Los retos de las emprendedoras rurales | Letras Libres
artículo no publicado
Sandra Mendoza, emprendedora FMBBVA y Manuela Gómez, emprendedora FADEMUR, en el acto de la FMBBVA.

Los retos de las emprendedoras rurales

El pasado 15 de octubre se celebró el Día Internacional de las Mujeres Rurales, y se puso de manifiesto que aún queda mucho por hacer en cuanto a la igualdad de género y otros desafíos como la brecha digital.

A pesar de que las mujeres rurales son un tercio de la población mundial y casi la mitad de la mano de obra agrícola (un 43%), según cifras de Naciones Unidas, son las que más sufren la pobreza, en un mundo tradicionalmente masculino como es el medio rural. ONU Mujeres afirma que “no disponen del mismo acceso a la tierra, créditos, materiales agrícolas, mercados o cadenas de productos cultivados de alto valor”.

Así lo confirma el testimonio de Sandra Mendoza, una emprendedora colombiana de la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA), que asegura que uno de los principales problemas de las mujeres en el mundo rural es el machismo. “Me propuse convertirme en la primera mujer en presidir el comité de cafeteros de mi comunidad y lo logré. Éramos 11 hombres y yo la única mujer”. “Hay compañeras que tienen que pedir permiso al marido para ir a hacer la compra”, señala.

Mendoza contó su historia en un acto organizado en Madrid por la Fundación Microfinanzas BBVA, con motivo del Día Internacional de las Mujeres Rurales (15 de octubre). Las mujeres rurales, en muchas ocasiones, son trabajadoras invisibles. Como dice Laura Fernández Lord, responsable de Empoderamiento de la Mujer de la FMBBVA, a veces “su actividad no es considerada ‘productiva’ sino una ‘ayuda’, un complemento. Trabajan mayoritariamente en las explotaciones familiares sin recibir nada a cambio”.

La Fundación Microfinanzas (FMBBVA) apoya a emprendedoras rurales para ayudarlas a sacar adelante sus negocios. Ofrece servicios financieros a 145.000 mujeres trabajadoras del campo, además de asesoramiento técnico. Según Mendoza, su ayuda ha sido fundamental. No solo ha conseguido superar una barrera de género sino que, gracias a las soluciones digitales desarrolladas por la Fundación, también ha superado los límites geográficos y tecnológicos: “Poder acceder al estado de mi cuenta desde la aplicación móvil me da mucha libertad ya que vivo lejos de cualquier entidad financiera. Saber cuánto dinero tengo o poder pagar las cuotas de mi crédito me da independencia.”

En América Latina, el 35% de la población no tiene acceso a internet, especialmente en zonas rurales. En España, donde el alcance es mucho mayor, el problema está en la calidad de la conexión: según el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, cinco millones de españoles no tienen internet o su calidad es muy deficiente.

La emprendedora colombiana de la FMBBVA charló con Manuela Gómez, una empresaria manchega, propietaria junto a su hermana de Quesos Reino y socia de la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (FADEMUR), sobre los retos de las emprendedoras rurales en el mundo. Como dice Ignacio Trueba, el representante especial de FAO en España, “El acceso de las emprendedoras rurales a las nuevas tecnologías, reduce el aislamiento que sufre el campo”. Manuela Gómez piensa que la tecnología le ha ayudado mucho, pero hay todavía retos por superar. Considera que “el campo sigue siendo de los hombres”, y que es aún muy complicada la conciliación entre la vida laboral y familiar. Según el Ministerio de Medio Ambiente, las mujeres rurales se encargan del 80% de las tareas domésticas; aunque su labor siga siendo invisible, actos como este sirven para darles voz y acercar una realidad muchas veces olvidada.