la voz —¿o las voces? — 

que se filtra gota a gota, la voz

que transporta una fila de hormigas

cargando sobre el lomo las vocales suaves

y las ásperas consonantes, migajas de palabras.

A veces, el tránsito del sonido

se interrumpe y se quiebra el filamento.

En el otro extremo de la línea,

alguien guarda silencio o llora

o se ha quedado dormido

y sólo se oye su respiración

y el aire de la madrugada.

De la llamada crecen matorrales,

crecen arbustos. Un bosque,

en la profundidad de la noche, crece.

Avanzas sin rumbo fijo

a través de la estática que oscila

entre la quietud y el sueño.

Alguien te hace compañía.

Camina, a pocos pasos, tras de ti,

delante de ti. No logras verlo,

pero el crujido de una rama,

el temblor de las hojas, lo delatan.

 

La señal, la extensión de la onda,

disipa esta niebla

de números y símbolos.

Qué rostro aparecerá

si el otro dice “¿hola?”.